...

"Disfrutamos del calor porque hemos sentido el frío. Valoramos la luz porque conocemos la oscuridad. Y comprendemos la felicidad porque hemos conocido la tristeza."
(David Weatherford, psicólogo y escritor)

"El alma resiste mucho mejor los dolores agudos que la tristeza prolongada."
(Jean-Jacques Rousseau, filósofo francés)

"Si estás atravesando un infierno, sigue caminando."
(Winston Churchill, escritor y orador británico)

"Por muy larga que sea la noche, el amanecer llegará."
(refrán africano)

"La tristeza es una enfermedad en la que cada paciente debe tratarse a sí mismo."
(Voltaire, escritor y filósofo francés)
.

Ay viciosillos...


"Sólo un 6% de los homosexuales se deben a cuestiones biológicas. No hay que confundir la homosexualidad como necesidad existencial de una persona, con la que es practicada como vicio; la persona lo practica como puede practicar el abuso a menores."

(Bernardo Álvarez, Obispo de Tenerife)

Eyaculación precoz (3)

[Continuación del post Eyaculación precoz (2)]

C. Solución a medio-largo plazo:

Una de las mejores formas de mejorar el control eyaculatorio, y así poder alargar más tiempo el encuentro erótico, es a través de la masturbación. Y me refiero a la masturbación en solitario, aunque con el tiempo puede incluirse a la pareja en la "terapia". Ahí van las indicaciones:

1.- Olvídate durante un tiempo del estímulo genital de tu pareja. O por lo menos nada de coito. Estimula tú a tu pareja todo lo que quieras, y ella a ti pues cuanto menos mejor, y a ser posible que el pene ni te lo toque.

2.- Busca momentos adecuados y atractivos para masturbarte, y que tengas tiempo para deleitarte con la práctica: Por la noche antes de dormir, mientras te das un baño relajante... Olvídate de esas pajas rápidas en la ducha.

3.- Mastúrbate pero alargando todo lo posible el proceso. Pero nada de acercarte al orgasmo en un minuto y luego alargarlo estimulando y parando, estando al borde del orgasmo. Tienes que alargar todo el proceso de excitación; tienes que ir excitándote poco a poco, y estimularte con mucha suavidad y delicadeza.

4.- Concéntrate y piensa en todo lo que estás sintiendo. En cada caricia, cada roce... Analiza en profundidad todas tus sensaciones. Disfruta de cada pequeño estímulo. Vas a estar un buen rato masturbándote, así que concéntrate y disfruta; es tu momento.

5.- Intenta identificar y diferenciar todo lo que sientes durante todo el largo proceso de la masturbación. Qué sientes antes de tocar el pene, al principio de la estimulación, antes de correrte... Es importante que vayas conociendo tu cuerpo, cómo responde y las señales que te manda.

6.- Una vez que estés cerca del orgasmo, ahora sí; para. Dale un pequeño descanso a tu pene, medio minuto por lo menos, y estimula otras zonas erógenas (testículos, perineo, pezones...). Luego vuelve a estimular tu pene, y cuando estés cerca del orgasmo vuelve a parar. Repite este proceso unas cuantas veces; cuantas más mejor, pero siempre sin que te llegue a aburrir. Si ya te estás cansando, córrete.

7.- Si "se te escapa" la eyaculación, no pasa nada. Ya has aprendido lo que sientes justo antes de correrte, así que para la próxima vez que te masturbes tendrás un mejor conocimiento de tu cuerpo y sus sensaciones, y dejarás de estimularte antes.

8.- Repite esta forma de masturbarte siempre que puedas y quieras. No digas que no puedes; si te lo propones siempre hay momentos y lugares para poder desarrollar tu "terapia". Busca tu momento y dedícale el tiempo que se merece.

9.- Después de un tiempo masturbándote tú solito y de esta forma, puedes pedir a tu pareja que participe. Pero explícale bien cómo lo tiene que hacer para que la excitación vaya aumentando muy poco a poco, algo importantísimo. Ah, y nada de coito, por ahora. Si no tienes pareja, mejor; tú mismo será quien mejor lo haga.

Con el tiempo y si se es riguroso con las indicaciones, la eyaculación precoz casi siempre se supera. Pero ten paciencia, puede que necesites más de 6 meses para notar los resultados. Si pasa el tiempo y no hay mejoras, algo realmente raro, acude a un sexólogo para que pueda ayudarte.
.

Eyaculación precoz (2)

[Continuación del post Eyaculación precoz (1)]

A. Trucos para aguantar más:

- Nada de meterla a las primeras de cambio. Si eres de los que se corren bastante rápido, alarga otros estímulos en donde puedas controlar mejor la eyaculación. Y dile a tu pareja cómo debe hacerlo para que la estimulación sea agradable pero sin que acelere la llegada del orgasmo. Pongo un par de ejemplos:
* Si tu pareja va a estimular tus genitales con la mano, que no lo haga igual que tus masturbaciones. Vamos, que en lugar de enganchar la base del pene y darle a la zambomba (arriba y abajo), será mejor que lo acaricie suavemente, que estimule tus testículos, etc.
* Si tu pareja va estimular tu pene con su boca, que no se lo meta en la boca a la vez que te masturba, y a chupar. Mejor será que pase su lengua por todo el pene, que le de unos besos, que dé pequeños golpecitos en el frenillo con su lengua...

- El coito no es imprescindible. Si con el coito no eres capaz de controlar nada de nada tu eyaculación, pues olvídate de él, por lo menos durante un tiempo. No pasa nada, hay millones de formas de disfrutar del sexo sin necesidad de meterla. ¿Sabes que hay infinidad de parejas que no practican el coito nunca o casi nunca y tiene una vida erótico-sexual muy satisfactoria?

- Dedica más tiempo a la estimulación exclusiva de tu pareja. Nada de 69 y masturbaciones mutuas; disfruta haciendo a tu pareja todo lo que le gusta que le hagas: estimulación manual de los genitales, sexo oral, besos, caricias, masajes...

- Alternad las estimulaciones exclusivas. Si te está masturbando y estás a punto de correrte, parad y dedícate un rato a dar placer a tu pareja. Después otro ratito a ti, y cuando estés cerca del orgasmo, volvéis a cambiar. Pero cuando te toca estimular a ti, deja descansar a tu pene; ¡que ni lo toque!

- Y si practicáis el coito, varias cosas:
* Buscad posturas en donde sea más fácil retrasar el orgasmo. Esto depende de cada persona, pero la mayoría de los hombres con las posturas en las que ambas piernas están relajadas suelen aguantar más. Así que nada de estar de pie ni de rodillas.
* Si puedes, abre las piernas; suele ser un buen truco para que el estímulo sea menor.
* Despaciiito, olvídate de las pelis porno.
* Evita las cosas que te exciten en exceso. Si por ejemplo te excita mucho lo visual (ver como entra el pene en la vagina), pues no mires. Si te pone el que tu pareja gima, pues dile que se corte un poquito. Si te vuelve loco tocar los pechos de tu pareja mientras salta encima tuyo, pues... ¡lo entiendo! :-)
* El mete-saca acelera muchísimo la llegada del orgasmo. Un truco es realizar una penetración profunda y mantenerla dentro, con pequeños movimientos de vaivén pero sin sacarla prácticamente nada.
* Si estás cerca del orgasmo, parad y a otra cosa; te toca estimular a tu pareja de forma exclusiva.

Ah, y nada de pensar en la muerte, en la alineación del Madrid o pellizcarte en los dedos. Que el sexo es para disfrutar hombre, y pensar en el Madrid mira que es chungo, jeje...

