Si eso es denigrar...

Sí, es penoso. Penoso que retiren el anuncio de Dolce & Gabbana, al igual que la retirada de numerosos anuncios que simplemente juegan con el doble sentido, el humor y el erotismo. ¿De verdad pensáis que el anuncio de Dolce & Gabbana perjudica la imagen de la mujer? Venga hombre, con lo bien que se lo va a pasar la protagonista del anuncio de D&G... Y en cambio la de anuncios sexistas, machistas y denigrantes que inundan nuestra televisión.

Para mí el anuncio denigrante por excelencia es aquel que hay una mujer intentando limpiar las tuberías de su baño, y cuando muestra su desesperación a su pareja él lo único que hace es buscar el producto milagroso en internet. Qué chico más eficiente, que sin moverse de su silla busca la solución para que ella no se rompa (más) los cuernos intentando limpiar desesperadamente las tuberías por dentro. ¿Y los de detergentes? Qué gran imagen dan de las mujeres... ¿Y qué os parece que la voz "sabia" de todos los anuncios televisivos sea masculina? Si nos pusiésemos a censurar, nos quedaríamos con Punset y poco más.

Lo de Dolce & Gabbana no es un problema de "sexos", es un problema erótico. Si es que cuando un anuncio tiene algún matiz erótico, nos levanta numerosos fantasmas debido a nuestra fobia erótico-sexual. Y lo mejor de todo es que lo justificamos con los niños; si nos molesta que alguien haga top-less: "es por los niños", si nos molesta que haya prostitutas en nuestra calle: "es por los niños", si nos molesta una película en donde salen cuerpos desnudos: "es por los niños"...

Aunque no lo queramos reconocer, nuestra valoración del sexo-erotismo sigue intoxicado con un halo de perversión, vicio, dominación y agresividad. ¿No estás de acuerdo? Pues contéstame, por favor:

- ¿Por qué retiran el anuncio de Dolce & Gabbana cuando es simplemente una imagen ficticia? Si retiran ese anuncio, ¿no tendrán también que retirar todas las películas donde aparezca algún maltrato o agresión a una mujer? ¿Y en las que haya agresiones a los hombres? ¿Prohibirán todas las películas donde se agreden hombres entre sí (las de acción, bélicas...)? ¿Y las películas pornográficas, las prohibimos también? Y si analizásemos los cuentos infantiles, asustados nos quedaríamos con muchos de ellos...

- ¿Por qué tenemos tanto miedo a que los niños vean imágenes eróticas? ¿Tan malo es el erotismo? ¿En cambio por qué no nos preocupa que los niños vean en el telediario imágenes de agresiones y accidentes, series en donde personas se agreden tanto física como verbalmente, o programas de media tarde en donde el respeto brilla por su ausencia?

- ¿Por qué nos da miedo hablar de sexo con los niños? ¿No es algo bueno y natural?

- ¿Por qué una imagen en donde se ve los genitales es para adultos, y en cambio una en donde se vea (por ejemplo) las rodillas es "para todos los públicos"?

- ¿Por qué el que entiende algo en el sentido erótico-sexual, es un "mal-pensado"? ¿Por qué el buen sentido de la palabra es el que no se refiere a lo erótico?

- ¿Por qué si te gusta mucho el sexo eres un enfermo, y si te gusta mucho el fútbol eres "aficionado al deporte rey"?

- ¿Qué ha estudiado Amaranta? ¿Será educadora, sexóloga o ambas cosas?

Dudas y más dudas...

Increíble pero cierto

Lo han conseguido. Dolce & Gabbana ha retirado en España el anuncio de la polémica, aunque aseguran que lo mantendrán en el resto de países (pincha aquí para leer la noticia). Pero lo mejor de todo esto es la colección de declaraciones que hemos podido contemplar estos días. Sin desperdicio:

- Observatorio de la Imagen del Instituto Español de la Mujer: "El anuncio incita a la violencia contra las mujeres y de él puede deducirse que es admisible la utilización de la fuerza como un medio de imponerse sobre las mujeres. Este tipo de imágenes supone el refuerzo de actitudes que hoy día son un delito, atentan contra los derechos de las mujeres y denigran su imagen."

- La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha demandado al fabricante de moda italiano Dolce & Gabbana que retire el anuncio por mostrar una imagen de violencia machista.

