Asertividad, please (parte 2)

[Continuación del post Asertividad, please]

¿Os habéis identificado con Agapito? ¿U os sentís más Eustaquia que nunca? Aunque en esto no hay una solución perfecta, ahí va mi propuesta asertiva:

- AGAPITO: "Cari, quería comentarte una cosita respecto a nuestra cita de esta tarde. Es que me han llamado mis amigos y me han dicho para ir a jugar un partido, que les falta uno para completar el equipo.
- EUSTAQUIA: Ah, vaya... Jo, a mi me apetecía mucho ir al cine... ¿Tan importante es ese partido para ti?
- A: Hombre, importante no es... pero ya sabes como soy yo con el fútbol...
- E: Ya, lo sé... Pero es que habíamos quedado en que esta tarde íbamos junto al cine, y me apetecía mucho hacer algo contigo...
- A: Ya, ahí tienes razón, yo ya había hecho planes contigo... Si para ti es mucha faena, vamos al cine y punto, que es lo que ya teníamos apalabrado.
- E: La verdad es que yo me había hecho la idea de ir al cine, y ahora anular la cita... no sé..."

A partír de ahí la decisión de ir al cine o no deberán valorarla, y la decisión debería de tomarse dependiendo del "grado" de putada que signifique para cada uno de ellos el anular el cine o el fútbol. En caso de que el perjuicio sea similar para ambos, considero que debe primar lo apalabrado con anterioridad; cuando alguien se compromete a algo en principio es para cumplirlo.

Pero como esto no es una ciencia exacta, puede que se entiendan perfectamente y que a Eustaquia no le importe postponer para otro día la cita del cine, empatizando con Agapito y comprendiendo lo importante que es para él jugar al fútbol. También puede que Agapito, gracias a la conversación asertiva, se de cuenta que para Eustaquia sería una auténtica "putada" el anular la cita, y que por ello se le quiten las ganas de jugar al fútbol sólo por la satisfacción personal de ver feliz a Eustaquia...

Asertividad, please

Algunos de nosotros hemos escuchado en ocasiones que las cosas hay que decirlas con "asertividad" y que deberíamos ser más "asertivos". Pero, ¿qué es la asertividad? Ahí va: Forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros derechos, sin herir, y sin actuar con ansiedad, culpa o rabia. (es.wikipedia.org)

Cuando se habla de asertividad se habla de tres estilos: El estilo agresivo, el pasivo y el asertivo. Pongamos un ejemplo: Agapito y Eustaquia son pareja; esta tarde han quedado para ir al cine. Una hora antes de la cita unos amigos de Agapito le llaman para echar un partido de fútbol, les falta uno para completar el equipo. A Agapito le encanta el fútbol y cree que es lógico y que tiene derecho a postponer la cita del cine para otro día, e ir a jugar el partido. Eustaquia considera que la tarde está reservada para ella y que sólo algo grave podría estropear su cita. A partir de ahí puede haber 4 situaciones no asertivas diferentes: 1.- Agapito pasivo, 2.- Agapito agresivo, 3.- Eustaquia pasiva, 4.- Eustaquia agresiva. Vamos a verlas:

1.- AGAPITO PASIVO: "Lo siento chicos, no puedo ir a jugar. La verdad es que me encantaría, y no me apetece una mierda ir al cine mientras vosotros estáis jugando al fútbol, pero como le diga algo a Eustaquia me va a montar un pollo de la hostia, así que no me queda otra. Joder que rabia..."

2.- AGAPITO AGRESIVO: "Eustaquia, ya iremos otro día al cine que me han llamao éstos para ir a jugar al fútbol. ¿Que ya estás preparada? Pues "desprepárate", que ya sabes que yo nunca fallo a un partido de fútbol, es mi droga."

3.- EUSTAQUIA PASIVA: "¿Que te han llamado para ir al jugar al fútbol, y que no vamos al cine? Ah, vale. Pues nada, pásalo bien cari."

