Gestionando deseos (1)

Los deseos es algo completamente incontrolable; sentimos diferentes deseos por algo o alguien y no podemos evitar sentirlos, por mucho que nos lo propongamos. Lo que sí podemos controlar son nuestras conductas, nuestras acciones, nuestra forma de actuar en relación a dichos deseos. Un par de ejemplos:

1.- Muchas madres (por no decir todas) en numerosas ocasiones sienten verdaderos deseos de dar una bofetada a su hijo. Estas madres no pueden controlar el sentir o no dicho deseo (si pudiesen seguro que la mayoría harían lo posible por no sentirlo), pero lo que sí pueden controlar es el darle la bofetada o no dársela.

2.- Ahora que llega el verano, muchos nos cortaremos en satisfacer nuestro deseo de comer chocolate. Por mucho que nos empeñemos en no desear comerlo, no habrá nada que hacer. Pero con un poco de fuerza de voluntad conseguiremos controlar nuestra conducta, y podremos evitar comer la dulce tentación. ¿Dejar de desearlo? Imposible...

Tenemos que tener cuidado y nunca condenar los deseos que podamos sentir. El sentir deseos es algo bueno, algo que enriquece nuestra calidad vida, algo beneficioso y cultivable. El desear es bueno SIEMPRE, y no tenemos porqué dejar de desear nada.

En cambio sí que hay muchas conductas que podemos catalogar como "malas". Algunos deseos mal gestionados pueden llevarnos a actuar de cierta manera que no sea bueno para nosotros, o que no sea bueno para los demás. El no aceptar ciertos deseos, el no entenderlos o el no canalizarlos correctamente puede provocar una conducta realmente negativa.

DEBEMOS APRENDER A GESTIONAR NUESTROS DESEOS, no a cambiarlos o a eliminarlos. Nadie es mejor o peor persona por los deseos que siente, en cambio nuestras conductas sí que dicen mucho de nosotros.

Todo lo que he escrito es importantísimo cuando lo aplicamos al mundo del sexo y el erotismo. ¿Os imagináis por dónde voy? El próximo día más y mejor...

[Continúa en el post Gestionando deseos (2)]

Me voy de fiesta

Tenía pendiente hacer un pequeño análisis de una de las canciones que están ahora de moda entre los adolescentes: "Me voy de fiesta". Es curioso ver los valores tan interesantes y enriquecedores que se trasmiten en esta canción de Fidel Castillo, algunos de ellos ya comentados en este blog. Veamos:

Yo quiero salir, y reír, y vivir,
como un pájaro volar y nunca parar.
(Esta chica se ha inspirado en la canción Txoria Txori, seguro...)

.Quiero descubrir otra realidad,
poderme equivocar y nunca mirar atrás.
(¿A qué se refiere con "descubrir otra realidad"? ¿Hablará de una cuarta dimensión? ¿Será algo todavía más complejo tipo Matrix? ¿O es que le han hablado del interesante periódico "Otra Realidad"?)

Yo lo que quiero es irme de fiesta,
con mis amigos, con mis amigas.
Lo que quiero es ponerme maquillaje,
ponerme sexy y provocarles.
(Esta chica es andrerasta...)

Yo lo que quiero es irme de fiesta,
y divertirme, pasarlo en grande.
Lo que quiero es sentirme libre,
besar a un chico, o emborracharme.
(¿Para qué más? Fiesta, amigos, provocar, pillar, borrachera... ¡Viva la libertad!)

Lo que quiero es vivir mi vida,
y ser mujer, y no una niña,
y yo no quiero, no pueden retenerme,
yo soy joven, y soy rebelde.
(Está claro; está chica es toda una mujer, y no una niña. Desborda madurez por todos lados... Y cuidadito con intentar retenerla ¿eh? ¡Que es joven y rebelde!)

Esta noche, la noche no se acaba,
esta noche vuelvo de mañana.
(Ni se te ocurra volver antes de que salga el sol ¿eh? A ver si vas a perder unos puntos de madurez o de rebeldía por ello...)

Esta noche sé que te molesta,
cojo mis cosas y me voy de fiesta.
(¡Eso es; aunque le moleste, coge tus cosas y vete de fiesta! Esta chica se ha leído mi artículo de los celos, seguro... Porque se refiere a su novio, ¿no? Pero si tiene novio, ¿por qué dice que quiere "besar a un chico o emborracharse"? ¿Será que tienen una relación liberal? ¿Entonces qué es lo que le molesta a su novio? No entiendo... Ah, por cierto, ¿qué cosas coge para irse de fiesta? Será el kit de maquillaje, los condones y esas cosas, ¿no?)