B. Ya me he corrido, ¿y ahora qué?
.
Si tu pareja también se ha corrido y estáis satisfechos, pues a dormir. Vale, vale; unas caricias y unos besitos también os podéis dar... O fumar un cigarrito si sois fumadores. O un petilla...
.
Si tu pareja no se ha corrido, no pasa nada; tu pene estará durante un tiempo descansando, pero no lo necesitas para nada. Tienes dos manos, diez dedos, una lengua, un par de labios... y mucha imaginación para conseguir que tu pareja llegue al cielo. ¿Para qué necesitamos el pene? ¡Para nada! Y si eres un tío joven y en forma (sexualmente hablando), puede que en poco tiempo el pene se vuelva a animar. Y si a los dos os apetece, ¡aprovechad!
.
[Continúa en el post Eyaculación precoz (3)]

Eyaculación precoz (1)

Cuando hablamos de dificultades erótico-sexuales, las dos más habituales entre los hombres son la disfunción eréctil (de la cual ya hablé en ESTE post) y la eyaculación precoz. Esto de haber construido sexualidades completamente coitocéntricas (centrada en el coito) y falocráticas (el poder del pene) hace que a los hombres nos preocupen todas las dificultades relacionadas con el pene y con meterlo (en la vagina, claro).

Para empezar vamos a intentar definir al eyaculador precoz. Algunos definen la eyaculación precoz como falta de control eyaculatorio voluntario. Pero entonces prácticamente todos los hombres hemos padecido eyaculación precoz en infinidad de ocasiones. ¿Quién no se ha corrido alguna vez antes de desearlo? Nos vamos a quedar con esta otra definición: Eyaculador precoz es todo hombre el cual en la mayoría de encuentros eróticos eyacula antes o inmediatamente después del estímulo genital. Vamos, todo aquel que se corre antes o inmediatamente después de que estimulen su pene; ya sea con la mano, la boca, a través del coito... "Es que yo me corro al de dos minutos", "Es que yo tardo un rato, pero siempre me corro antes de lo que me gustaría", "Es que yo no me entero cuando me voy a correr, se me escapa"... Podemos hablar de esos casos, pero es importante saber que en esos ejemplos NO EXISTE EYACULACIÓN PRECOZ.

Una vez determinado cuándo existe la dificultad, ahora hablemos de la relatividad del problema. Para casi cualquier hombre el eyacular tan rápido es una dificultad que imposibilita el tener encuentros eróticos satisfactorios. Pero yo me pregunto: ¿cuántas chicas firmarían tener un orgasmo nada más sentir el estímulo erótico? Muchas, os lo aseguro. Entonces, ¿es realmente un problema? Pues no. Como mucho podíamos llamarlo "dificultad", siempre que lo vivamos como tal, claro.

El problema reside en que todos queremos tener encuentros eróticos de cine: largos coitos, orgasmos espectaculares y simultáneos, penes gigantes y súper-erectos, mujeres contorsionistas... Señores y señoras, las pelis son una cosa, y la realidad otra muy distinta. Hay gente que tarda más en eyacular, y gente que tarda menos, y cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes, sin duda. La clave es saber adaptarse a nuestras posibilidades y explotar al máximo nuestras capacidades. Para disfrutar de nuestra capacidad erótica no es necesario ni penes de 20cm, ni posturas acrobáticas, ni coitos de 30 minutos, ni gritar como poseídos, ni tener cuerpos 10...

Bueno, después de esta pequeña introducción, vayamos al grano. Voy a dividir el artículo en tres partes:
A. Pequeños trucos para aguantar más.
B. Me he corrido, ¿y ahora qué?
C. Soluciones a medio-largo plazo.

[Continúa en el post Eyaculación precoz (2)]

Despechada


Sucedió en Saladas, una pequeña localidad del noreste argentino, de poco más de 20.000 habitantes situada al norte de Buenos Aires.

El escándalo comenzó cuando la novia, también ella maestra, descubrió que su pareja de 35 años tenía en su ordenador fotografías eróticas de sus compañeras de trabajo en la escuela. La muchacha distribuyó las fotografías entre sus conocidos y entre los maridos de sus colegas, apareciendo en Internet las fotos íntimas de las seis maestras rurales -cinco de ellas casadas-, tomadas con el teléfono móvil.

Los padres de los alumnos han urgido que las maestras sean despedidas. No lo van a conseguir; el ministerio de Educación arguye que 'todo' ocurrió fuera del colegio.

Decisiones acertadas

A todos nos ha pasado en infinidad de ocasiones el arrepentirnos de una decisión tomada. Cuantas veces habremos dicho aquello de: "qué rabia, cuánto me arrepiento", "si pudiese dar marcha atrás...", "tenía que haber elegido la otra opción"...

Ante estas situaciones la respuesta más habitual que solemos obtener es la de "no le des más vueltas". Esta frase inútil suele ir acompañada de una argumentación del estilo a "ya no hay vuelta atrás". ¿Pero realmente no debemos darle más vueltas? ¿Por qué?

Para empezar hay que tener en cuenta que cuando elegimos algo, también estamos descartando algo. Y si tenemos dudas de qué opción elegir, eso significa que todas las opciones tienen cosas buenas y cosas malas. Por ello, al elegir una de ellas, estamos descartando también las cosas buenas de las opciones no elegidas. Y una vez tomada la decisión, parece que sólo nos viene a la cabeza esas cosas buenas de nuestros descartes, relegándose a un segundo plano tanto todas las cosas buenas de nuestra opción como las cosas malas de las opciones descartadas. Y me explico con un ejemplo:

Me voy a comprar un coche. No sé si comprarme uno nuevo muy sencillito o uno de ocasión más majo. Finalmente decido comprarme uno de ocasión, por un lado porque me sale más barato y no estoy bien económicamente, y por otro lado porque puedo comprarme un coche mejor por menos dinero. Cuando tengo el coche, sólo me viene a la cabeza cosas del estilo a: "este color no me convence, si lo hubiese comprado nuevo hubiese elegido el color", "hace un ruido raro, los nuevos no hacen ningún ruido", "el año que viene ya tengo que pasar la ITV, si fuese nuevo..." Es como si se nos hubiese olvidado por completo el dinero que nos hemos ahorrado, que el coche tiene más potencia, que es más grande, que no he tenido que hacer malabarismos para poder pagarlo...

Por otro lado, también hay que destacar que cuando hay varias opciones de actuación y tenemos que elegir una de ellas, casi siempre tomamos la decisión más acertada. Esto no significa que los resultados sean los esperados, ni tampoco tienen porqué ser los mejores. Pero esto no quita a que la decisión sea la acertada. Y me explico:

Cuando consideramos que hemos tomado una decisión "equivocada" no estamos haciendo una valoración de la decisión tomada, sino de las consecuencias y los resultados de esa decisión. Vamos, que cuando elijo el camino "A" para llegar lo más rápido posible al centro comercial y pillo un tremendo atasco, "lo malo" no es la decisión tomada, lo malo son los resultados.

Entonces, ¿por qué no tengo que enfadarme por la decisión que he tomado? ¿No tengo por qué arrepentirme? Pues claro que no. ¿Qué criterios has tenido en cuenta para elegir esa opción entre todas las posibles? Los criterios pueden ser variados dependiendo de la situación, pero nunca vas a poder tener los resultados como criterio a tener en cuenta. Si supieses los resultados a priori, nunca tendrías dudas de qué elegir. En el ejemplo del camino para ir al centro comercial, los criterios serán la distancia de los dos recorridos, el tráfico que suele haber por cada itinerario, si es hora punta o no... pero nunca será un criterio el tiempo que vas a tardar; porque si lo supieses, no habría ninguna duda. "Ya, pero si pudiese volver atrás, elegiría el otro itinerario"... Falso. Si pudieses volver atrás, tendrías los mismos criterios (distancia, tráfico habitual, hora...), por lo que la decisión sería la misma. Vamos, que la decisión ha sido la acertada, a pesar de que los resultados no hayan sido los esperados.

Otro ejemplo: Elijo cambiar de trabajo, y en mi nuevo trabajo hay un compañero que me está haciendo la vida imposible. "No tenía que haber cambiado de trabajo..." ¡No pienses eso! Los criterios que has tenido en cuenta (salario, horario, actividad laboral...) te han hecho tomar la decisión de cambiar de trabajo, y la decisión está bien tomada. Los resultados no son los que esperabas, pero es que no eres adivino. La decisión es la correcta, a pesar de que no estés a gusto en tu nuevo trabajo. Si volvieses a estar en una situación así, la decisión debería ser la misma; por lo que la decisión que has tomado es la acertada.