- Los Verdes: "Nos dirigimos a la firma ‘Dolce&Gabbana', para pedirle que retire la polémica campaña publicitaria donde un hombre reduce a una mujer cogiéndola por las muñecas mientras cuatro hombres más observan pasivamente, por incitar a la violencia de género y sexual, todo ello, además, mezclado con el consumo de alcohol, tal como se puede observar en el modelo que aparece al fondo y a la derecha de la fotografía. El caso que ahora denunciamos no es más que la continuación de una actitud provocadora, totalmente irresponsable y/o inconsciente."

- Montserrat Comas (presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica): "El spot vulnera los derechos humanos y es inadmisible."

- Enriqueta Chicano (presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas): "Los modistos han tratado de que se vea normal lo que no debe ser normal".

Dolce & Gabanna ha asegurado que la campaña publicitaria seguirá en el resto del mundo, siendo España el único país en donde se retire. Dicen que "España se ha quedado un poco atrás". Qué moderados; "un poco" dicen...

Así que nada, cuidadito con lo que hacéis en vuestros encuentros erótico-sexuales, a ver si vais a atentar contra los derechos de las mujeres o a denigrar su imagen. Nada de cogerla por las muñecas ¿eh? Ah chicas, y nada de fantasear con más de un hombre, que eso vulnera los derechos humanos y es inadmisible. Es que mira que ver normal lo que no es normal...

Desnudos y anormales


(...)
El problema no lo tiene la persona que se desnuda. Todos nos desnudamos como mínimo una vez al día. El problema está en la mirada del que se sorprende, que ofendido ante el cuerpo desnudo proyecta su angustia en el que lo exhibe. Así es como la persona considerada rara y digna de estudio periodístico es el desnudo y no el espectador sorprendido. El debate no se centra en el espectador o periodista que juzga anormal que una persona se quite la ropa, sino en la idoneidad del desnudo y en el hábito del que lo practica. Esta incapacidad de mirarse a uno mismo y darse cuenta de que el problema está en la mirada y no en el acto, es uno de los síntomas del giro conservador de nuestro pensamiento.

La moral conservadora siempre estuvo preocupada por cohesionar al grupo a partir de lo considerado normal. El conservador aborrece lo heterogéneo y se esfuerza por establecer un canon de normalidad que colisiona con la preciosa variedad de formas que nuestra especie es capaz de generar. El ser humano, imitando a la naturaleza, no deja de inventar formas de expresarse, de organizarse socialmente, de entenderse sexualmente, de construirse identitariamente, y en esa creatividad se realiza. ¿Por qué enfrentar este deseo de libertad a una abstracción tan restrictiva como la normalidad? Considerar que algo es anormal parte de la presunción de la propia normalidad pero ¿son normales nuestras vidas? ¿Es normal ser varón, heterosexual y patriota? ¿Es normal mirar desconfiado al que se desnuda o a la que se prostituye tras el campo del Barça?

Hace 2500 años el precepto de Delfos invitaba a los griegos a conocerse a sí mismos. Ya entonces Sócrates mientras paseaba comentaba a Fedro, “en lugar de intentar explicar [lo extraño], yo me observo a mí mismo”. En estos tiempos en los que los anormales son siempre los demás, sean actores, terroristas, maricas, putas, enfermos, delincuentes o moros, recordar el precepto de Delfos allanaría el camino. (...)

Roger Bernat, 16/02/2007

Eso te pasa por ser madre

"Miss Cantabria 2007 pierde la corona por tener un hijo de tres años". Esta noticia, aparecida entre otros periódicos en el Diario Montañés y en El País, ha indignado a la opinión pública alzándose gritos a favor de la cántabra y en contra del concurso. Ángela, que así se llama la ex-ganadora, ha denunciado al certamen de Miss España porque considera que la decisión de desposeerla del título es inconstitucional.

Personalmente no tengo ni idea lo que dirán los jueces, y desconozco si la decisión es inconstitucional o no (ella firmó un contrato en donde lo ponía), pero me sorprende el revuelo que se ha montado. Me recuerda a cuando la gente estaba indignada porque la Iglesia había tomado la decisión de seguir sin aceptar el uso del preservativo, a pesar de las presiones que estaba recibiendo en esos momentos por parte de la sociedad. También me recuerda a cuando a la gente de izquierdas le hierve la sangre cuando ve que la derecha hace política de derechas, y lógicamente defiende sus ideales de derechas, como puede ser manifestarse en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Asumámoslo; los certámenes de belleza son éticamente abominables. Patrones a años luz de un cuerpo saludable, estereotipos que provocan complejos y numerosos problemas psicológicos a las mujeres, discriminaciones de todo tipo, referencias enfermizas que provocan graves problemas alimenticios e incluso muertes, corrupción, millones de euros para empresarios sin escrúpulos, modelos manipuladas y maltratadas... ¿De verdad pensáis que lo más grave es que no permitan concursar a madres?

