¿Buscar culpables o soluciones?

Cuando tenemos un malentendido, un conflicto, una discusión o cualquier tipo de problema relacional-convivencial, tendemos a buscar primero culpables. Una vez que hemos determinado quién es el culpable y quién el inocente, ya nos ponemos a trabajar en la búsqueda de posibles soluciones. ¿Es esto lo más conveniente? No soy muy partidario de esta forma de actuación, ya que muchas veces nos atascamos en el primer paso, siendo realmente difícil determinar quién es el culpable.

Lo veremos más fácil en un ejemplo: Una pareja que convive hace años, tiene un pequeño conflicto con el tema de las tareas domésticas. Él, a quien le tocaba limpiar la cocina, realiza la tarea en poco más de media hora. Ella, que entra en la cocina poco después de su limpieza, ve varias cosas sin limpiar y no le gusta nada. El conflicto que se genera es poco productivo porque la búsqueda del culpable no llega a fraguarse correctamente; para ella el culpable es él porque no limpia como debería, y para él la culpable es ella porque tiene una novia obsesionada con la limpieza. Podéis imaginaros como acaba la discusión...

La búsqueda de culpables suele ser muy poco productivo porque no aporta grandes beneficios y en cambio suele dificultar la solución del conflicto. Más que nada porque es necesario que alguien asuma su "culpabilidad", algo difícil de conseguir por las diferentes visiones de la realidad que tenemos. Vamos, que en el ejemplo anterior ninguno de los dos son culpables, y los dos lo son al mismo tiempo. La diferencia es la diferente perspectiva con la que se ve el problema, las "gafas" de la visión de ella por un lado, y las "gafas" de la visión de él por otro. Y ninguno de los dos está equivocado...

Mi recomendación es saltarse el primer paso y centrarse siempre y desde el primer momento en la búsqueda de soluciones. Vamos, que si a mí me molesta algo de mi pareja, es más que conveniente que afrontemos la solución del problema, pero sin intentar determinar ningún culpable. En el ejemplo anterior: deben hablar de cómo consideran que se debe limpiar la cocina, cuáles son lo mínimos, cuales son limpiezas "extras" consideradas opcionales, y acordar las pautas para evitar reproches y malas caras. Y recordad; siempre con mucha asertividad y empatía...

1 comentario:

Polix dijo...

Lo dicho es cierto, pero no solo en el ambito familiar sino tambien en el laboral... me pasa a diario, pero esa actitud merma a mi equipo, la tengo yo, y no hay mayor juez de esa actitud que yo mismo, me siento mal porque acabo de tenerla y la critico, pero la veo en mi, ¿como mejoro?, ¿como soy mejor encargado de trabajo?... es dificil... es una lucha.. ¿corresponde disculparse? o es que se reclama que el trabajo no se haya hecho como debiera... definición de responsabilidades
Me apoyo en la parte espiritual, me apoyo en poder mejorar, la esperanza de tener un mejor mañana, de no volver a repetir tal actitud, de ser equipo, de afrontar lo que venga juntos, no buscando culpables... sino soluciones.

Pensando y releyendo lo escrito, debe partir de una actitud individual, estar bien con uno mismo es estar conciente de lo que pasa, mas sencible con los propios sentimientos, emociones, actitudes y dialogo interno.