Miente Pinocho, ¡miente!

En la amistad y en el amor se es más feliz con la ignorancia que con el saber. (William Shakespeare)

En nuestra cultura tenemos un sistema de valores en donde la sinceridad es un valor deseable ocupando uno de los primeros puestos del ranking. La mentira en cambio es un contravalor, algo no deseable, llegando a hacernos pronunciar frases como "prefiero saber la verdad aunque me duela".

Vamos a visualizar esta afirmación en diferentes ejemplos, y espero vuestras valoraciones:

1.- Tienes un cancer terminal, metástasis, sin posibilidad de cura. Los médicos saben que no puedes durar más de un par de meses, a pesar de no tener prácticamente síntomas y pudiendo llevar una vida normal hasta pocos días antes de morir. El saber que te vas a morir en dos meses te provocará una profunda depresión que hará que estos dos meses sean los peores de tu vida, si no te suicidas antes, claro. El no saberlo hará que sigas con tu vida normal, con un tratamiento para que no tengas dolores, e ignorante pero feliz de no saber la cercanía de tu muerte. ¿Quieres saber la verdad? Yo personalmente, prefiero que me mientan.

2.- Llevas una feliz vida en pareja en donde todo es perfecto. Tu pareja, en un viaje de placer con sus amigas, no ha podido evitar la tentación y, empujada por las circunstancias y ayudada por su estado etílico, ha incumplido vuestro firme compromiso de excusividad erótica (fidelidad) con un tremendo cubano que encontró en Punta Cana. Para ella sólo ha sido sexo, una canita al aire, sin ninguna importancia, con un tio que con total seguridad no va a volver a ver. El decírtelo va a provocar una crisis bestial, poniendo en serio peligro vuestra relación y provocando un profundo sufrimiento a ambos miembros. ¿Tú quieres saberlo? Yo no, gracias.

3.- La misma pareja perfecta. En este caso ella, sin tener ningún tipo de acercamiento erótico, se ha enamorado de su compañero de oficina. Él "afortunado" está felizmente casado y nuestra protagonista está muy segura de no querer poner en peligro su perfecta relación, sabiendo que su enamoramiento es un capricho sin fundamento racional y que tiene fecha de caducidad. No tengo ni que decir lo que sucederá si él se entera... ¡Miénteme por favor, miénteme!

4.- Soy actor porno (¡que son suposiciones!). Mi madre, retrógrada, tradicional y de derechas de toda la vida, nunca entendería mi forma de ganarme la vida, y el saberlo provocaría una crisis familiar, además de un tremendo disgusto a mi madre. Ella ya es mayor (70 años), y no está para estos disgustos. ¿Le cuento mi peculiar oficio? Yo paso...

¿Qué opináis? (Continuará...)

Frases inútiles

- Bueno mamá, me voy ya que voy a llegar tarde a la fiesta.
- Muy bien hijo, pásatelo bien.
- Gracias. Hasta mañana mami.

Y la madre piensa: "Ya estoy tranquila, porque después de haber dicho a mi hijo que se lo pase bien, estoy segura que va a ser así. No se lo llego a decir y seguro que se aburre un montón".
Y el hijo, cuando está en mitad de esa fiesta universitaria con un par de copas de más, y que no se lo está pasando tan bien como esperaba, recuerda lo que le dijo su madre y piensa: "Joder, que me ha dicho mi madre que me lo pase bien, voy a ponerme las pilas". Gracias a su madre, nuestro protagonista acabó pasándoselo genial.

Esta historia, que es más una pincelada graciosilla que otra cosa, nos introduce al tema a tratar. ¿Cuántas veces habremos dicho frases inútiles? ¿Nunca? Veamos...
- "Venga, tranquilízate". Y claro, va el otro que está de los nervios, y se tranquiliza. Qué fácil ha sido ¿eh?
- "Tienes que ser más espontáneo". Y el no espontáneo se vuelve espontáneo, así, espontáneamente, sin que se lo diga nadie, y claro, a partir de ese momento todo le sale super-espontáneo. Qué espontáneo, ¿verdad?
- "No te preocupes". Pues nada, si me lo dices tú, pues no me preocupo.
- "No llores". ¿Pero por qué? Déjame llorar, ¡con lo bien que me sienta!

Etcétera, etcétera, etcétera. Un apunte final: si alguien te está contando un problema, probablemente espere tu apoyo y comprensión, y un "no te preocupes", "tranquilízate" o un "no llores" puede que sean frases frías y vacias que podrían denotar falta de comprensión. Y si realmente consideras que no es tan grave, no le digas eso y ayúdale a verlo desde otro punto de vista, ¡y con empatía!. Algo así: "entiendo que estés preocupado, pero no crees que..." ¡Y que llore si le apetece!

Gran serie

Gente, estamos de suerte; Telecinco a comprado los derechos de emisión de la inigualable serie colombiana "Sin tetas no hay paraiso". Según la noticia publicada en "20 minutos", esta fantástica serie, como su título bien indica, tiene como argumento principal la idea de que las chicas que no tienen grandes tetas no pueden triunfar en la vida y, por consiguiente, nunca llegarán a ser felices. La página oficial de la seríe explica el argumento desde un enfoque mucho más educativo y reivindicativo, como bien podéis comprobar aquí.

Como no sabemos realmente quien tiene razón, tendremos que esperar a que la serie llegue a España para poder hacer una valoración. Aún así, ya se ha empezado a revolucionar la opinión pública, alzándose gritos en contra de la serie e incluso de Telecinco.

Yo personalmente me abstengo. Es cierto que el argumento parece vomitivo, los valores que se trasmiten probablemente sean repugnantes y la serie sin duda sea extremadamente machista, pero parece un argumento tan exagerado y fuera de lugar, que considero que no va a hacer tanto daño como lo están haciendo hoy en día otros programas de televisión, incluida la publicidad, que nos están introduciendo valores igual o más repugnantes pero de una forma mucho más sutil. Vamos, que me preocupan bastante poquito los anuncios machistas de Axe, o el anuncio de aquel abrefácil donde decían que los chicos ya podíamos hacer dos cosas al mismo tiempo. En cambio me preocupan un poquito más los discursos demagógicos de Mercedes Mila, que en los anuncios la voz "sabia" siempre sea masculina, los anuncios de detergentes en general, los debates en donde hay mucha berborrea y poquito respeto y tolerancia...

¿Que la serie probablemente sea patética? Me lo creo. ¿Que una serie así puede hacer daño a ciertas personas, muchas de ellas mujeres? No lo dudo. Pero si queremos limpiar la TV, empecemos sacando las toneladas de mierda que ya tiene dentro, mucha de ella con un bonito disfraz para confundirnos, o si no que pongan lo que les venga en gana y ya decidiremos nosotros lo que queremos ver y lo que no.


Fin de la violencia

Quiero dar por cerrado el tema de la violencia de género, no sin antes recomendaros este enlace (gracias Centinel), discurso sin duda políticamente "muy incorrecto", y dando la oportunidad a los lectores a expresar sus conclusiones en los comments de este post.

Gracias a todos por vuestro interés y vuestros comentarios, tanto los más asertivos como los algo menos.