4.- EUSTAQUIA AGRESIVA: "¿¡¡¡Quééé!!!? ¡¿Qué quieres ir al jugar al fútbol?! Ni de palo bonito; hemos quedado para ir al cine y vamos al cine, como me llamo Eustaquia González Pérez. Vamos hombre, no sé ni como te atreves a decirme tremenda estupidez. Venga, cámbiate, que vas hecho un zarrapastroso y un pordiosero, y rapidito que quiero comprar palomitas y no me gusta andar corriendo. ¡Vamooos, espabila!"

Aunque Eustaquia y Agapito no estén de acuerdo, pueden tener una conversación llena de asertividad, y luego ya decidirán qué hacer. Quiero destacar las dos ideas más importantes de la definición de asertividad: 1.- Sirve para comunicar nuestras ideas, sentimientos o derechos, 2.- SIN HERIR. Así que pensar cómo deberían hablar del tema Agapito y Eustaquia... Otro día la solución al enigma.

[Continúa en el post Asertividad, please (parte 2)]

El mejor consejo: un abrazo.

Muchas veces cuando quedamos con un amigo y nos cuenta que está mal por algo, y nos explica el porqué, nos sentimos obligados a darle un buen consejo. Además dicho consejo debe ser práctico y de aplicación inmediata, que le guíe en cómo debe actuar y que lo pueda aplicar lo antes posible. "Tienes que dejar a tu novio", "tienes que hablar con tu jefe y decirle tal", "tienes que ir a donde tu madre y pedirle cual", "tienes que elegir pascual", "tienes que contárselo"...

Cuando un amigo nos cuenta un problema puede que nos explique muy detalladamente todo lo que sucede, pero nunca vas a conocer el problema tan bien como para poder decir a la otra persona cómo debe actuar. Lo que sí puedes hacer es ayudarle a ver cosas que por su estado no sea capaz de ver; puedes ayudarle a ver las cosas desde otro punto de vista, puedes ayudarle a obtener todos los pros y los contras de cada opción... pero nunca decirle exactamente qué es lo que tiene que hacer. Nadie conoce tan bien un problema como quien lo está sufriendo. Cada cual tiene que decidir qué hacer en cada dificultad que le presente la vida, no sólo porque es quien mejor conoce el problema, sino también porque las consecuencias de la decisión que tome van a recaer sobre él, no sobre nadie que le haya dicho cómo actuar.

Por todo esto pido mucho cuidado a la hora de hacer valoraciones y juicios, y dar consejos y pautas de actuación, cuando una amigo está pasando un mal momento. Tened en cuenta que en infinidad de ocasiones, cuando os cuentan un problema, la otra persona sólo espera de ti que le escuches; comprensión, empatía y sentir que no está solo.

No quiero acabar este post sin dedicárselo a dos parejas que más que nunca están a mi lado en un momento en que lo necesito muchísimo. Muchas gracias por todo lo que estáis haciendo, no sé cómo podría agradecer vuestro esfuerzo... No tenéis ni idea lo importantísimo que está siendo todo lo que estáis haciendo. GRACIAS


"Muchas veces es más valioso un abrazo bien fuerte y sincero que un buen consejo" (Arka)

¿Sinceridad o sincericidio?

"- A mi lo que más me jodería no es que me pusiese los cuernos, lo que más me jodería es que no me lo contase.
- Y si te los pone y te lo cuenta, ¿qué sucedería?
- Le mandaría a la mierda."

(Y yo me pregunto, si lo que más te jode es que no te lo cuente, ¿por qué le dejarías si te lo dijese?)