Cuando sientas que te has equivocado en la decisión que has tomado, tres cosas:

- Haz un esfuerzo en recordar todo lo malo del resto de las opciones, y recuerda con intensidad todas las cosas buenas de la decisión tomada. "Cómo tira este coche en las cuesta-arriba... y todo lo que me he ahorrado al pillarlo de ocasión, qué bien que ahora no estoy con el agua al cuello..."

- Era imposible saber con anterioridad los resultados de tu decisión. Con los datos que tenías has elegido lo que tenías que elegir, y no tienes razones para arrepentirte. A posteriori es muy fácil decir lo que teníamos que haber hecho, pero además de fácil, es algo absurdo e inútil.

- Nadie sabe qué hubiese pasado si hubieses elegido la otra opción. Sí, por este camino he pillado un gran atasco, pero igual por el otro hay todavía más tráfico, o me hubiesen puesto una multa, o hubiese tenido un accidente... ¡Quién sabe!

Represión

“La represión es lo que se niega más lo que se afirma. Por ello, el cuerpo femenino al estar menos sexualizado, está menos reprimido que el del hombre.”

(Marcos Sanz, Sexólogo y Doctor en Sociología)

Mujeres y hombres (2)

"Las mujeres mueren, ésa es la cara más amarga; pero los hombres deben preguntarse también cuánto están perdiendo con sus supuestos triunfos, cuánto está afectando el modelo de masculinidad tradicional a la falta de bienestar, a la calidad de vida.

Hay violencia de género y 'violencia y género', porque los hombres también desarrollan violencia contra sí mismos. Antes, la gente moría más joven; ahora, la esperanza de vida es mayor, pero lo que se mantiene inmutable es que las mujeres son más longevas. ¿Por qué? Algunos demógrafos lo tienen claro; ellos se tratan peor: más muertos por accidentes de tráfico, más muertos por drogadicción, por problemas cardiovasculares a causa del estrés laboral... Y para qué hablar de las guerras, de los homicidios, de las peleas... Las cárceles están llenas de hombres. ¿De dónde sale toda esa imprudencia, esa temeridad? ¿Por qué presumen ante la novia de velocidad al volante, de aguante con el alcohol? Los roles de género están siendo también fatales para los hombres. El debate del siglo XXI debe cambiar el foco."

(Ritxar Bacete. Juntero de IU en las Juntas Generales de Álava, miembro de la Plataforma Hombres por la Igualdad)

Mujeres y hombres (1)

"Algunos hombres hemos percibido que en nuestro triunfo de siglos está nuestra pérdida. Hemos ascendido en el trabajo, pero nos perdemos la crianza de los hijos, por ejemplo. Uno me decía que ganaba mucho dinero, pero apenas se enteró de que su padre se iba día a día hasta que murió.

La violencia persiste en las parejas, y no sólo la que sale en la televisión cuando hay que enterrar a alguna mujer. La hay, por así decirlo, de baja intensidad, con la que se convive a diario, año tras año. Nace y se va desarrollando entre estereotipos tempranos que marcan líneas rígidas y erróneas para definir al varón y a la mujer."

(Erick Pescador, sociólogo experto en sexología)

En casa y en el cole

“La educación sexual no debería servir sólo para evitar problemas, sino también para cultivar posibilidades”
(Carlos de la Cruz, psicólogo y sexólogo)

Ligando...

¿Qué sucede cuando dos chicas, productoras de deseo y andrerastas, salen un sábado por la noche a divertirse? Bailan, hablan, ríen, beben... y producen mucho mucho deseo.

¿Qué sucede cuando una de ellas empieza a sentirse atraída por uno de los numerosos chicos con los que han hablado a lo largo de la noche? Le mira, habla con él, le sonríe, flirtea...

¿Qué sucede si el chico también parece estar interesado? Le sigue el juego, le echa piropos, le hace reír...

¿Qué sucede si al mismo tiempo la amiga también está interesada por otro chico? Cada una está a lo suyo, cada una se dedica a ligar con su chico.

¿Qué sucede si las dos tienen la oportunidad de irse y tener un encuentro erótico con su respectivo chico, y las dos quieren? Genial, las dos han ligado, las dos se van (cada una por su lado), y al día siguiente quedarán para contarse todo. "El mío era una máquina", "El mío si que era buenísimo", "Te aseguro que el mío mucho más"...

¿Pero qué sucede si una quiere irse con su ligue, y la otra no? Pues hay dos opciones:
- Que la que ha ligado se vaya con el chico, y que su amiga se enfade por dejarla "colgada".
- Que el chico se quede con las ganas porque nuestra protagonista, a pesar de desear pasar esa noche con el chico, "nunca dejaría colgada a una amiga".

¿Qué sucede cuando dos chicos, híperdeseantes y ginerastas, salen un sábado por la noche a divertirse? Hablan, ríen, beben, hacen el tonto... y si tienen alguna oportunidad de ligar, lo dan todo.

¿Qué sucede si uno de ellos tiene la oportunidad de irse y tener un encuentro erótico con una chica, y el otro no? Aquí no hay opciones; el chico no pierde su oportunidad y se va con la chica, y el amigo se va a casa contento y feliz porque su amigo ha pillado. "Si triunfas tú, triunfa el equipo".

Los chicos, como hiperdeseantes que son, comprenden a la perfección que un hombre no puede perder la oportunidad de pillar, por lo que nunca se enfadarían porque su amigo le deja "colgado". "Yo haría lo mismo", pensaría cualquiera. Con las mujeres, como son principalmente productoras de deseo, es muy diferente. ¿O no?

Beyonce obscena

Recogen firmas para retirar la valla publicitaria en donde sale Beyoncé en biquini.

Los vecinos de la localidad estadounidense de Reno (Nevada) califican la imagen de la solista de "pornográfica". "Es una chica desnuda. Todo lo que ella lleva son dos pequeños triángulos que cubren sus pechos. Es obsceno”.

Barrio Sésamo X


- En el primer episodio de Barrio Sésamo, que se emitió en noviembre de 1969, una niña se hacía amiga de un desconocido que la invitaba a su casa a comer leche con galletas. "Vamos a mi casa bonita, que vamos a comer leche con galletas..."

- Hay una escena en la que Epi le pide a Blas que le pase el jabón mientras está en la ducha. ¿Epi y Blas son una pareja gay y por lo tanto peligrosos para los niños? "Oye Blas, se me ha caído la pastilla de jabón, ¿me la puedes coger?" Ay ay ay, ¡¡homosexualidad mala y depravada!!

- En un episodio Triqui fuma en pipa, y después se la come. Tenía que ser realmente fuerte lo que fumaba Triqui; porque para acabar comiéndose la pipa...

- ¿Por qué Óscar revuelve en las basuras? A Pozi le preguntaban lo mismo... (pincha AQUÍ)

- Blas es un cascarrabias, y Óscar un cínico algo depresivo. Y Espinete se ponía pijama para dormir, bañador para ir a la playa/piscina, pero estaba en pelotas por el Barrio. ¡Qué ejemplos para nuestros hijos!

- ¿De que vivía Chema el panadero, si nunca cobraba el pan que entregaba? ¿Ese polvo blanco que siempre tenía sobre el mostrador seguro que era harina? Porque muy contento se le veía siempre, parecía Arguiñano...

- ¿Por qué se permite que Coco esté pluriempleado y explotado? Camarero, profesor, superhéroe... ¿No hay sindicatos en Barrio Sésamo?

Pero menos mal que nuestros amigos los estadounidenses ya están aquí para protegernos de pervertidos y desviados. Desde el 2005 Triqui devora zanahorias en lugar de galletas, y los DVD de Barrio Sésamo ya tienen dos rombos. Y en el videoclub a la sección de adultos claro...

