Infidelidad y genes

Dos noticias para la reflexión y el debate:

1.- Un prestigioso equipo de científicos concluyó entre otras cosas que la infidelidad, por ejemplo, responde a los genes. Además, los investigadores descubrieron que hay unos 30 genes determinantes del comportamiento social y sexual, cada uno con una función precisa. La gama de genes es amplia y diferenciada: existe el gen de la fidelidad conyugal, el del amor hacia los hijos y el de la personalidad romántica. "Los genes proporcionan la base de nuestros impulsos", explicó Catherine Dulac, investigadora de la Universidad de Harvard, "pero nuestro comportamiento depende mucho del ambiente en que vivimos y hemos vivido", concluyó. (La noticia entera, aquí)

2.- Un equipo de investigadores mantiene que la infidelidad podría estar influenciada por nuestros genes. Según un equipo de doctores encabezado por el profesor Tim Spector de la unidad de investigación de mellizos del Hospital británico de Saint Thomas, algunas personas pueden presentar una predisposición genética a engañar a su pareja. (Aquí la noticia completa)

Como bien dice la sra. Dulac, está claro que nuestro comportamiento depende mucho de los factores ambientales, educativos y culturales, pero... ¿será verdad que ciertas tendencias o impulsos tienen origen genético? ¿La tendencia a ser infiel será una de ellas? ¿La facilidad para enamorarnos será otra?

3 comentarios:

Amaranta dijo...

Es decir que hay treinta genes que determinan el comportamiento sexual ajá. Y resulta que por poco me quemáis en la hoguera por creer por pura lógica que la orientación sexual era algo genético. Me llamasteis simple e ignorante y sin embargo hay por ahí un gen infructuoso (si leeis el artículo completo os enteráis) que si se reduce resulta que decae la atracción por las hembras. Ahora no sé si llamaros simples a los que dejisteis que la orientación sexual dependía de las hormonas. Hasta el menos pintao saba que las hormonas no son de generación expontánea, sino que son producidas por órganos de nuestro cuerpo respondiendo a órdenes de nuestro cerebro siguiendo instrucciones que provienen de información genética. Pero no os llamaré simples, gracias por traer este artículo y eso sí llama a los de la universidad de harvard y diles que cómo se atreven a decir tales cosas, que son las hormonas y no los genes los que determinan la sexualidad en el hombre, que eso son cosas de los animales. Hay que ver lo que tiene una que leer.

Pd: sexólogo seguro que en este post aumentan tus comentarios. Hala hasta otra donde digas algo interesante diferente a lo que cualquier sexóloga de tres al cuarto como lorena berdún pueda habernos contado ya.

SEXOLOGO dijo...

Esta fue mi respuesta cuando preguntaste literalmente "genéticamente hablando quién aporta la orientación sexual, el hombre o la mujer":
"Es imposible determinar con exactitud cómo y cuándo se produce la sexuación del centro de la orientación, pero la sexología explica que la orientación se determina en la última fase de sexuación prenatal; en la sexuación cerebral, a partir del 4º mes de embarazo. En esta fase los procesos no son cuestiones genéticas, sino más bien hormonales, con lo que la orientación no la aporta genéticamente ni el hombre ni la mujer."
http://sexoconsultas.blogspot.com/2007/03/orientacin-del-deseo-2.html

Ahora explica a ver dónde entendiste lo de que casi te quemamos en la hoguera, o que te llamase simple o ignorante.

Por cierto, no me hace ninguna ilusión que aumenten los comments en respuesta a intervenciones agresivas y llenas de prepotencia.

SEXOLOGO dijo...

Amaranta, por cierto, respecto a tus conclusiones, varias observaciones:

- "Hay un gen infructuoso que si se reduce...". No Amaranta, el gen se altera en laboratorio, no se reduce.

- "...si se reduce resulta que decae la atracción por las hembras". No Amaranta, sólo decae el deseo sexual hacia las MOSCAS hembra. Comparar el desarrollo sexual de las moscas con el de los seres humanos es una verdadera frivolidad. Y ya no te digo nada si hablamos de orientación del deseo erótico... (para tu información las moscas no tienen deseo erótico)

- "Hasta el menos pintao (sic) saba (sic) que las hormonas no son de generación expontánea (sic), sino que son producidas por órganos de nuestro cuerpo respondiendo a órdenes de nuestro cerebro siguiendo instrucciones que provienen de información genética". Bufff... ¡Premio Nobel de Medicina para Amaranta YA, por favor!