Hace un par de días, hablando con un buen amigo (¡un abrazo!) en el balcón de su casa, hablamos de si contar una infidelidad es sinceridad o sincericidio. La mayoría de la gente piensa que ser infiel hace daño a la pareja, pero ¡oh, qué gran error! La infidelidad no hace daño, lo que hace daño es saberlo. Puedes sospechar que tu pareja tiene algo, pero el saberlo a ciencia cierta es lo que te puede destrozar por dentro. Cuando sabes que tu pareja ha sido infiel y con quien, te viene a la cabeza constantemente la imagen de tu pareja con esa persona. ¿Por qué no evitamos lo que realmente provoca el daño, que es el saberlo?
Cuando la infidelidad descubierta, además va acompañada de sentimientos, entonces es inevitable que sientas que te quieres morir. Puede que no te importe en exceso el que tu pareja tenga un encuentro erótico-sexual con otra persona, pero al saber que tu pareja esté enamorada de otra persona es inevitable que sientas como te estás pudriendo por dentro. Las dificultades que viven las parejas suelen ser elementos imprescindibles para la maduración y evolución "parejil", pero siempre que sea posible, es conveniente evitar pasar por procesos dolorosos.

Mentir no siempre es malo, dependerá de las consecuencias que tenga esa mentira. Ser sincero no siempre es bueno. Un síntoma de madurez es saber prever las consecuencias de nuestros actos antes de realizarlos, y no dejarse llevar siempre por los valores socialmente establecidos. La pauta de actuación debería ser siempre hacer el menor daño posible, tanto a uno mismo como a los demás. Es absurdo pensar que siempre hay que ser sincero, o que nunca se debe mentir.

Tú decides si contar a tu pareja tus infidelidades o no, pero ten en cuenta que a él/ella le van a hacer daño, y nunca deberías contárselo porque te sientas culpable; tu sentimiento de culpabilidad no debe ser calmado provocando dolor a tu pareja.
Desde aquí un apoyo muy grande para todos los que, habiendo sido infieles a sus parejas, han intentado apostar por su relación y no contarlo por el bien de ambos; vuestra decisión, además de ser totalmente respetable, es honesta y honrada.

"Lucha por lo que tienes que luchar, no por lo que anhelas."

"Lucha por lo que tienes, mañana puede que no esté ahí."


(Ah, por cierto, algún comment de vez en cuando se agradece... ¡Es que ni sé si alguien lee lo que escribo!)

¡Vaya veranito!

"Casi la mitad de los españoles ha sido infiel a su pareja este verano". Esta noticia, aparecida en numerosos medios de comunicación, es sin duda la noticia de la semana. Los datos más interesantes que revelan la encuesta realizada por match.com y msn son los siguientes:
- El 44% de los españoles ha sido infiel a su pareja este verano.
- El 40% no es la primera vez que lo hacen.
- Más de la mitad asegura haberse enamorado alguna vez en verano.

Venga chic@s, que el verano no acaba hasta el 21 de septiembre; con un pequeño esfuerzo seguro que llegamos al 50% y redondeamos el dato, jeje... Ah, por cierto; si uno de cada dos ha sido infiel, y tú no has sido infiel a tu pareja... ejém... igual deberías hablar con tu pareja... ¡Que no! No te preocupes, que en el tema de las infidelidades es igual que con los accidentes de coche, que los datos son alarmantes pero eso siempre le pasa a los demás...

¿Os complementáis?