Yo quiero salir, yo quiero reír,
yo quiero volar como un pájaro aaah...
Yo quiero decidir como he de vivir,
quiero controlar otra realidad.
(Pues no se chica; yendote de fiesta, maquillándote, emborrachándote y trasnochando no sé si será suficiente para controlar esa enigmática "otra realidad"...)

Lo dicho, valores que no tienen desperdicio...

Me han insultado

Es cierto que este post no tiene nada que ver con la sexualidad. Es cierto que tampoco tiene nada que ver con el erotismo. Y menos con las relaciones de pareja. Puede que tenga algo que ver con la psicología y las relaciones humanas, aunque poquito. Pero no he podido evitar escribir sobre ello.

Ayer me sentí duramente insultado. Ayer una persona no ha sido nada asertiva, y tampoco ha tenido nada de empatía. Ni conmigo ni con millones de personas.

Ayer en un mitin del PP en Zaragoza, el presidente de honor de dicho partido dijo lo siguiente: "Cada voto que no vaya al PP será un voto para que ETA esté en las instituciones". Así que el presidente de honor del PP ha dicho que cada persona que no vote al PP será cómplice de ETA.

Como yo no voy a votar al PP, este señor está diciendo que soy "cómplice de ETA". El presidente de honor del PP dice que las millones de personas que no votemos al PP estaremos colaborando con ETA. Yo me he sentido gravemente insultado. ¿Y tú?

El PP a través de su presidente de honor ha insultado a millones de personas. No te quedes con los brazos cruzados. Este domingo, ¡VOTA!

Orgasmo femenino

Otra de las dudas más habituales de la página Consultas Sexuales hace referencia al orgasmo femenino. Mujeres que no llegan al orgasmo, que les cuesta, que quieren llegar más rápido, que no lo han sentido nunca... Unas importantes anotaciones al respecto:

1. El orgasmo nunca debería ser el objetivo de las relaciones erótico-sexuales. Cuando decides hacer un viaje a Paris para ir a ver la Torre Eiffel, ¿cuál es el objetivo principal, ver la torre o disfrutar del viaje? Pues con el erotismo y el orgasmo pasa igual; el orgasmo puede ser un final muy agradable de un viaje divertido y satisfactorio, pero no es imprescindible. Vamos, que si por cualquier cosa al final no puedes subirte a la Torre Eiffel, tampoco pasa nada, ¿no? Mientras hayas disfrutado del viaje...

2. La vagina tiene muy pocas terminaciones nerviosas, por lo que para muchas mujeres es muy difícil e incluso imposible llegar al orgasmo sólo con la estimulación vaginal. ¿Sabéis que 7 de cada 10 mujeres no es capaz de llegar al orgasmo mediante el coito? ¿Sabéis que casi ninguna mujer se suele masturbar introduciéndose algo por la vagina? ¿Sabéis que hay muchísimas parejas que aseguran tener una vida erótico-sexual muy satisfactoria y nunca o casi nunca practican el coito? Esta realidad choca frontalmente con una idea coitocéntrica (centrada en el coito) de la sexualidad, haciendo que muchas mujeres crean tener un problema por no llegar al orgasmo con la penetración. "Y eso que mi novio aguanta como un campeón, ahí, dándole que te pego, pero nada, que no llego..." Pues que no le de tanto al mete-saca, y que ponga a trabajar más sus manos, sus dedos o su lengua, que seguro que los resultados serán mucho mejores. Y háblale de lo fantástico que es el clítoris, le vendrá bien...

3. Cada uno de nosotros somos responsables de nuestro propio placer. Sí, es cierto que ciertas personas tienen más habilidad en la cama, hay gente que está más pendiente de lo que te gusta y lo que no, es verdad que la experiencia es un grado... pero nadie es tan responsable como tú de tu propio placer. "Es que no siento nada..." ¿Y tú que haces para que no sea así? "Es que sólo se preocupa de su placer..." ¿Y tú se lo permites?