Al igual que la derecha o la iglesia nunca serán progresistas, los certámenes de belleza nunca serán justos y dignos.

Andrerastas y ginerastas

Andrerasta: Que siente deseo, atracción y enamoramiento por los hombres.

Ginerasta: Que siente deseo, atracción y enamoramiento por las mujeres.

Estos dos términos por ahora exclusivamente se utilizan en el campo de la sexología y, por muy mal que os suenen, son términos que los sexólogos esperamos que con el tiempo sustituyan a los términos "homosexual" y "heterosexual". Pero ¿por qué?

Los términos "homosexual" y "heterosexual" determinan si las personas hacia las que sientes deseo son de tu mismo sexo o en cambio son del sexo opuesto, incluyéndose en el mismo término personas que tienen diferente orientación del deseo erótico. Vamos, que es homosexual alguien que le gusta las tías (si es tía) y también alguien que le gusta los tíos (si es tío). En cambio, dos personas que coinciden porque a ambos les gustan las tías, puede que una de ellas sea homosexual y la otra persona sea heterosexual (si una es chica y el otro chico).

Razones por las que debemos utilizar estos nuevos términos:
1.- Si hablamos de la orientación del deseo, debemos diferenciar los tipos de orientación de deseo que existen. No tiene sentido el resaltar si las personas que deseamos coinciden con nuestro sexo o no.
2.- Las causas que hacen que a mí me gusten las tías (siendo hombre) y las que hacen que a una chica les gusten las tías son, según la ciencia, LAS MISMAS. Vamos, que los procesos que ginerastizan a una mujer y a un hombre son los mismos, y los que los andrerastizan también.
3.- Evitaremos utilizar términos que facilitan la discriminación, ya que así no habrá heterosexuales que puedan discriminar, ni homosexuales que puedan ser discriminados; habrá personas a quienes les gustan las tías y personas a quienes les gustan los tíos.
4.- Porque etimológicamente es lo correcto. "Andros" en griego "hombre" + la raíz "erastes" que significa "el que ama" (en sentido erótico).

Ala, pos muchos abrazos para todos los andrerastas que leen mi blog. También para los ginerastas, como no...


Ansiada felicidad...

Hoy me apetece recordar...


SIEMPRE FELICES

Todo lo que nos rodea nos exije con insistencia que debemos ser felices (además de jóvenes, guapas/os, emprendedores...). En los anuncios de la tele todos están felices, las revistas siempre sale gente sonriendo, cuando saludas es de buena educación sonreir, si tienes un trabajo de cara al público tienes que estar siempre de buen humor, con tu pareja tienes que ser siempre alegre y entretenido ("yo busco un chico que me haga reir"... ¡odiosa frase!), etc. La felicidad es uno de los muchos sentimientos que todo ser humano es capaz de sentir, un sentimiento agradable y reconfortante. Pero ¿qué sucede con el resto de sentimientos? ¿Qué sería de nuestra vida si en todo momento fuésemos felices?

Cuando estamos viviendo un momento de felicidad, es una sensación que nos resulta tan agradable porque sabemos lo que es no vivirla. No es posible estar "siempre feliz", ya que el ser humano está programado para insensibilizarse ante el mismo estímulo. Vamos, que si a ti te toca la quiniela, puede que vivas un momento (o una etapa) de gran felicidad, pero Bill Gates por ejemplo, que cobra al mes bastante más de lo que tú ganarías con tu quiniela, no salta de alegría cada vez que ve un ingreso multimillonario, simplemente porque ya está acostumbrado (insensibilizado). El somalí que consigue hacerse con un saco de arroz vivirá momentos felicísimos mientras lo come, probablemente sienta una felicidad mucho más intensa que la que tú ahora mismo estás sintiendo mientras lees este blog desde tu ordenador, con la nevera rebosante de deliciosa comida.

Por ello, es necesario que a veces estemos tristes. La tristeza, al igual que la felicidad, es un sentimiento que todo ser humano es capaz de sentir, y estamos preparados genéticamente para sentirlo en infinidad de ocasiones a lo largo de nuestra vida. El estar tristes es algo necesario, y debemos asumirlo y vivirlo cuando nos suceda. Por suerte, el tiempo y los apoyos adecuados nos suelen ayudar a superar nuestra tristeza pasajera, y volver a vivir los momentos felices que tanto deseamos. Momentos de tristeza, necesidad, esfuerzo, desilusión... nos ayudarán a disfrutar y sentir con mucha mayor intensidad los buenos momentos de la vida.

