Necesidades primarias (1)

El cuento de El Caballero de la Armadura Resplandeciente es una metáfora de las diferentes necesidades primarias que tenemos los hombres y las mujeres, si me permitís el pecado de la generalización y salvando las excepciones y los casos puntuales. En este caso habla de las necesidades primarias del hombre: Confianza, aceptación, apreciación, admiración y aprobación.
.
Al igual que las mujeres en general tienen como necesidad primaria el cariño y la comprensión, los hombres necesitan la confianza y la admiración. Una vez que las necesidades primarias están satisfechas, se puede profundizar con mayor eficacia en otros aspectos como la colaboración, el perfeccionamiento y la autocrítica.
.
El caballero del cuento fue sintiendo un progresivo vacío en sus necesidades primarias, por lo que fue poco a poco olvidando sacar brillo a su armadura y fue cayendo en una depresión. Cuando la nueva mujer hace que vuelva a sentir sus necesidades primarias completamente satisfechas, él se vuelve a sentir un auténtico caballero y vuelve a llenarse de confianza y ánimo.
.
Intentar cambiar a un hombre es un error. Al intentarlo, estamos despreciando sus necesidades primarias, y el hombre responderá resistiéndose al cambio. En cambio, si un hombre siente sus necesidades primarias satisfechas, estará abierto a sugerencias y críticas constructivas, siempre que le sirvan para mejorar como "caballero" y siempre que se respeten las necesidades básicas: Admiración y aceptación.
.
Otro día hablaré de la importancia que tiene en las mujeres la comprensión como necesidad primaria, y lo mal que solemos actuar los hombres al respecto.
.
[Continúa en el post Necesidades primarias (2)]

15 comentarios:

Jimena dijo...

pues por eso será (me refiero al último párrafo): generalizando, los hombres suelen exigir por exigir, sin casi ocuparse de nuestras "necesidades primarias"...

personalmente me gusta que me "comprendan dejándome ser": no necesito a un hombre para que me diga lo que tengo que hacer, aunque me gusta que sepa compartir y si ve que algo es OBJETIVAMENTE mejorable (no "se hace así porque lo digo yo"), ayudarme; que entienda mi forma de vida y de ver las cosas, compartirlas si lo desea y respetarlas/aceptarlas. puesto así, suena un poco a lo del caballero...

pero definitivamente, en mi opinión, lo del caballero no era una cuestión de amor de pareja, sino de conveniencia, de autosatisfacción. estoy de acuerdo que uno debe sentirse pleno para poder compartir su vida con alguien, pero si uno deja en manos de otros la razón de su supuesta "felicidad", corre el riesgo de ser voluble... creo que hay que intentar ser feliz por uno mismo en vez de buscar rellenar nuestros agujeros con los demás.

dicho sea de paso, el otro día tuve una interesante charla con un amigo sobre el tema del instinto y demás... y sí, todo esto es porque seguimos siendo animales. sin embargo, creo que como seres humanos que somos, también tenemos el poder de racionalizar y sentir, y no sucumbir fácilmente al instinto animal...

Mar dijo...

Habla habla de la incomprensión de los hombre. jjejejeje.

Anónimo dijo...

Si he entendido bien, dices que el hombre necesita confianza y admiración...y supongo que esto lo consigue si la otra persona dice SI a todo lo que el hombre proponga, dando por sentado que el hombre siempre tiene razón y actúa correctamente....cosa poca probable.

Y de nuevo nos topamos con la piedra filosofal, esto es, la gran brecha entre teoría y realidad.

Mucho bla bla bla y encima ese bla bla bla con prejuicios machistas....

UNA RELACIÓN SE BASA EN EL DIÁLOGO, JAMÁS EN LA IMPOSICIÓN. Y PARECE SER QUE YA PRESUPONES QUE EL HOMBRE NO PUEDE VER MENOSCABADA SU CONFIANZA Y ADMIRACIÓN CON OPINIONES DIFERENTES....ME ENCANTA TU CONSEJO, OYE, DEBES GARANTIZAR EL 100%....PERO DE RUPTURAS.

Anónimo dijo...

Con consejos así, no resulta extraño el auge que está teniendo el maltrato...las mujeres maltratadas asumen que esos maltratos son merecidos...quizás porque siguen tu consejo de que el hombre siempre debe tener confianza (lo que hace lo hace porque es correcto) y admiración (cuanto más fuerte pega, más hombre es y más fuerte es su personalidad)...

Para ser sexólogo, perdona que te diga que tus consejos son poco acertados, seguro que no te dejas llevar por tus prejuicios?

SEXOLOGO dijo...