- Es que no consigo llegar al orgasmo cuando estoy con mi novio.
- Ya, entiendo. Vamos a ver; ¿cuándo te masturbas, cómo haces para llegar al orgasmo?
- No, es que yo nunca me he masturbado.
¿Pensáis que el chico tiene la culpa de que ella no llegue al orgasmo? Esta chica quiere un novio que además de buen amante sea adivino. ¿Cómo es posible que el chico aprenda a proporcionar placer a su novia, si ni siquiera ella lo sabe? Es cierto que ella podría haber pillado con un chico experto y muy habilidoso que le hubiese hecho vibrar, pero eso no significa que el pobre chaval tenga la culpa...

Sexuación (2ª parte)

[Continuación del post Sexuación (1ª parte)]

Entonces, ¿cuál será el ladrillo que determinará si yo soy rosa (chica) o soy azul (chico)? Ahí va la respuesta... Ese ladrillo se llama "egosexuación", y es el ladrillo que hace que nos sintamos mujer u hombre. Si nuestra egosexuación es azul, nos sentiremos hombre, y por lo tanto seremos un hombre. Si en cambio es rosa, nos sentiremos mujer, y por lo tanto seremos una mujer. Nada de colores intermedios ni tonalidades diferentes, o se es hombre o se es mujer.

Este ladrillo adquiere su color rosa o azul antes del nacimiento, determinado por hormonaciones prenatales de algún núcleo cerebral. Vamos, que nacemos ya con nuestra egosexuación completamente determinada. Y casi siempre, el color de este ladrillo coincide con el color de la mayoría de los ladrillos. Por lo que si mi ladrillo de la egosexuación es azul (me siento hombre), tendré azul mi ladrillo de los genitales (tendré pene), y la mayoría de los ladrillos intersexuales serán azulados (aunque también tendré ladrillos rosados, por supuesto).

¿Pero que sucede si la gran mayoría de mis ladrillos son azules, y mi ladrillo de la egosexuación es rosa? ¿Y si tengo vulva y mi egosexuación es azul? Son casos muy poco comunes, pero existentes: estaremos ante situaciones de transexualidad.

IMPORTANTE: Un transexual será hombre si su ladrillo de la egosexuación es azul, y será mujer si su ladrillo de la egosexuación es rosa. Vamos, que si se siente mujer será mujer, aunque tenga pene y en su DNI ponga "Varón". Otra cosa es lo que digan las autoridades, las instituciones y las leyes, rebosantes de conocimientos sexológicos...

Ah, otra cosa: Desde el 16 de marzo del 2007, los transexuales ya pueden cambiar su sexo "oficial" sin pasar por quirófano, sí siendo requisito indispensable al menos 2 años de tratamiento médico para "acomodar" sus características físicas. Si quieres echar un vistazo a la ley, aprobada en el Congreso con el apoyo de todos los partidos salvo del PP, pincha aquí.

Amanda, otra vez

Aunque en algunas ocasiones (pocas) no esté del todo de acuerdo con ella, como por ejemplo en el post de llorar, la psicóloga Amanda es una auténtica crack y así lo demuestra en su último post. A continuación, las mejores frases de su artículo:

- Si en la sociedad el concepto "pareja” va unido al concepto “fidelidad” es porque nos hemos acostumbrado a ello, como si nos obligásemos a serlo con el fin que otorga: la tranquilidad de hacer lo moralmente correcto.

- La infidelidad en sí misma no es problema en una pareja y hasta resulta estimulante.

- Yo fui infiel porque no pierdo la oportunidad de pasarlo bien y porque para mí ser fiel es una solemne memez, prescindible moral y éticamente. En realidad creo que mi ética es mucho más sana, lógica y normal que la de aquellos que se reprimen porque la sociedad le ha hecho creer que eso está mal.

- Es más fácil de lo que parece: ser infiel no está mal, qué coño, es fantástico si te dejas llevar, lo que está mal, queridos míos, es contarlo. (¡Esto me suena! ¿A vosotros? ¿Sinceridad o sincericidio?)

Sexuación (1ª parte)

Permitidme el topicazo de asignar el color rosa a lo femenino y el azul a lo masculino, es simplemente para facilitar la comprensión de lo que os voy a contar. Bueno, empezamos...

Imaginemos que cada persona está formada por ladrillos, tanto física como psicológicamente. Desde lejos, sólo podremos ver a la persona de forma global; veremos una persona "rosa" (chica), o una persona "azul" (chico). No hay términos medios, sólo hay dos opciones; o es chica o es chico. Pero si nos fijamos en el color de los pequeños ladrillitos que forman esa persona, nos daremos cuenta que estos ladrillos pueden ser rosas, azules, lilas... e incluso de diferentes tonalidades, pudiendo haber colores intermedios. Si la persona es un chico, tendrá más ladrillos azulados que rosados, y al contrario si es una chica. Pero todos tenemos ladrillos de ambos colores y de diferentes tonalidades.