¿Será el Teletubbie Tinky Winky un depravado y desviado homosexual? ¿Incitan los Pitufos al movimiento okupa? ¿Potenciará Marco la inmigración ilegal? ¿Fumaba porros Heidi, cuando cantaba aquello de que iba en una nube y que era muy feliz? ¿Qué hacía Blancanieves viviendo con 7 hombres? ¿Qué hacían Epi y Blas cuando no estaban las cámaras delante? ¿Las zanahorias que comerá Triqui a partir de ahora, no tendrán un peligroso sentido fálico? Dudas y más dudas...

No entiendo...

No entiendo a la persona que llama a un programa de radio para poner a prueba la fidelidad de su pareja. No entiendo cómo puedes desear que una chica con voz sensual llame a tu novio e intente seducirle, mientras media España lo escucha todo. No lo entiendo...

No entiendo al novio que cae en la trampa radiofónica que le ha puesto su novia, y quiere arreglarlo todo justificándose y pidiendo perdón una y otra vez. No entiendo que quieras seguir con esa chica que es capaz de tenderte una trampa realmente malvada y te pone en ridículo en público, en lugar de hablar contigo de las dudas que tiene. No lo entiendo...

No entiendo a las personas que contratan un detective privado para que siga a su pareja y descubrir si es infiel o no. No entiendo que para esa gente lo más importante sea saber si su pareja se lía con otra persona, en lugar de reflexionar sobre el porqué de sus dudas y compartirlas con su pareja con sinceridad y empatía. No entiendo que quieras continuar con tu relación habiendo llegado a ese punto tan triste y lamentable, independientemente de si tu pareja es infiel o no. No lo entiendo...

No entiendo a las parejas que dicen "no tener secretos". No entiendo esas parejas que comparten todo, desde sus cajones y armarios hasta el teléfono móvil. No entiendo que prefieras vivir sin intimidad, o mejor dicho, no me lo creo...

No entiendo la gente que no respeta el espacio y la intimidad de su pareja. No entiendo que haya gente que sus celos enfermizos le empujen a leer los sms del móvil de su pareja, investigar sobre las personas que tiene en su agenda, o entrar periódicamente y sin permiso al correo electrónico del otr@ buscando una prueba de una posible infidelidad. No lo entiendo...

Hoy Amanda vuelve a estar grandiosa. En su último post, habla de Ramón, un ex-novio celoso y frívolo, el cual vulneró su intimidad entrando en su cuenta de correo electrónico y leyendo sus mensajes. Amanda expresa así cómo se sintió:

"Me sentí violada, desnuda, desprovista de pronto de mi libertad. Los mails que mandaba a mis amigas, a mi familia, aquellos momentos que sólo me pertenecían, aquellas opiniones que sólo compartía con quien yo había querido elegir, mi elección de decidir qué quiero comunicar y qué no quiero comunicar, la libertad de decidir de qué hablar y con quién… todo, al desnudo, a merced de quien, sin permiso y sin duda con la frivolidad de los celos y la enfermedad del saber por encima de la decisiones del otro, se había permitido invadir el único espacio que no compartía con él.

Él dijo: '¿No crees que merezco saberlo todo?' No. Elegir contar o no contar es una elección que pertenece a quien habla, no a quien escucha. Es algo que forma parte de la libertad más extendida, la de expresar, la de decir, la de callar o la de contarlo todo. No. Nadie “merece” saberlo todo. Sólo pertenece a quien habla la decisión de elegir quién lo sabrá todo, y quién no."

Infieles...

"Los cántabros valoran la fidelidad, pero más del 47 % ha sido infiel a su pareja"

El 47,6 % de los cántabros reconoce haber sido infiel a su pareja, aunque tres de cada cuatro subraye que la fidelidad es importante en sus relaciones. Este rasgo de infidelidad no es notable, aunque lo parezca: en España sólo vascos, gallegos y navarros son más fieles.

Le arranca la lengua


Primero, la mujer discutió acaloradamente con su pareja durante varios minutos, posteriormente pareció calmarse y le pidió al hombre que la besara en señal de reconciliación. El hombre la besó apasionadamente, pero al momento de hacerlo, ésta le mordió la lengua tan fuerte que se la cortó por la mitad.


Productoras de deseo

Si hiciésemos una clasificación de las personas dependiendo de su grado de deseo por el erotismo, podríamos decir que hay tres tipos de personas:

- Rechazadoras: Son las personas que por norma general no suelen tener ningún tipo de deseo por el erotismo. Vamos, que pasan "muy mucho" de las relaciones eróticas que se pueden generar entre las personas, no tienen ningún interés especial por ellas.

- Productoras de deseo: Son las personas que principalmente disfrutan produciendo deseo en otras personas. Son quienes les gusta gustar, quienes disfrutan cuando saben que alguien se interesa por él/ella, para quienes el juego de la seducción o el flirteo es más importante que el posible encuentro erótico en sí. Estas personas tienen como objetivo principal el producir deseo, cuanto más mejor. El "pillar" para ellas es algo secundario.

- Deseantes: Son quienes principalmente disfrutan consiguiendo el encuentro erótico. El determinar qué encuentro erótico quieren conseguir depende de cada deseante; algunos sólo desearán unos besos y otros puede que deseen "cama", con sexo oral y coito incluido. Estas personas tienen como principal objetivo el conseguir el encuentro, y cuanto más fácil y directamente se consiga dicho objetivo, mejor.

Esta clasificación no es estanca; habrá personas que estén entre las rechazadoras y las productoras de deseo, otras estarán entre las productoras y las deseantes... Pero cometiendo la inmoralidad de generalizar, podríamos decir que:

A) La mayoría de las mujeres son productoras de deseo. Se ponen guapas, se pintan, se prueban mil camisetas, se miran al espejo una y otra vez... Todo para conseguir su principal objetivo: producir deseo. Si se pilla cacho o no será algo secundario, que dependerá de cómo vaya la noche, pero no es algo que deseen principalmente. "Ya se verá", dirían la mayoría de ellas. Una mujer que no haya acabado la noche con un encuentro erótico, pero que le "hayan entrado" en infinidad de ocasiones a lo largo de la noche, podría irse a casa feliz y sintiendo que se lo ha pasado genial.

B) La mayoría de los hombres son, no deseantes, sino HIPER-deseantes. Para los hombres su mayor satisfacción sería "pillar", y cuanto más rápido y sencillo, mejor. Sí, muy divertido eso del flirteo, pero si viene una mujer guapa y tras presentarse nos dice "me muero de ganas de pasar una noche loca contigo, ¿nos vamos a mi casa?", mejor que mejor. ¡Esfuerzo que nos ahorramos! Un hombre que haya dormido acompañado ya "ha triunfado"; da igual cómo haya ido el resto de la noche. Y si es una chica guapa no te digo nada... Qué mas da que haya estado 4 horas deprimido y muerto del asco por las esquinas, ¡ha sido una noche perfecta porque ha pillado con una tía tremenda! Si no "pilla", la valoración de la noche dependerá de otros factores, entre los cuales será poco o nada importante el que haya producido deseo o no. El nivel de borrachera, las "locuras" realizadas o la hora de llegada a casa sí que suelen ser factores determinantes para poder decir que la noche ha estado "de puta madre".

Un ejemplo muy claro lo podemos observar dentro de las propias parejas. Cuando un chico y una chica son novios, no dejan de arreglarse y "ponerse guapos", aunque sólo vayan a ir a tomar algo juntos. Ella se pone lo más guapa posible, porque quiere seguir sintiéndose deseada por su pareja estable (y por el resto de hombres con quien se cruce). Él se pone lo más guapo posible, para ver si anima a su novia y esa noche toca sexo...

- ¡Joder Sonia, qué guapa estás hoy!
- ¿Sí? Que va, no es para tanto... (que me lo repita por favor, que me lo repita...)
- Joder que no, estás tremenda cari...

- Miguel, hoy estás muy guapo.
- ¿A que sí? Pues si me quitas la ropa lo estoy más... ¿Vamos a la habitación y te lo demuestro?
- Ay cari, tú siempre igual...