(Post escrito por SEXÓLOGO el 9-10-06)

Los gays son de izquierdas

¿Te parece absurdo el título de este post? Lógico, no esperaba menos... Es la nueva "perla" con la que nos ha deleitado desde Italia el señor Silvio Berlusconi. Vamos, que para este gran político la orientación del deseo erótico-sexual va estrechamente unido a la ideología política. Mira que había oído patrones sociales asignados a las personas homosexuales, pero nunca uno como éste...

Pincha aquí para leer la noticia.

La abuela de Amanda

Curioseando por la red, vuelvo a caer en el blog de Voyeur, y vuelve a fascinarme otro post de Amanda. El post me recuerda al de ¿Me caso enamorado? que escribí hace tiempo, pero Amanda además profundiza en otros aspectos. A continuación pego parte de su post:

Mi abuela sigue, muy a su pesar, viva a los 92 años. Digo “muy a su pesar” porque ella era la mujer más digna que he conocido jamás.

El día en que me casé, me llevó a un rincón apartado y me dio un sobre con dinero, Después me dijo:
–Cometes un error, pero al menos pégate un viaje de novios que provoque la envidia de todos.
–¿Por qué me dices que cometo un error? ¿Ni siquiera el día de mi boda puedes ser un poco cursi y decir cosas como “que seáis muy felices”?
–Es que estás enamorada, nena, y casarte enamorada va a llevarte directamente al divorcio.

Me costó años entender aquella frase y muchas otras made-in mi abuela, pero la jodida tiene (o tenía) más razón que un santo. Y es que el matrimonio nunca fue ideado ni creado sustentado en las emociones, sino en la racionalidad.

Durante siglos, hombres y mujeres se han casado como mero objetivo lucrativo. En la pareja, el objetivo tenía objetivos secundarios del tipo “descendencia” o “territorialidad”. El amor no tenía nada que ver con aquello, hasta que hace unos años, no tantos, empezó a liarla.

Y es que la pasión mata la pareja, tal cual lo digo, tal cual lo pienso. Porque la pasión conlleva la decepción, los celos, la posesión, la inquietud, la inseguridad y un largo bla bla de emociones negativas y destructivas para la pareja.

Si nos casáramos con un buen amigo, con quien nos lleváramos especialmente bien, para tener niños, ir al cine los domingos, y acudir a todas las bodas, bautizos y comuniones en que fuéramos invitados, pero hacia quien no sintiéramos ningún tipo de amor (y fuéramos correspondidos de igual manera), nos iba a importar un bledo que volviese a las cinco de la mañana todo mamao, o se follara a la vecinita del quinto.

Del mismo modo, a él se la sudaría que nos arreglásemos para salir a ligotear los viernes por la noche con nuestras amigas, chateásemos de madrugada o confesáramos estar enamoradas del último becario que ha entrado en el hospital. Seríamos la pareja perfecta. Dividiríamos los costes y multiplicaríamos los beneficios. Consensuaríamos la educación de los niños, y nos daría igual tener o no orgasmos con él. Eso sí, buen entendimiento, objetivos comunes, respeto total, y ni un solo día de “¿Por qué cojones está echando barriga?” o “¿Es este el hombre con quien me casé enamorada?”

La figura del amante ha sido durante cientos de años, una realidad necesaria para el entendimiento de la pareja, para el matrimonio: el amor se vivía fuera de casa y dentro se vivía lo que se tenía que vivir. Los que se enamoraron acabaron retándose en duelo con los amantes y muertos o asesinando. Los que no, vivieron matrimonios para toda la vida, disfrutando igualmente del amor, sin las inconveniencias de la monotonía y la rutina y sobre todo, sin la tontería esa de las expectativas que nunca se cumplieron.

Pero como ahora nos ha dado por quererlo todo, vamos dando bandazos de lado a lado de nuestras emociones y jodiéndonos la salud mental. Queremos trabajar, tener hijos, amar, ser amigos, tener un sexo fabuloso, ser libres, estar acompañados, comprar muchas cosas, tener tiempo libre, hacer deporte, estar buenísimos, ser comprendidos, ser envidiados, ostentar, discutir, ser felices… y todo esto en un el marco del matrimonio. Pero claro, no queremos que nos pongan los cuernos, no queremos que nos digan lo que tenemos que hacer, no queremos aburrirnos, no queremos ser infelices, no queremos sufrir, ni decepcionarnos, ni perder de vista las mariposillas del estómago al cabo de unos años.