Madre mía... espectacular...

Anónimo dijo...

Jajaja típica respuesta de quien se sabe sin argumentos.

SEXOLOGO dijo...

Sí, será eso...

Anónimo dijo...

Acumular conocimientos no sirve de nada si no se saben interpretar.

Por suerte en mi relación no necesito terapia de pareja, pero me buscaría un profesional no que me dijera lo que quisiera oir, sino que me dijera cosas mínimamente coherentes..

Jimena dijo...

vaya polémica... xD
es que argumentos no hace falta exponer; lo que hace falta es RELEER... se trata de un ESTUDIO de las necesidades primarias, basado en el comportamiento INSTINTIVO de los "hombres"... aquí no se están dando consejos, sino mostrando la forma de comportamiento más básica y animal de los "hombres". luego que la cultura y demás puedan perfilar a que una persona de una u otra forma es otra cuestión. aquí no se está justificando ninguna actitud ni comportamiento, al menos así lo entiendo.
personalmente creo que ese "hombre primario" que se describe se encuentra en la mayoría de los hombres, con mayor o menos grado de "exposición"... pero está allí, o lo ha estado en todo hombre en algún momento.

Anónimo dijo...

Ese hombre primario existe, claro que existe, existe en la edad de piedra y en los hombres incultos, es decir, en todos aquellos hombres cuyo único argumento posible es la violencia...

Y el texto simplifica al ser humano y lo convierte en un ser primario...para el que reclama empatía para comprender sus actos y de ese modo justificarlos...

Porque la lectura del texto viene a indicar que si el hombre no es feliz con su pareja es porque la mujer no satisface sus necesidades primarias (evidentemente, la mujer siempre es culpable de todo...)

21 siglos reclamando los mismos derechos para la mujer, para que luego venga un sexólogo de pacotilla a decir que la mujer es culpable de todo, hasta de no tener orgasmos en el sexo con su pareja.

Lo que hay que leer, oiga ¡¡¡

Y para colmo, que cuente con el apoyo de ciertas mujeres (muy liberales todas ellas y defensoras de los derechos de la mujer, faltaría más¡¡¡)


Spain is different.

Jimena dijo...

Bueno, visto lo visto, no has entendido ninguna de las dos cosas. Cuando puedas interpretarlas correctamente hablamos, si quieres. Un saludo.

Alberta dijo...

El Anónimo éste sí que es un hombre primario, además de inculto... ¡Vaya interpretaciones que hace, Dios mío!

Ele dijo...

Leer (del latín legĕre) es el proceso de percibir y COMPRENDER escritura. (Wikipedia).

Ánimo, que ya tienes el 50%.

SEXOLOGO dijo...

Anónimo, sólo decirte que siento que hagas esas interpretaciones de mis palabras. Será porque, como dices, sólo soy "un sexólogo de pacotilla"... Qué se le va a hacer; cada uno tenemos nuestras limitaciones. Ánimo con las tuyas.

Anónimo dijo...

Entonces hay alg que falla en el cuento, porque las necesidades primarias de aceptación y admiración ya estaban satisfechas, o al menos, intentaros ser satisfechas:
Todos se mostraron muy alegres y le felicitaron por haber matado al dragón.

Sin embargo, el hombre se sintió humillado por no haber utilizado "su método".
Quizás su sable hubiera funcionado igualmente en el segundo caso. Quizás no porque era un dragón diferente(eso no lo aclara el cuento).

En cualquier caso, el error no ha sido negarle su necesidad primaria, sino que ha sido un problema de autoestima.

De hecho, segun tus proias palabras "En cambio, si un hombre siente sus necesidades primarias satisfechas, estará abierto a sugerencias y críticas constructivas".

Al matar el primer dragón, sus necesidades primarias quedaron satisfechas (todos le admiraron) y sin embargo, al hacerle una sugerencia que él siguió libremente, ya fue infeliz??

Estoy completamente de acuerdo en que no hay que tratar de cambiar a la persona. Pero en este caso nadie obligó a hacer nada, símplemente se le hizo una sugerencia que él siguió, si no hubiera querido, hubiera podido matarle con su sable.

Creo que retrataría mucho mejor la moraleja si , al matar al segundo dragón con el sable, la princesa le hubiera dicho que tendría que haberlo hecho con el lazo.
Ahí si que hubiera existido una verdadera intención de cambiar a la otra persona, y no simplemente un consejo.

Pero vamos, si los chicos son así, ahora me explico por qué prefieren perderse antes que preguntar donde queda una calle (toma topicazo XD).

Que no estoy de acuerdo, vaya.