Terapia de pareja (2)

Ya ha empezado el programa "Terapia de Pareja" de La Sexta. No quiero valorar todavía el formato del programa; me parece muy pronto para ver si el formato es el adecuado y si los resultados pueden ser más o menos positivos y duraderos, quiero ver algún programa más. Sólo voy a informaros de quienes son Arantxa Coca y Mariano Betes, los integrantes de ese equipo de "prestigiosos psicoterapeutas" que la cadena de televisión prometía para el programa.

Arantxa Coca: Licenciada en Psicopedagogía. Experta en Ansiedad Infantil. Libros publicados: "Hijos manipulados tras la separación" y "El crecimiento emocional del niño".

Mariano Betes: Doctor y Licenciado en Medicina, Doctor y Licenciado en Farmacia. Profesor del Departamento de Farmacología de la Universidad de Alcalá. Experto en Biomedicina y Musicoterapia.

Y yo me pregunto, ¿qué criterios han seguido los dirigentes de La Sexta para elegir ese "equipo de expertos en terapia de pareja"? Yo me imagino esa reunión, llena de peces gordos, para determinar los criterios de selección:
- A ver, un poco de silencio por favor, que vamos a decidir cómo vamos a elegir a los dos expertos que se encargarán de resolver los problemas de las parejas...
- Yo creo que deberíamos coger un par de sexólogos, que son expertos en terapia sexual y terapia de pareja.
- ¡Jajaja! ¡Qué tonterías dice, sr. Jiménez! Cogemos mejor un experto en musicoterapia y una experta en ansiedad infantil. Mucho mejor, dónde va a parar...
- ¿Y en qué van a ser licenciados, los dos en psicología?
- ¡Pero que tonto está hoy, sr. Jiménez! ¿Cómo vamos a contratar a dos psicólogos? Lo mejor es coger... uuummmhhh... un Licenciado en Farmacia... y... por ejemplo... ¡una Psicopedagoga!
- ¡Perfecto! Bueno, otro tema zanjado. Ahora pase el porro, que se lo está calzando usted solo...

Vivir juntos

Casi todos cuando nos emparejamos deseamos acabar viviendo con nuestra pareja. También casi todos (por no decir todos) acabamos compartiendo habitación, y con ello cama, armario, estanterías, equipo de música, ordenador...

El vivir con tu pareja tiene grandes beneficios. Una de los principales es el económico, ya que soportar un alquiler o una hipoteca tú solo es muy difícil, para muchos imposible. Otra ventaja importante es el compartir con la persona que más quieres y con quien mejor te entiendes las satisfacciones y las dificultades que te da el día a día: Contarle tu mal día en el trabajo, pedirle consejo respecto a esa decisión tan importante, hablar mal de ese amigo común, daros unos mimitos... Hay otras ventajas: Se divide entre dos las tareas domésticas, la cama estará calentita si tu pareja se va antes que tú a dormir, los gastos de luz y de agua también se reducen...

El vivir juntos también tiene desventajas. Para empezar suelen aumentar las discusiones; los hombres y las mujeres somos muy diferentes y con la convivencia esas diferencias se magnifican. Otra desventaja es que la pasión disminuye; los seres humanos estamos programados para insensibilizarnos ante un estímulo permanente, por lo que el estímulo de ver a tu pareja todos los días hace que éste pierda fuerza. Hay otras desventajas: No poder masturbarte siempre que te apetezca (o tener que hacerlo en el baño), tener que esconder tus objetos "secretos", tener que explicar (o por lo menos informar) diariamente de tus planes a otra persona...

Por todo ello la conveniencia de vivir con tu pareja es muy relativa; dependerá de cada pareja, de la relación que tengan y de las necesidades de cada uno. Pero eso de irse a vivir juntos "por inercia" o porque "ya es hora", malo. Ahora se está empezando a poner de moda las parejas que deciden vivir cada uno en su casa. Olé por ellos, y sobre todo por su solvente economía.

Si cuestiono la conveniencia "universal" de vivir en pareja, más cuestiono la conveniencia de compartir cuarto. Pierdes tu espacio de intimidad, tenéis que entenderos con la decoración, aguantar que tu pareja sea más desordenada que tú, aguantar que tu pareja sea más maniática que tú, compartir tu armario, esconder bien las cosas que no quieres que vea tu pareja... Y si te apetece estar un rato sol@ en tu cuarto, o hacer en él "lo que te apetezca", tendrás que pedir permiso a tu pareja. Permiso para estar sol@ en TU cuarto... pero es que a tu pareja puede que también le apetezca, y entonces a ver que hacéis.

¿Y por la noche? Sí sí, es muy bonito eso de dormir abrazado a tu pareja, daros mimitos antes de dormir, un buen polvo todas las noches... ¿Cuánto tiempo tardan en desaparecer esas buenas costumbres? Con el tiempo, uno se va a la cama antes que el otro, al primero le molesta cuando el segundo se va a la cama porque lo despierta, el segundo se molesta por no poder verse una peli en SU cuarto porque el primero está durmiendo, el primero se molesta porque se levanta antes y no puede encender la luz a la mañana siguiente y vestirse tranquilamente en SU cuarto, el segundo se molesta porque el despertador del primero lo despierta y lo desvela... Ah, y claro, hay que dormir en cama de matrimonio, eso de dormir en camas separadas sería un sacrilegio. Con lo bonito que es eso de "devuélveme mi almohada", "vete más pa'llá", "no me empujes", "quita esa pierna", "qué calor, pareces una estufa", "no tires de la manta que me destapas"... "¡¡¡Despierta jabalí, que me estás roncando al oídooo!!!"

Adicto al sexo

"Bill Clinton está enfermo. Tiene una adicción al sexo. Necesita tratamiento."
(Gerald Ford, ex-presidente de los EEUU)

Esta afirmación es una de las más llamativas de todas las que aparecen en el libro que ha publicado el periodista Thomas DeFrank: "Escríbelo cuando me haya ido: notables conversaciones confidenciales con Gerald Ford". Ford (que en paz descanse) argumentó profunda y coherentemente estas conclusiones:

"Miraba a todas las mujeres bonitas en todos los eventos sociales."

"Se le iban los ojos, te lo aseguro."

"No es muy sutil a la hora de mostrar su interés."

"Hillary lleva los pantalones en el matrimonio; él no puede mantener cerrada la cremallera."

Su viuda Betty Ford, fundadora de un centro de desintoxicación a raíz de sus problemas personales con el alcohol y las drogas, está de acuerdo con el diagnóstico de Gerald. Betty dice que existe tratamiento para este tipo de adicción, pero Bill Clinton nunca ha admitido su problema y no ha podido beneficiarse de los efectivos tratamientos existentes para las compulsiones sexuales.

Bueno, yo sólo quiero decir una cosa al respecto: Si mirar a mujeres bonitas y que se te vayan los ojos son síntomas de ser adicto al sexo: Lo reconozco, soy adicto; yo también necesito tratamiento. ¿Alguien conoce algún sexólogo por ahí? Necesito un tratamiento de esos que son tan efectivos para las compulsiones sexuales...

(Información obtenida del periódico ABC y de La Opinión de Málaga)

Tipos de amor

Encontré por ahí esta pirámide, creada por el psicólogo R. Sternberg, y me gustó. En ella se reflejan los diferentes tipos de amor que podemos sentir, y cuales son las características de cada uno. Como sexólogo puedo asegurar que la pirámide está muy lograda, aunque profesionalmente podríamos matizar algunas cosillas, y sin duda cambiaría algunos nombres.

Puede que algunos casos no entendáis bien el tipo de amor al que se refiere la pirámide, y como no hay mejor explicación que un buen ejemplo, ahí voy:

- Cariño (sólo Intimidad): Lo que sentimos hacia un buen amig@.

- Encaprichamiento (sólo Pasión): Un polvo de una noche. O tener SÓLO SEXO con alguien de vez en cuando. Aunque haya un pre-coito y un post-coito con cierta intimidad, es un mero trámite; la relación se centra en la pasión.