Esta metáfora hace referencia a nuestra sexuación. Estamos compuestos por multitud de características (ladrillos) que nos configuran tanto física como psicológicamente, haciendo de esta forma que seamos únicos e irrepetibles. Estos caracteres (ladrillos) pueden ser de dos tipos:
- Dimórficos (dos formas): Solo puede ser azul "puro" o rosa "puro". Un ejemplo de ladrillo dimórfico sería los genitales, que sería rosa si tenemos vulva, y azul si tenemos pene.
- Intersexuales: Pueden ser de cualquier tonalidad entre el rosa "fuerte" y el azul "fuerte", habiendo múltiples posibilidades entre dos extremos. Por ejemplo, la cantidad de pelo (mucho pelo = azul fuerte, poco/nada de pelo = rosa fuerte). La mayoría de ladrillos son intersexuales.

Y luego están los ladrillos que adquieren la tonalidad dependiendo de la cultura, la sociedad o la moda. El pelo largo en nuestra cultura será una característica rosa, pero en otras no. La capacidad de liderazgo aquí es un ladrillo azul, pero no en otras sociedades. El usar falda aquí es rosa, ¿y en Escocia?

Hay gente que farda por ser "muy hombre" o "muy mujer". Ellos verán, pero en este caso los extremos no son nada buenos. Si eres muy hombre roncarás mucho, tendrás muchísimo pelo por todos los lados y serás muy agresivo. Si eres muy mujer no tendrás nada de deseo erótico-sexual, tendrás voz de pito y serás tan sensible que cualquier comentario o situación podrá hundirte emocionalmente.

Debemos sentirnos orgullosos de como somos, con nuestras características particulares, nuestras "rarezas" y nuestras peculiaridades. Insisto que gracias a ellas somos únicos e irrepetibles, formándose así la riqueza de la diversidad humana. Y repito que el sexo es una característica dimórfica; por lo que todos los hombres son igual de hombres, independientemente de la cantidad de ladrillos rosas que tengan, y todas las mujeres igual de mujeres, aunque tengan una cantidad considerable de ladrillos azules.

En el próximo post contaré qué es lo que determina el que una persona sea rosa o sea azul. ¿Será un sólo "ladrillo"? ¿Cuál? Se admiten apuestas...

Educación Sexual

"Yo con mi hijo sí que hablo de sexo. Ya hemos hablado de penes y vaginas, y ya le he explicado de dónde vienen los niños."

Esto es una prueba de que la educación sexual es una asignatura pendiente tanto para padres como para el resto de educadores. La mayoría de ellos no hablan de sexualidad y erotismo con sus hijos y/o alumnos, y los que aseguran hablar con naturalidad de sexo se limitan a hablar de los aspectos biológicos; hablan de penes, vaginas, embarazos y enfermedades. Si la sexualidad y el erotismo sólo es eso, apaga y vámonos... Es cierto que vamos perdiendo el miedo a hablar de los aspectos anatómicos y fisiológicos del sexo, pero nos da verdadero pavor hablar de cosas tan importantes como el deseo o el placer.

¿El sexo no es malo? ¿Entonces por qué nos da tanto miedo hablar de él? ¿Por qué nos da vergüenza? ¿Por qué llamamos educación afectivo-sexual a la educación sexual y erótica? ¿Tantas connotaciones negativas tiene el término "sexo", que tenemos que suavizarlo con el pegote "afectivo-"?

Ahí van unas breves indicaciones de cómo deberíamos hablar de sexo con nuestros hijos o alumnos:

- Hay que decirles siempre la verdad; ni cigüeñas que vienen de París, ni abejas, ni cuentos chinos.

- Hay que ajustarse a las necesidades y demandas del niño. Si el niño pregunta "¿de dónde vienen los niños?", probablemente sólo quiera saber en dónde estaban los niños antes de que él pudiera verlos, así que una respuesta del tipo "de la tripa de su mama" puede que sea suficiente. Otra cosa diferente es si su duda es "¿cómo se hace un niño?"; hay ya tendremos que hablar de penes, vaginas y semillas (que por cierto hay dos, la del papa y la de la mama). Y si dudáis de si la información sobra o no, recuerda el refrán: "más vale que sobre, que no que falte".