"Mi pareja y yo nos complementamos perfectamente, es genial". Me parece muy peligroso pensar que el complementarse es algo "genial". ¿Qué es una relación complementaria? Qué alternativas hay? Allá vamos...
La relación complementaria es una unidad de dos personas, en donde carencias que tiene cada individuo las complementa con virtudes del otro. Esto puede ser muy atractivo, pero no es tan bonito como lo pintan. Cuando una carencia propia se oculta tras una virtud de otra persona, no sientes la necesidad de superar dicha carencia y pierdes una oportunidad de mejorar. Tu potencialidad se ve frenada, y se reducen las posibilidades de evolucionar y aprender de las experiencias con las oportunidades que te va ofrecer la vida. Además, inicias inevitablemente una relación de dependencia hacia tu pareja que a la larga desgastará mucho la relación.
Y os preguntaréis, ¿cuál es la alternativa? Pues sin duda alguna las relaciones coordinadas. En estas relaciones, a diferencia que en las complementarias, la unidad no es la pareja, sino que hay dos unidades que son los individuos que componen la pareja. Vamos, que las complementarias son un "2", y las coordinadas en cambio son un "1+1". Estoy convencido de que tu pareja tiene que ser un elemento de tu vida que te enriquezca; que te sirva para evolucionar, para mejorar, para ser más feliz. Cuando tienes una necesidad o una dificultad en la vida, y ésta te destapa una carencia en tu potencial como persona, entras en un proceso activo en dónde el objetivo es superar dicha carencia y tener más recursos y herramientas. Cuando esta necesidad o dificultad te las solventa tu pareja, tu actitud pasiva hace que no aproveches esa oportunidad que te ofrece la vida para evolucionar como persona.
Cuando estás con tu pareja sólo por necesidad, es algo poco enriquecedor. Si ambos estáis con el otro porque lo deseáis y no porque lo necesitéis, auguro un futuro muy satisfactorio y felíz.

Infidelidad: instrucciones de uso

Cuando coloquialmente hablamos de "fidelidad" de lo que estamos hablando realmente es de la exclusividad erótica, ya que la fidelidad en realidad es lo sgte: firmeza y constancia en el cumplimiento de los compromisas establecidos (diccionario VOX), y esto no tiene porque tener nada que ver con la exclusividad al tener encuentros eróticos. Una curiosidad: infidelidad, además de significar falta de fidelidad, fijaros que también significa carencia de fe católica. ¿Quién se sigue creyendo que la exclusividad erótico-sexual no es un un constructo social invento de la religión católica?

Ya hablaremos de la infidelidad y de la exclusividad erótica largo y tendido, que es un tema que tiene miga. Hoy sólo una pincelada.

Infidelidad: normas generales
1.- Procurar no ser infiel.
2.- Si se incumple la norma nº 1, actuar como si no se hubiese incumplido.
3.- Si la pareja del infiel tiene sospechas de que se ha incumplido la norma nº 1, negarlo hasta la muerte. En caso de ser necesario, proceder a jurar por cosas sagradas, seres queridos o por la propia vida.
4.- Si la pareja del susodicho tiene pruebas evidentes, o lo que comúnmente se expresa como "te han pillao con el carrito de los helaos"......... salva lo que puedas.

Ah, y cuidado con las parejas "viva la sinceridad"; una cosa es la sinceridad, y otra muy distinta el sincericidio. Otro día más y mejor...

Pájaro pájaro

[Continuación del post Los pájaros volando]

Ahí va la traducción de la canción de Mikel Laboa, Txoria txori, que os puse en el blog hace un par de días:

Si le hubiese cortado las alas
sería mio,
no se habría ido.
Pero así,
nunca más hubiese vuelto a ser un pájaro,
y yo...
lo que amaba era el pájaro.


Preciosa canción que recomiendo que os bajéis. Y que conste que no estoy incitando a hacer nada ilegal, porque la descarga de archivos sin animo de lucro no es delito (más información, pincha aquí).

Y volviendo a la canción, sólo deciros que es una reflexión muy valiosa para el campo de las relaciones de pareja. Pensadlo si no...

¿Me caso enamorado?

Elige la opción A o B...
CONVERSACIÓN A:
- Y tú, ¿por qué te casas?
- ¿Yo? Porque estoy enamorado.
- Vaya, qué bonito, sí señor, ya no quedan chicos como tú.
CONVERSACIÓN B:
- Y tú, ¿por qué te casas?
- ¿Yo? Porque estoy enamorado.
- ¡Qué dices! No te cases joder, espera a desenamorarte para casarte! ¿Estás loco o qué?