- Amor Consumado (Intimidad + Pasión + Compromiso): Los primeros meses de la relación de una pareja estable y con buenas previsiones de continuidad. La ciencia ha demostrado que la pasión desaparece con el paso del tiempo, o por lo menos disminuye en gran medida, como puedes leer en ESTE post.

- Amor Sociable (Intimidad + Compromiso): El amor que suele quedar en una pareja estable con el paso de los años.

- Amor Romántico (Intimidad + Pasión): Lo que siente por ejemplo una pareja de amantes. ¿Tienes un amante? ¿La relación con él/ella es algo más que sexo? ¿Sois, además de "pareja sexual", amigos? Eso es amor romántico.

- Amor Vacío (sólo Compromiso): Las parejas que se formaban antiguamente por cuestiones territoriales, de descendencia, etc. Hoy en día podría ser una pareja que estén juntos sólo por intereses económicos o patrimoniales. También podría ser una pareja que, a pesar de que ambos están deseando separarse, acuerdan seguir juntos durante unos años para no vivir una separación que podría ser traumática para sus hijos todavía demasiado pequeños.

- Amor Fatuo (Pasión + Compromiso): Éste no lo tengo claro. ¿Podría ser ese rollito que tienes con alguien, que quedáis periódicamente para mantener relaciones eróticas, y que tenéis intenciones de seguir con vuestro "compromiso", pero en dónde sólo hay sexo, sin intimidad? ¿O sería ese compañero de piso con el que te has comprado un piso para poder soportar una hipoteca, y que ya de paso te follas de vez en cuando? ¿Qué os parece?

Nota: Las relaciones de pareja estables suelen andar entre el Amor Consumado y el Amor Sociable. Los primeros años estarán más cerca del Consumado, pero el paso de los años hace que el amor vaya evolucionando hacia el Sociable.

Sacarle brillo al cetro

Terrorífico

(Cartel electoral del partido ultraderechista suizo UDC)

Hay cosas que me entristecen. Cosas que me abaten, me deprimen, me desaniman. Hay cosas que también me dan miedo, me aterrorizan, me dan pavor.

El partido populista y xenófobo del multimillonario ministro de la Policía, Christoph Blocher, ha ganado las elecciones federales suizas.

Hay cosas que no entiendo. ¿Dónde quedaron los valores universales y compartidos como motor de la convivencia pacífica? ¿Dónde quedó la humanidad, la solidaridad, el respeto, la compasión...? ¿Qué puede tener una persona en su corazón para sentir rechazo y odio hacia otros seres humanos por el color de su piel o por sus valores religiosos? ¿Qué clase de ser humano es alguien que no soporta que personas que se mueren de hambre en su país intenten acceder a otro país en busca de una vida mejor?

Luego claro, si algunos políticos trasmiten esos valores, lógico será que alguno tome como ejemplo el cartel electoral del partido ultraderechista y haga lo propio con una chica ecuatoriana... Para que luego digan que la escuela no debe educar en valores. Mejor será que en el colegio enseñen las conjugaciones verbales y las ecuaciones de segundo grado, y que se olviden de formar ciudadanos respetuosos, solidarios y pacíficos.



(Pido perdón por salirme de la temática del blog. Pero no podía pasar por alto algo así; estoy horrorizado...)

Decir NO

CASO 1:
- ELLA: Cariño, ¿me puedes hacer un favor?
- ÉL: ¿Qué favor?
- ÉLLA: Es que tengo que ir al centro comercial a comprar una cosa, ¿me puedes acercar en coche? Es que coger el autobús me da una pereza...
- ÉL: Bueno...

Esta conversación, que está llena de asertividad, puede parecer que está bien llevada en todos los aspectos. Pero no es así por un pequeño detalle: a él no le apetece una mierda llevar a su pareja al centro comercial. Ella actúa con una perfección absoluta, pidiendo un favor a su pareja con total asertividad, sin ningún tipo de exigencia y explicando claramente sus razones. Pero él se equivoca.

Él, que no le apetece nada hacer dicho favor a su pareja, tiene todo el derecho a decir que NO. Y no sólo tiene el derecho, sino que debería decirlo. Con asertividad y tranquilidad, pero con firmeza y claridad. De esta forma hará un valioso ejercicio de responsabilidad, autenticidad y madurez. Podría ser algo así:
- Jo cari, ya lo siento, pero es que no me apetece nada.

A esta respuesta se puede añadir una explicación más extensa (algo no imprescindible):
- Es que he tenido un día muy duro en el trabajo, y acabo de llegar a casa y me gustaría descansar.

También se puede añadir una propuesta, una alternativa (tampoco imprescindible):
- ¿Qué te parece si vamos mañana? Es que mañana sábado tengo todo el día libre y a así vamos con más tiempo.

El caso está más que claro. Ella no tiene ningún derecho a enfadarse con él, ya que él ha sido sincero y fiel a sus deseos, y ella puede irse solita al centro comercial si tanto le apetece. Mejor eso que llevarla en coche y luego pasarle unas cuantas facturas por ello, ¿no? Además, que él no es taxista de nadie...

CASO 2:
- ELLA: Cari, ¿me podrías hacer un favor?
- ÉL: ¿Qué favor?
- Es que mañana tengo que ir al ginecólogo a hacerme varias pruebas, y me da bastante miedo. ¿Me acompañas?
- ¡Qué dices! Ni de palo; para un día que no trabajo, lo voy a perder acompañándote al ginecólogo...

Aquí, él sí que sabe decir "no", lo que falla en este chico es que parece que no sabe decir que "sí". Si realmente quieres a tu pareja, ella lo está pasando mal por su cita con el ginecólogo, y te demuestra lo importante que eres para ella pidiendo tu compañía y apoyo en un momento que ella considera que va a ser duro... no entiendo la negativa. Porque si no es en esta ocasión, ¿cuándo vas a decir "sí" a un favor que te pidan?

En muchas ocasiones puede que físicamente no nos apetezca hacer un favor. Puede que estemos cansados, que no nos guste la actividad a realizar, o que simplemente nos de pereza. Pero hay dos razones que pueden motivarnos a decir "sí", que en la mayoría de las ocasiones van unidas:
- Nuestro perjuicio por realizar dicho favor es mucho menor que el perjuicio que sufriría la otra persona con nuestra negativa.
- Es tan importante para mi pareja que le haga el favor, que deseo realmente hacerlo por el simple hecho de verla feliz.

Me parece que en este caso el hecho de ir al ginecólogo es lo suficientemente importante para ella como para que él disfrute haciendo un pequeño esfuerzo, ¿no?

Tenemos que aprender a decir "no" cuando no nos apetezca hacer algo, expresando sinceramente nuestras preferencias y opiniones, valorándonos y teniéndonos en cuenta a nosotros mismos. De esta forma daremos importancia a nuestros deseos, seremos fieles a nosotros mismos y demostraremos a nuestra pareja que nuestras preferencias también son importantes.

Pero antes de decir "no", también es importante un profundo trabajo de empatía y comprensión. Ponte en el lugar del otro, piensa en los perjuicios de tu posible negativa, y valora con la máxima objetividad las consecuencias del decir "no" y del decir "sí". De esta forma diremos "sí" cuando lo consideremos adecuado, pero manteniendo vigente en todo momento la posibilidad de decir "no".

Decir "no" sin sentirnos culpables, y gestionar el "sí" con generosidad tanto para el otro como para uno mismo, son habilidades sociales básicas que todos deberíamos madurar. ¡Ánimo!

¿Científico o bocazas?

"Una mujer debería tener el derecho a abortar si un test le demostrase que efectivamente su futuro hijo va a ser homosexual."

"Hay una relación más que evidente y probada entre la raza negra y el mayor deseo sexual que tienen."

"Existe un deseo natural de que todos los seres humanos deben ser iguales, pero la gente que tiene que tratar con empleados negros sabe que eso no es así. Los blancos son más inteligentes que los negros."

"El cáncer se habrá acabado en dos años."
(declaración realizada en 1998)

James Watson, científico estadounidense y premio Nobel.