Mi abuela fue perfectamente feliz. Se casó con un hombre bien, hizo lo que le dio la gana toda su vida, cogió un par de chachas para que le limpiaran la casa y se lo pasó bomba con mi abuelo que era un cachondo. Y se enamoró de tres o cuatro hombres a lo largo de su vida, sin que aquello supusiera problema alguno en su pareja. Con él tuvo hijos, y tuvo estabilidad, y tuvo prestancia y dignidad. Y con sus amantes tuvo amor.

¿Buscar culpables o soluciones?

Cuando tenemos un malentendido, un conflicto, una discusión o cualquier tipo de problema relacional-convivencial, tendemos a buscar primero culpables. Una vez que hemos determinado quién es el culpable y quién el inocente, ya nos ponemos a trabajar en la búsqueda de posibles soluciones. ¿Es esto lo más conveniente? No soy muy partidario de esta forma de actuación, ya que muchas veces nos atascamos en el primer paso, siendo realmente difícil determinar quién es el culpable.

Lo veremos más fácil en un ejemplo: Una pareja que convive hace años, tiene un pequeño conflicto con el tema de las tareas domésticas. Él, a quien le tocaba limpiar la cocina, realiza la tarea en poco más de media hora. Ella, que entra en la cocina poco después de su limpieza, ve varias cosas sin limpiar y no le gusta nada. El conflicto que se genera es poco productivo porque la búsqueda del culpable no llega a fraguarse correctamente; para ella el culpable es él porque no limpia como debería, y para él la culpable es ella porque tiene una novia obsesionada con la limpieza. Podéis imaginaros como acaba la discusión...

La búsqueda de culpables suele ser muy poco productivo porque no aporta grandes beneficios y en cambio suele dificultar la solución del conflicto. Más que nada porque es necesario que alguien asuma su "culpabilidad", algo difícil de conseguir por las diferentes visiones de la realidad que tenemos. Vamos, que en el ejemplo anterior ninguno de los dos son culpables, y los dos lo son al mismo tiempo. La diferencia es la diferente perspectiva con la que se ve el problema, las "gafas" de la visión de ella por un lado, y las "gafas" de la visión de él por otro. Y ninguno de los dos está equivocado...

Mi recomendación es saltarse el primer paso y centrarse siempre y desde el primer momento en la búsqueda de soluciones. Vamos, que si a mí me molesta algo de mi pareja, es más que conveniente que afrontemos la solución del problema, pero sin intentar determinar ningún culpable. En el ejemplo anterior: deben hablar de cómo consideran que se debe limpiar la cocina, cuáles son lo mínimos, cuales son limpiezas "extras" consideradas opcionales, y acordar las pautas para evitar reproches y malas caras. Y recordad; siempre con mucha asertividad y empatía...

Estudiar Sexología (1)

¿Quieres ser sexólog@? Bueno, por petición popular, voy a explicar como va lo de la formación en sexología.

En España no está reconocida la carrera de Sexología como tal, a diferencia de algunos vecinos europeos. En España para ser sexólog@ tienes que ser diplomado o licenciado y hacer los postgrados necesarios en alguna de las Universidades que imparten esta titulación. Las Universidades en realidad lo único que hacen es reconocer y validar dicha titulación, siendo los propios centros de sexología los que se curran toda la formación. Ante este vacío educativo-legal-profesional, la asociación que se encarga de regular de la forma más profesional posible la formación y la práctica sexológica es la AEPS.

La calidad de los centros de sexología es determinante para que la formación que recibas sea la idónea y para que la titulación sea reconocida y valorada. Hay algún centro que se dedica más a hacer publicidad y a hacer ruido con el único objetivo de sacar dinero, cuanto más mejor, en lugar de preocuparse de realizar una investigación y formación sexológica de calidad.

Hoy en día puedo asegurar que en España hay dos centros que mayor reconocimiento tienen y que su formación es la más completa con los docentes más importantes y reconocidos de nuestro país. Estos son:
- Instituto Espill (Valencia): Master de dos años con título reconocido por la Universidad de Valencia. 6ª edición.
- INCISEX (Madrid). Postgrado de dos años con título reconocido por la Universidad de Alcalá (Madrid). 73ª convocatoria.