Si hiciésemos una encuesta, casi todo el mundo elegiría la opción A. Yo me quedo con la B sin ninguna duda. Para argumentarlo simplemente tengo que intentar definir "enamoramiento". ¿Qué es enamorarse?
A) Estado alterado de conciencia. La persona enamorada tiene cambios en la percepción de las cosas de forma importante. (www.entornomedico.org)
B) Patología, trastorno ocasional con tres síntomas característicos: idealización de la otra persona, desaparición de la agresividad y trastornos de la atención. (revista.consumer.es)
C) Continua sucesión de emociones que confunden, producen turbación e inquietud, y se acompañan de angustia, deseo y felicidad. (usuarios.lycos.es)
D) Experiencia afectiva muy intensa, donde todos los pensamientos e ideas que se tienen del otro son positivos, irracionales e idealizados. (www.inteligencia-emocional.org)

¿Quién quiere casarse en un estado patológico en donde su conciencia está alterada y con trastornos de atención? ¿Cómo voy a saber yo si me estoy casando con la persona apropiada si estoy confundido y mis ideas son irracionales y están idealizadas?
Un profesor de terapia de pareja nos contaba que es importantísimo trasmitir a los clientes que cuando se está enamorado no hay que tomar ninguna decisión importante. ¿Casarse es una decisión importante? Yo creo que sí... Así que ya sabéis, si estáis enamorados, esperar a desenamoraros antes de tomar una decisión de importancia, como por ejemplo, subir al altar.
Pero claro, entonces... si yo tengo pareja, y me he enamorado de otra persona, ¿debería dejar a mi pareja? Todo el mundo diría que sí, sin dudarlo ni un segundo. Pero, ¿dejar a tu pareja no es una decisión importante? Ahí lo dejo caer, que cada cual lo reflexione como pueda...

Los pajaros... volando

¿Qué puedes hacer cuando quieres coger una ola de mar? ¿Cómo puedes alcanzar una estrella y hacerte con ella? ¿Dónde la guardarías? ¿Dónde meterías un "montón" de aire, para tener de reserva por si un día lo necesitases? ¿Dónde puedo comprar un pájaro al que le encante volar y así, siempre que me apetezca, poder verlo feliz, volando en... su jaula???

Puede que nos encante las olas del mar, pero nunca vamos a poder cogerlas. Puede que nos guste contemplar el cielo estrellado, pero nunca vamos a poder hacernos con una. Puede que disfrutes viendo un pájaro volando en libertad, pero nunca será lo mismo si lo metes en una jaula.

Preciosa canción de Mikel Laboa, Txoria Txori, sobre todo por el significado de su letra. Y no hablamos de política, hablamos de pareja:

Hegoak ebaki banizkio
neria izango zen,
ez zuen aldegingo.
Bainan honela
ez zen gehiago txoria izango,
eta nik...
txoria nuen maite.

Otro día traducción y reflexión, que nunca se dijo tantas cosas en tan pocas palabras...

¿Pera o mandarina?