- Si os incomoda alguna pregunta porque hace referencia a vuestra intimidad, hacédselo saber. No tenéis porqué contarle cosas concretas sobre vuestra sexualidad si a vosotros no os apetece.

- Si los chicos tienen pene, las chicas tienen... clítoris. ¿Nada de vagina eh? Lo equivalente al pene es el clítoris, así que cuidado con lo que trasmitimos debido a nuestra mentalidad coitocéntrica y al poderoso fantasma de la reproducción.

- Es conveniente utilizar los términos reales y correctos: pene, clítoris, vagina, vulva, ano, tetas... Si el niño no lo entiende, podemos combinarlos con algún término que conozca, como por ejemplo "pito". No utilizar mil términos diferentes para los genitales, y no los llaméis de forma ridícula o negativa (pesetilla, mariposilla, pajarillo, hachazo...)

- Aprovechad las ocasiones para hablar de sexo y erotismo; nada de "hijo siéntate, que vamos a hablar". Una película, una canción, un anuncio, una página web... hay millones de situaciones que invitan a hablar de sexo. Y hablad de deseos y placeres, no sólo de reproducción.

- Hablad sobre lo enriquecedor que es la diversidad humana y sobre lo natural y normal q es el que todos seamos diferentes. Y cuidado con ciertas expresiones:
* Homófobas: "No seas mariquita", "¿Tienes novio (a las niñas) o novia (a los niños)?", etc.
* Machistas/sexistas: "Chutáis como niñas", "Los chicos no lloran", "No seas nenaza"...
* Negativas: "No seas mal-pensado", "Deja de hacer guarrerías"...

- No mezcléis el sexo con lo malo; una cosa es el sexo y el erotismo (algo bueno), y otra muy diferente las cosas malas. El sexo es algo agradable y satisfactorio, no lo mezclemos siempre con embarazos no deseados y enfermedades.

Y en definitiva, hablemos de sexualidad como si hablásemos de cualquier otro tema. Si no sabéis qué decir o cómo actuar, pensad: "¿Cómo actuaría si en vez de educación sexual fuese educación vial?

Infidelidad y genes

Dos noticias para la reflexión y el debate:

1.- Un prestigioso equipo de científicos concluyó entre otras cosas que la infidelidad, por ejemplo, responde a los genes. Además, los investigadores descubrieron que hay unos 30 genes determinantes del comportamiento social y sexual, cada uno con una función precisa. La gama de genes es amplia y diferenciada: existe el gen de la fidelidad conyugal, el del amor hacia los hijos y el de la personalidad romántica. "Los genes proporcionan la base de nuestros impulsos", explicó Catherine Dulac, investigadora de la Universidad de Harvard, "pero nuestro comportamiento depende mucho del ambiente en que vivimos y hemos vivido", concluyó. (La noticia entera, aquí)

2.- Un equipo de investigadores mantiene que la infidelidad podría estar influenciada por nuestros genes. Según un equipo de doctores encabezado por el profesor Tim Spector de la unidad de investigación de mellizos del Hospital británico de Saint Thomas, algunas personas pueden presentar una predisposición genética a engañar a su pareja. (Aquí la noticia completa)

Como bien dice la sra. Dulac, está claro que nuestro comportamiento depende mucho de los factores ambientales, educativos y culturales, pero... ¿será verdad que ciertas tendencias o impulsos tienen origen genético? ¿La tendencia a ser infiel será una de ellas? ¿La facilidad para enamorarnos será otra?

¿Para dónde mira tu pene?

Descripción del método científico:
1.- Observación e inducción.
2.- Hipótesis.
3.- Probar la hipótesis y demostrarla.
4.- Tesis o teoría científica.

Tras la observación de un sólo caso en el estado necesario para su estudio, y tras realizar un análisis de numerosos testimonios de varones sin ningún tipo de variable influyente para sus declaraciones, voy a plantear la siguiente hipótesis:

La curvatura o inclinación del pene del varón viene determinado por la mano que habitualmente haya utilizado a lo largo de su vida para sus masturbaciones. Vamos, que los zurdos tendrán el pene inclinado hacia la drcha, debido a la presión ejercida durante tanto tiempo sobre su pene erecto mientras se hacían sus "pajillas", y los penes de los diestros en cambio apuntarán hacia el oeste por idéntica razón.

Ahora, con vuestra colaboración, voy a demostrar o refutar la hipótesis, y así podré realizar la descripción de una teoría científica. ¿Se cumple en tu caso la hipótesis que he planteado? Espero tu comment...