¿Por qué será?

Una pareja acude a terapia por un problema de vaginismo. Vaginismo es la contracción involuntaria de los músculos vaginales cuando se va a practicar el coito, impidiendo la penetración o haciendo que ésta sea realmente dolorosa. Vamos, que cuando se intenta penetrar, la vagina se cierra y no hay manera. Esta pareja no cumplía el perfil de la mayoría de parejas con problemas de vaginismo; ella era responsable, decidida, echada pa'lante, con mucha personalidad y sin temor a nada. Él en cambio era un buenazo, preocupado por el placer de su pareja, romántico, complaciente...

Él, como ya se había informado, sabía que el vaginismo solía ser una cuestión de nervios, presión, tensión y falta de lubricación debido a una escasa estimulación. Por ello él dedicaba largas sesiones a estimular a su mujer, suavemente, diciéndole cosas bonitas, masajeándola, acariciándola... Todo muy despacio y muy bonito y romántico para que ella se relajara y se fuese excitando, y por consiguiente, lubricando. Pero nada, no había forma; si el pene intentaba entrar, la vagina se cerraba por banda.

La pareja no estaba especialmente preocupada por el problema de vaginismo, y menos él, que se dedicaba en cuerpo y alma a complacer sexualmente a su mujer a través de los masajes, caricias, masturbación, sexo oral... Para él lo importante era ella y su placer, y el coito era prescindible. Ella en cambio ya empezaba a mosquearse un poco, porque quería probar el coito pero no era capaz.

La solución a este caso nos dará pie para iniciar un interesante tema que dará mucho que hablar. ¿A qué se debía la dificultad de esta pareja? ¿Cómo se solucionó? ¡Hagan sus apuestas señoras y señores! Escribid un comment con lo que pensáis del tema.

(Ah, y si me conocéis y ya os he contado el caso, no digáis la solución; con un "yo ya me lo sé" será suficiente...)

[Continúa en el post ¿Qué les gusta a las mujeres?]

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues igual lo que ella necesita no es precisamente lo que el está hacienso, o más bien cómo lo está haciendo... Tantas caricias, masajes, romanticismo... no tiene por qué ponernos a todos.

Anónimo dijo...

Añado: y tanta preocpuación por parte de él, puede tener un efecto negativo en ella...

j dijo...

no tengo ni idea. pero por las personalidades me recuerda a mi ex (estuvimos 5 años juntos) y a mí. nunca llegué al punto del vaginismo pero sí a un aburrimiento que hacía que no me lubricara lo suficiente y todo eso.
en mi experiencia, mi ex era demasiado monótono en sus prácticas y por eso había dejado de gustarme, aunque de eso me dí cuenta tiempo después e intenté cambiar las cosas pero él, pobre, incluso con toda la buena intención, ya no había remedio. se esforzaba a veces un poquito pero en definitiva era sieeempre lo mismo... además me estresaba tener que ser siempre yo la que innovara. y que él me buscase cuando sabía lo que había también me estresaba. el sexo se había vuelto más bien un "trámite" que para disfrutar. boooom! over.
además empecé de muy joven con él (20) y bueno, al principio todo eran fuegos artificiales y luego "y qué más hay?".

pues quizás les pasó algo así. o no...

Anónimo dijo...

http://www.lavanguardia.es/gen/20070321/51314106461/noticias/asaltan-la-sede-de-la-asociacion-contra-malos-tratos-miriadas-en-huelva-y-dejan-pintadas-con-amenazas-policia-judicial.html

http://noticias.ozu.es/noticia.php?id=20070321111952

Hidra dijo...

mmmmmmmmmm.... primero habría que descartar las causas orgánicas, una vez descartadas pasamos a las psicológicas , y se me ocurre que igual está traumatizada por el tamaño de pene de su marido.
También puede ser por sentimiento de culpabilidad, le ha puesto los cuernos a su marido y ahora no soporta los remordimientos y su cuerpo rechaza la penetración.

Sonrisas, ya nos contarás .

Basileia dijo...

A mí me tocó vivirlo.

Estoy deseando que lo cuentes, a ver si se asemeja en algo con lo mío.

Besotes.

Lolita dijo...

la mujer se buscó un amante ¿? y follaron felices comiendo perdices...


1besito, Lolita.

www.blogs.ya.com/lolitaenelsigloxxi