(Información obtenida de El Diario Montañés, El Mundo, Heraldo de Aragón y Medicina Buenos Aires)

Siempre fieles

¡Sí! ¡Por fin! ¡¡Estamos de enhorabuena! Dejad de buscar, porque ya habéis encontrado lo que necesitabais!

"Desde el próximo 18 de octubre
la fidelidad se pondrá de moda en Cantabria"

Éste es el eslogan que está utilizando la agrupación "Siempre fieles" para darse a conocer en Cantabria. Entre otras perlas, en su página web podemos encontrar las siguientes afirmaciones:
- Ser fiel constituye la clave para el desarrollo y la evolución de la sociedad contemporánea.
- La infidelidad no está en el sexo necesariamente, sino en el secreto.
- La fidelidad es la ausencia de contradicciones, de secretos.
- Cantabria es una comunidad autónoma especialmente propicia a la práctica generalizada de la fidelidad.

Y entre sus mandamientos, me quedo con estos:
- Sé fiel y no mires a quién.
- Lanza indirectas cuando quieras algo.
- No te dejes llevar por el momento.

Pero lo mejor son algunas de las preguntas de su "test de la fidelidad". En él podrás encontrar preguntas como éstas:
- ¿En los últimos 5 años, cuántas veces has cambiado de desodorante?
- ¿Quién, de los siguientes personajes, te parece que personaliza mejor la fidelidad: Bugs Bunny, Papa Noel o La perra Laica?

Y tras la gran noticia de que "Siempre fieles" se ha instalado en Cantabria, yo me pregunto:

* ¿Cómo es posible que una agrupación de personas te ayude a ser fiel? ¿Cuáles son sus métodos?

* ¿Por qué no aclaran prácticamente nada en su página web? ¿Por qué es una página con tantas "sombras"?

* ¿Por qué habrán elegido Santander para fijar su sede en España? ¿Será porque es una ciudad que se caracteriza por su progresismo y su carácter innovador?

* ¿Cómo consiguen el dinero para mantener su página web, hacer los anuncios, publicar y distribuir su boletín y, sobre todo, publicitarse masivamente en periódicos como El Diario Montañes o el Alerta?

* ¿Qué va a pasar el 18 de octubre?

* Y la más importante: ¿Tengo que ser fiel a mi desodorante? Es que llevo unos meses que me irrita la piel...

Facturas

Imagina que tienes una cuenta común con tu pareja. Él decide comprar un coche nuevo con vuestro dinero común, sin contar contigo y sin que para ti hubiese una necesidad apremiante. A ti no te ha gustado la decisión lo más mínimo. Estás molesta y resentida. Decisión que tomas: De vez en cuando te permites el capricho de irte de compras y pagar con la tarjeta de la cuenta común. Y vas pasándole las facturas a tu pareja; un día unos pantalones, otro día unas camisetas, otro día un vibrador...

Algo similar sucede muchas veces en las relaciones de pareja, pero no con un tema tan concreto y claro, sino de forma más simbólica y etérea. Yo hago algo que a mi pareja le molesta especialmente, y ella está un tiempo limitado pasándome pequeñas facturas. Ejemplos:

1.- Viernes noche, tengo cena con los amigos, "sólo chicos". Mi novia se queda en casa aburrida porque no tiene plan. Llego a las 6 de la mañana, con una borrachera interesante, y debido a mi lamentable estado despierto a mi novia al irme a la cama. A mi novia todo esto no le ha gustado un pelo. Resultado: El día siguiente toca sufrir las facturas. Música a tope por la mañana, cara de muy pocos amigos, un triste y seco "pico" de buenos días, un "hueles a alcohol que echas para atrás" acompañado de un empujón bastante desagradable... Nada chico, no te esfuerces; no hay nada que hacer, la vas a tener de morros hasta media tarde. Y no esperes que te explique nada, su respuesta va a ser: "A mi no me pasa nada". Dale tiempo; está resentida.

2.- Tienes una aventurilla con una compañera de la oficina. Mientras tu pareja no se entere, tu "canita al aire" no tendrá ningún efecto negativo en tu relación, no trascenderá lo más mínimo. Pero tu escasa discreción hace que una amiga de tu novia os vea en el parque comiéndoos los morros, y como hay algunas personas que no entienden eso de "no debemos meternos en relación ajena", y tienen complejo de "vengador justiciero", acaba por decírselo a tu novia y hacerle el favor de su vida: destrozar su relación y su bienestar emocional. Si después de hablar con tu pareja conseguís superarlo, puede que esa crisis sea beneficiosa a largo plazo, puede que llegue a ser incluso enriquecedora. Pero prepárate para el porrón de facturas que tu novia te va a pasar. Para empezar olvídate del sexo en los próximos meses, luego asume que tu pareja va a tomar el papel de víctima y a ti te tocará el de verdugo durante un tiempo considerable, y para acabar prepárate para la buena dosis de reproches y ataques que te va a tocar aguantar. Y no te quejes, que la culpa es tuya; si hubieras sido más discreto...

Hay muchas otras situaciones en las que pasamos facturas a nuestra pareja. Si te toca sufrirlas, ten paciencia y vete recogiéndolas con resignación; el enfrentamiento con él/ella puede que tenga peores consecuencias. Si te ha molestado algo que ha hecho tu pareja y le estás pasando unas facturillas, ten piedad; seguro que no ha sido para tanto. Y si eres la amiga bocazas que quiere hacer "un favor" a su amiga diciéndole algo que le va a destrozar: preocúpate de tus asuntos bonita, y deja que cada pareja y cada persona gestione sus asuntos como crea conveniente.

Una mujer normal

Tengo 36 años. Soy una mujer atractiva, y estoy felizmente casada desde hace 10 años. Tengo dos hijos; uno de 8 años y otro de 3. Tengo un buen marido; inteligente, trabajador, buen amigo y un gran padre. Nuestra vida de casados es una vida normal; vivimos en un piso normal, ambos tenemos trabajos normales, con una vida en común normal y con los amigos que normalmente se tienen.

Soy una mujer satisfecha con mi vida. Mi marido es una gran persona, tenemos una relación tranquila y enriquecedora. Ambos tenemos buenos trabajos y estables. Nuestros hijos son dos tesoros. Tengo una buena relación con la familia de mi marido, al igual que él con la mía.

El otro día he sentido algo que hacía años que no sentía. Un hombre de mi trabajo se interesó por mí; me invitó a tomar una cerveza, hablamos, flirteamos, nos reímos, nos seducimos. Me volví a sentir deseada, volví a sentirme viva.

Hace años que no sentía algo así. Mi marido es genial, pero es mi marido desde hace ya 10 años. Son muchos años de convivencia, muchos años viéndonos todos los días. Hace años que no flirteamos, que no nos seducimos con la mirada, que no nos deseamos como nos deseábamos los primeros años.

Yo también sentí interés por mi compañero de trabajo. Quedamos para cenar. Me sentí como una adolescente; los nervios por tener una cita, ese nudo en el estómago que hacía tanto que no sentía. Me preparé como hacía años no lo hacia. Me puse mi mejor vestido, me pinté, me depilé, fui a la peluquería. Me sentía atractiva, me gustaba a mí misma.

Esa noche fue genial. Sentí de nuevo la alegría de vivir. Sentí el cuerpo de un hombre diferente, su calor. Sentía su deseo en cada caricia, en cada beso, sentía mi deseo por todo mi cuerpo. Todo era diferente, todo era nuevo, todo era especial. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto, hacía mucho que no sentía tanto placer.

Mi vida, como la de la mayoría de vosotros, está llena de momentos "normales". Son momentos que no te sientes mal, ni te sientes desgraciada, pero tampoco te sientes especialmente feliz. No estás triste, pero tampoco estás contenta. Simplemente estás "bien", "ni fu ni fa", no lloras pero tampoco te ríes. Simplemente vives, te dejas llevar. Sientes que tu vida va pasando, que no para, esa vida monótona, normal, estable. ¿Esa es la vida ideal? ¿Nos tenemos que conformar con tener una vida "estándar"?