Como ahora ando con tiempo, y todavía está "naciendo" mi blog, estoy con ganas de escribir, así que voy a aprovechar, que ya vendrán épocas de sequía.
Un profesor de educación sexual nos explicaba en clase que hay un truco muy sencillo para no sufrir con las rupturas y con los efectos negativos de las relaciones de pareja en general. Él explicaba que hay dos formas de vivir las relaciones de pareja: las relaciones "pera" y las "mandarina", y que si tu relación era "mandarina", sufrirías muy poquito ante una posible crisis o ruptura de tu relación. Ahí va la explicación:
- La fruta simboliza la vida de una persona, y como bien sabemos nuestra relación es una parte de ella. Si mi relación de pareja es "pera", cuando mi estabilidad "parejil" se tambalee, deteriore, e incluso se acabe, esto afectará al resto de la "fruta", vamos, que mi vida se verá gravemente afectada, llegando a sufrir profundas depresiones y, dependiendo de la persona, teniendo graves efectos irreversibles en mi vida.
- Si mi relación de pareja es "mandarina", cada gajo simboliza un "apartado" de mi vida: amigos, familia, trabajo, hobbies, pareja... Así, mi relación de pareja será sólo un "gajo", independiente, sin que influya al resto de los gajos que componen la fruta, y en este caso, mi vida. Cuando el gajo se vea afectado, se deteriore, e incluso falte, el resto de los gajos estarán intactos. Siempre sufriré por la falta de unos de los gajos, pero la fruta no se descompondrá, faltará un gajo pero la mayor parte seguirá intacta.
Esto, que parece sencillo, hay que trabajarlo mucho; hay que estar muy convencido de ello y no dejarse llevar por las pautas tradicionales de relación, en donde parece inevitable ir perdiendo "gajos" en tu vida a favor de una relación absorvente y que excluye muchas de las cosas que antes de iniciar la relación eran enriquecedoras para los miembros.
Por todo esto, un grito a favor de las mandarinas. ¡PERAS NO, MANDARINAS SÍ!

Pareja

¿Qué es lo que nos empuja a buscar pareja? ¿Qué es lo que nos hace permanecer con nuestra pareja? ¿Qué nos aporta tener pareja para que decidamos estar así toda nuestra vida? ¿Qué empuja a los miembros de una pareja a no romper cuando su relación proporciona numerosos costes y muy pocos beneficios?
Personalmente no entiendo las personas que buscan pareja porque "se les va a pasar el arroz". Tampoco entiendo las personas que tienen pareja porque todo su entorno lo tiene. Pero todavía entiendo menos a las parejas que deciden seguir juntas a pesar de la monotonía, el tedio, las constantes faltas de respeto, los reproches, los celos, la evidente pérdida de libertad individual, la desaparación de las muestras de afecto... "Es que el amor lo puede todo" ¿Amor? Eso no es amor; eso es miedo, cobardía, resignación.
¿Qué nos debe aportar una pareja? Pues es una pregunta que tiene la respuesta en su propia estructura: "qué nos debe APORTAR..." Eso es, nos debe aportar, tenemos que obtener de la relación principalmente beneficios, y no costes. La pareja, al igual que cualquier otro elemento estructural de nuestra vida, debe ser algo que nos haga mejorar nuestra calidad de vida.

Calientapollas

Estas fiestas de Bilbao he escuchado y participado en muchas conversaciones que son dignas de profundos análisis desde una vista erótico-sexual. Voy a compartir con vosotros una de ellas. Dos personajes (porque no se les puede llamar de otra manera) hablaban del poder de las "calientapollas" (expresión machista y fuera de lugar, pero que todos sabemos de qué tipo de mujeres hablamos). Decían que las calientapollas eran seres superiores, que tenían un poder absoluto sobre los hombres. Y su razonamiento era el siguiente: decían que como los hombres pensábamos con la polla, las calientapollas calentaban el "cerebro" de los hombres, por lo que el margen de maniobra de los hombres "calentados" era nulo. Por ello las "calientapollas" podían hacer con los hombres lo que quisieran, sin que un hombre pudiese "pasar" de esa mujer, ya que su cerebro "calentado" no se lo permitía. Curiosa reflexión, sí señor...

Probando, probando...

Sigo ajustando mi blog, y no me convence... En principio iba a ser una página similar a la página Consultas Sexuales, pero no creo que pueda ajustar una página como esa a los formatos de los blogs. Así que por ahora seguirá viva y a tope la página Consultas Sexuales, y ésta en cambio será una página más informal, en donde escribiré cosas personales pero intentaré darle un toque "erótico-parejil". Vamos, que intentaré hablar de temas como el sexo, el erotismo, la sexología, la pareja, la sexualidad, la terapia... pero de la forma más entretenida, cercana y atractiva posible. Y bueno, siempre caerá algo que no tenga nada que ver con eso...
Seguimos probando.