Infidelidad: instrucciones de uso

Cuando coloquialmente hablamos de "fidelidad" de lo que estamos hablando realmente es de la exclusividad erótica, ya que la fidelidad en realidad es lo sgte: firmeza y constancia en el cumplimiento de los compromisas establecidos (diccionario VOX), y esto no tiene porque tener nada que ver con la exclusividad al tener encuentros eróticos. Una curiosidad: infidelidad, además de significar falta de fidelidad, fijaros que también significa carencia de fe católica. ¿Quién se sigue creyendo que la exclusividad erótico-sexual no es un un constructo social invento de la religión católica?

Ya hablaremos de la infidelidad y de la exclusividad erótica largo y tendido, que es un tema que tiene miga. Hoy sólo una pincelada.

Infidelidad: normas generales
1.- Procurar no ser infiel.
2.- Si se incumple la norma nº 1, actuar como si no se hubiese incumplido.
3.- Si la pareja del infiel tiene sospechas de que se ha incumplido la norma nº 1, negarlo hasta la muerte. En caso de ser necesario, proceder a jurar por cosas sagradas, seres queridos o por la propia vida.
4.- Si la pareja del susodicho tiene pruebas evidentes, o lo que comúnmente se expresa como "te han pillao con el carrito de los helaos"......... salva lo que puedas.

Ah, y cuidado con las parejas "viva la sinceridad"; una cosa es la sinceridad, y otra muy distinta el sincericidio. Otro día más y mejor...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Completamente deacuerdo con el post, parece que la infidelidad es de las cosas más graves que puedes hacer a tu pareja, cuando la mayoría de las veces la desidia y el desinterés por el otro puede hacer mucho más daño, ah pero oye mi churri me es fiel!, todo eso me parece un engaño tremendo. Creo que se debería reflexionar más sobre el tema.

Anónimo dijo...

buenas, esas normas de la infidelidad... no son un poco desmadradas, no es la infidelidad un grave problema de pareja ya sea por indecisión o falta de cariño, confianza o cualquier pilar importante de los cimientos de la base de una relación? yo he sido infiel y ha sido uno de los peores días de mi vida y a la vez lo mas maravilloso que me ha pasao nunca.

jorgeluis dijo...

Se me ha ocurrido lo siguiente:

Supón que tú, SEXOLOGO, haces pareja con una persona a la que, al menos por unos meses, no quieres dejar. Supón también que te enteras con tiempo de que esa persona no comulga con tus ideas de la exclusividad erótico-sexual y la mentira como un medio válido para un fin mayor.

¿Qué harías? Por lo que he leído en tu blog, sospecho que no compartirías con esa persona estas ideas ni te adjudicarías este blog. Pero me interesa conocer tu postura al respecto. Saludos.

SEXOLOGO dijo...

Como puedes comprobar a lo largo del blog, no me gusta escribir sobre lo que yo hago o lo que yo haría en determinadas circunstancias, sí en cambio sobre lo que "yo considero qe se debería hacer". Si tu pregunta es "qué considero lo correcto" en la siuación que describes, diría que no es posible encontrar una respuesta precisa.

Ante una situación así deberíamos analizar pros y contras de las diferentes opciones, valorar la relación y sus características, valorar las diferentes aportaciones de ambos miembros a la relación, etc. y dependiendo también de los valores, ideales y objetivos del individuo, deberá tomar la decisión que considere más adecuada.

No considero la mentira como un valor en las relaciones de pareja, siendo la sinceridad algo deseable en la mayoría de los casos. Considero que la mentira es una herramienta que en determinadas situaciones muy puntuales puede ser útil y deseable.

Y considero que en estos casos nadie debe hacer juicios de valor de las decisiones que los demás toman. Cada uno hará una profunda valoración de cada situación delicada que se le presente, y él/ella será quien tome la decisión que considere más adecuada.