Calientapollas

Estas fiestas de Bilbao he escuchado y participado en muchas conversaciones que son dignas de profundos análisis desde una vista erótico-sexual. Voy a compartir con vosotros una de ellas. Dos personajes (porque no se les puede llamar de otra manera) hablaban del poder de las "calientapollas" (expresión machista y fuera de lugar, pero que todos sabemos de qué tipo de mujeres hablamos). Decían que las calientapollas eran seres superiores, que tenían un poder absoluto sobre los hombres. Y su razonamiento era el siguiente: decían que como los hombres pensábamos con la polla, las calientapollas calentaban el "cerebro" de los hombres, por lo que el margen de maniobra de los hombres "calentados" era nulo. Por ello las "calientapollas" podían hacer con los hombres lo que quisieran, sin que un hombre pudiese "pasar" de esa mujer, ya que su cerebro "calentado" no se lo permitía. Curiosa reflexión, sí señor...