El resto de centros que imparten formación sexológica o no los conozco o su calidad es muy cuestionable. Para evitar que nadie se enfade, no diré los que conozco y no me gustan... Si alguien quiere más información puede escribirme a mi correo: sexoconsultas@hotmail.com

Hace tres años la Universidad de Almería se inventó una carrera de segundo ciclo denominada "Licenciatura en Sexología". Este título no ha estado nunca reconocido por el Ministerio de Educación, por lo que la Universidad no tuvo más remedio que considerarlo como un "título propio" de la Universidad de Almería. No sé si por problemas legales o por dificultades de otro tipo, este título ha desaparecido de dicha universidad y se ha reconvertido en un Master Universitario en Sexología (igual que los dos que he comentado anteriormente). Vamos, que como ya he dicho antes, los Diplomados o Licenciados en Sexología con título español NO EXISTEN.

De todas formas con la nueva reforma bestial que va a sufrir nuestro sistema universitario debido al Espacio Europeo de Educación Superior, la formación universitaria está en el aire. Probablemente la Sexología se quede en formación de postgrado, al igual que se imparte ahora, sin que haya grandes cambios.

Para ejercer de sexólog@ y abrir una centro donde se ofrezca asesoramiento y/o terapia sexual y de pareja, no hay ningún control ni impedimento legal. Yo conozco médicos sin formación sexológica que ofrecen terapia sexológica y de pareja. También conozco licenciados en pedagogía que son sexólogos (con su título de postgrado) que también viven de la consulta sexológica privada. Y ninguno de ellos está incumpliendo la ley, siempre que cumplan con sus deberes con hacienda.

RESUMEN: ¿Quieres ser sexólog@? Estudia una carrera y haz un postgrado en Sexología de dos años en un centro que ofrezca titulación reconocida por una Universidad. Y prepárate para soltar mucho dinero...
.
Si quieres completar esta información con datos actualizados: "Estudiar Sexología (2)"

Relaciones completas

Estoy ya un poco harto de oír el término "relaciones completas" para hacer referencia a las relaciones eróticas con coito. ¿Qué pasa, si no hay coito no son completas? ¿Por qué? Y si es el sexo oral lo que no se practica, ¿entonces sí son completas? Dios, lamentable... Me recuerda la frase aquella de "no serás mujer completa hasta que X te la meta" (sustituir X por el nombre de un chico de buen ver). Luego claro, la gente obsesionada con la penetración: "No llego al orgasmo con el coito", "a la hora de penetrar pierdo la erección", "me duele cuando me la mete", "es que es meterla, y me corro al momento, no aguanto nada"...

Las relaciones eróticas pueden ser igual de completas con coito o sin él, al igual que pueden ser igual de completas con sexo oral o sin él. Exterminaría el término "relaciones sexuales completas" y me quedaría con el término "relaciones eróticas", sin apellidos, las cuales pueden ser más satisfactorias o menos, puede haber orgasmo/s o no, pueden estar constituidas por diferentes prácticas eróticas...

Entiendo que la gente que no tiene estudios o conocimientos sexológicos caiga en el error de hablar de relaciones completas, pero que lo utilicen pseudo-profesionales de la sexología me hierve la sangre. Y hablo de "pseudo-profesionales" porque no son sexólogos. Aunque sea duro admitirlo, en el campo de la sexología es por desgracia donde más intrusismo laboral hay (junto a la fisioterapia), denominándose "sexólog@" cualquier profesional sanitario o cualquier psicólogo que tenga ciertos conocimientos sexológicos. Pero ¿qué son "ciertos conocimientos"? ¿Haber leído a Kaplan? ¿Haber hecho un cursillo de 10 horitas? ¿Haber cursado en la carrera la asignatura optativa "Sexualidad Humana"?

Los sexólogos de verdad (diplomados o licenciados con un mínimo de 2 años de estudios de postgrado en Sexología) enseguida "pillamos" a los falsos sexólogos con errores de este tipo. Por cierto, que sepáis que anda suelta por los medios de comunicación una chica muy famosa que se hace pasar por sexóloga y no tiene ninguna formación sexológica reconocida oficialmente. ¿Era vuestra sexóloga de referencia? Pues mala suerte; sólo es una psicóloga que hizo sus prácticas universitarias en un centro de planificación familiar. Buena comunicadora sí que es, sin duda, y conocimientos sexológicos tiene, cierto, pero no es sexóloga. Y claro, de vez en cuando mete la pata hasta el fondo, y algunos nos damos cuenta...