He descubierto una forma de sentirme más feliz. He aprovechado la oportunidad de escapar de mi vida "normal", y permitirme algo diferente. Después de varios años dedicados a mi marido, a mis hijos, a mi casa, a mi trabajo... he sentido la necesidad de dedicarme unas horas a mí misma. Después de varios años de no sentir el interés y el deseo de un hombre por mí, después de pasar días enteros junto a mi marido con poco de qué hablar, después de sentirme atada a mi estructurada vida, he sentido la necesidad de liberarme y disfrutar de las buenos momentos que te ofrece la vida.

Soy una mujer feliz. Estoy satisfecha de la vida que tengo, estoy orgullosa de mi familia, estoy orgullosa de mi marido y mis hijos. Mi marido no sabría vivir sin mí, le aporto todo lo que necesita, es feliz a mi lado. Mi marido y mis hijos me proporcionan una gran estabilidad y casi todo lo que necesito como mujer. Pero no todo.

Decirle algo a mi marido sería el peor error que podría cometer. Todo lo que hemos construido durante todos estos años se vendría abajo. Nuestras vidas pasarían a ser desgraciadas, seríamos infelices, todo se llenaría de problemas y sufrimientos.

Me he tomado la libertad de disfrutar de mi tiempo, de mi espacio, de mi cuerpo. He decidido hacer lo que he deseado con algo que considero que me pertenece. Y me he tomado la libertad de poder decidir no decírselo a mi marido. He tomado una decisión, y creo que es la más acertada. Y comprendo que haya gente que no lo comparta, pero no comprendo que haya gente que no lo respete.

Antinatural

La fidelidad es algo antinatural
y conlleva renunciar a muchas cosas.
No favorece a las parejas.

(Nuria Roca, en la presentación de su libro Sexualmente)

Encuesta

Gracias al contador de visitas de Miarroba.com y a las herramientas para webmasters de Google, tengo amplia información sobre las visitas que recibe mi página:

- Media de visitas diarias: 230.
- Hora del día con más visitas: De 21:00 a 23:00.
- País desde el cual más me visitan: España (51%).
- Buscador más utilizado para acceder a mi página: Google (90%).
- Lo que buscan antes de acceder a mi página: "erotismo", "sexólogo", "sexualidad"...
- Navegador más utilizado: Internet Explorer (79%).
- Sistema operativo más utilizado: Windows (97%).
- Artículos más leídos: "Orgasmo femenino" y "La primera vez".
- Páginas que me tienen enlazado. (ver los posts "Interesante" e "Interesante (2)")

Pero me falta algo que considero importante: Me gustaría saber el sexo y la edad de la gente que suele visitar mi página. Por ello he habilitado durante unos días una encuesta; la podéis encontrar más abajo, en la columna lateral.

¡Gracias por participar!

De dificultad a problemón

Estaba leyendo un artículo por internet, muy interesante por cierto, y he querido compartir con vosotros un fragmento del mismo. Allá va:

Las parejas que se quieren pueden cometer grandes errores. Uno de ellos, y de los más graves, es que creen que con quererse es suficiente y que, en cualquier caso, será el paso del tiempo quien se encargue de pulir los detalles. Si algo no funciona, piensan que con dejar pasar el tiempo se conseguirá el remedio. Lo dicho, gran error. Por el contrario, los días pueden acabar convirtiendo en problema lo que apenas era una dificultad, un pequeño contratiempo por prisas, nervios, inexperiencia o exceso de pasión.

La solución hubiera sido sencilla, se trataba sólo de decir algo el primer día. No dejar la situación rodeada de silencio. Que luego los silencios crecen. Y, como todos se supone que sabemos, es más fácil hablar de lo sencillo que de lo complejo.

No era necesario esperar para poder permitirnos decir las cosas que consideramos mejorables. En realidad, casi siempre, esos primeros reproches si sabemos afrontarlos en vez de evitarlos, se convierten en una vacuna. A partir de ahí sólo queda mejorar.

(Carlos de la Cruz, psicólogo y sexólogo)

Terapia de pareja

Éste va a ser el título del nuevo programa que pronto va a estrenar La Sexta. Por el anuncio, parece que va a ser un programa del estilo a "Super Nanny", tipo "coaching" los llaman ahora, con parejas con dificultades o problemas de convivencia.

"Un equipo de expertos en terapia familiar se pone a tu disposición", dice la cadena de televisión. Habrá que ver el formato, el tipo de parejas, las dificultades que tienen y cómo es ese "equipo de expertos", pero el programa por lo menos parece que va a ser interesante. Respecto a las previsiones de la calidad del programa todavía no quiero mojarme, pero dependerá mucho de los profesionales que asesoren a las parejas. Ni que decir tiene que espero que tengan formación sexológica, algo básico e indispensable sin ninguna duda.

Qué curiosidad... Ya tengo ganas de que empiece. Si quieres más información sobre el programa, pincha AQUÍ.

El punto G

Después de leer el título de este post, me imagino que esperarás un detallado análisis sobre el punto en cuestión; localización exacta, forma de estimularlo, posturas coitales más adecuadas para disfrutar de él... Si es así, te vas a llevar una sorpresa, espero que positiva y seguro que enriquecedora.

Dicen por ahí que el punto G es un "botoncito" formado por una concentración de terminaciones nerviosas, que se encuentra alojado en la parte superior de la pared vaginal, a unos 3-4 centímetros de la entrada. Dicen que se puede diferenciar porque su tacto es algo más rugoso que el resto de la vagina. También dicen que el estimularlo proporciona placer.

Después de que el Dr. Grafenberg "demostrara" la existencia de este punto, otros expertos en sexología se han puesto a buscar otros posibles "puntos calientes", con resultados "favorables": el punto K (Barbara Keesling), el punto U (Uretral), punto A (Anterior)...

Desde hace unos años ya hay numerosos sexólogos que han declarado no estar de acuerdo con la teoría de la existencia del punto G (ni del resto de puntos), y cuestionan con firmeza la existencia de dicho "botoncito". Incluso importantes sexólogas como Shere Hite aseguran que el punto G es un invento machista para justificar la coitalidad de las relaciones sexuales, y así evitar una evolución en las prácticas eróticas en donde se tenga más en cuenta la sexualidad femenina y el placer de las mujeres.

Pues a mí me da igual. No entiendo este absurdo debate, ya que considero que la existencia o no del punto G no tiene absolutamente ninguna relevancia para que las relaciones eróticas sean satisfactorias y placenteras. Pero cuestionarse constantemente su existencia sí que puede provocar numerosos complejos, miedos, frustraciones y desilusiones. ¡Qué manía con querer estandarizar nuestras sexualidades, nuestros cuerpos y nuestras formas de sentir placer!

Con todas las posibilidades que hay para disfrutar de nuestros cuerpos y para dar y recibir placer, no entiendo esta obsesión por el punto G. Os voy a contar un secreto: Yo conozco un punto que tienen todas las mujeres, que tiene millones de terminaciones nerviosas (muchísimas más que las que tendría el supuesto punto G), que su estimulación es sencilla, y que casi todas las mujeres obtienen orgasmos estimulándolo adecuadamente. Se llama CLÍTORIS, ¿te suena?

Claro que hay zonas en el conducto vaginal en donde hay terminaciones nerviosas, pero también las hay en la rodilla o en el antebrazo, y nadie escribe artículos que se titulen "Cómo estimular su rodilla: Guía práctica". Y claro que algunas mujeres pueden sentir placer con prácticas coitales, pero tened en cuenta estos dos datos:
- El 80% de las mujeres que se masturban, lo hacen estimulando sólo su clítoris, sin meter nada en su vagina.
- El 70% de las mujeres no son capaces de llegar al orgasmo con el coito, necesitan estimular su clítoris para alcanzarlo.

Si quieres tener una vida erótica satisfactoria olvídate del punto G (y del K, del U...), y disfruta del sexo sin absurdas e improductivas preocupaciones.