¿Os acordáis de la empatía?

Hoy me apetecía recordar uno de los posts de los que me siento más orgulloso. Además me parece uno de los más interesantes y valiosos; creo que es un artículo que nos vendría bien releerlo de vez en cuando... Ahí va:

¡Una de empatía!

Palabra extraña, ¿verdad? La empatía, según la Real Academia Española, es la identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. Me gusta más la del diccionario VOX, aunque tampoco sea del todo acertada para mi gusto: Participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona. Me quedo con la explicación más popular y cotidiana: "Ponerse en el lugar del otro". ¿Pero es esto tan sencillo como parece?

- Es que no lo entiendo... mira que me pongo en su lugar, pero no sé como ha podido hacer algo así...
- Yo si fuese él, nunca hubiese tomado esa decisión.
- Me pongo en su lugar y sigo sin comprender por qué lo ha hecho.
Este tipo de expresiones se oyen constantemente cuando hablamos, valoramos y juzgamos las conductas, actitudes y decisiones de los demás. Estamos acostumbrados a añadir sin ningún reparo coletillas del tipo "sí me pongo en su lugar" o "claro que tengo empatía", sin ser realmente conscientes si estamos teniendo empatía de verdad.

Ser empático es realmente difícil. No es tan sencillo como "ponerse en el lugar del otro", ya que cuando intentamos hacer esto, lo que hacemos realmente es lo siguiente: YO, con todos mis deseos, prejuicios, valores, motivaciones, recursos, habilidades... me pongo en el lugar del otro, una situación que es completamente ajena a mí. Es imposible ponerse por completo en el lugar del OTRO; con sus deseos, prejuicios, valores, motivaciones...

Entonces, ¿no es posible tener empatía? Yo diría que lo que no es posible es tener una empatía absoluta, pero podemos hacer un esfuerzo para intentar comprender qué y cómo otra persona puede estar sintiendo en un momento concreto. Para ello hay que intentar "visualizar" y comprender todo lo que una persona tiene dentro de sí misma, e intentar sentirlo como propio. Tenemos que ser conscientes de todo lo que ha podido vivir una persona para llegar a sentir como siente, a actuar como actúa, a pensar como piensa...

Cuando valoremos negativamente lo que alguien ha dicho o ha hecho, deberíamos hacer un gran esfuerzo y no valorar solamente el resultado de su conducta, sino reflexionar en las causas y motivaciones que hay detrás. Debemos intentar adentrarnos en la mente del otro y pensar qué hubiésemos hecho nosotros si hubiésemos estado en su lugar, pero con sus mismos prejuicios, valores, habilidades, ideas... Y no os olvidéis los tres ingredientes mágicos para esta difícil receta: Comunicación, comunicación y comunicación.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Este post está genial, pero me quedo sin dudarlo con el de la asertividad. Eres la primera persona que ha conseguido explicarme que era y hacer que lo entendiera (que parece lo mismo pero no es igual).
;)

Anónimo dijo...

Voy a mojarme, y lo haré con un tema de actualidad y espinoso como es el tema del terrorismo.

Me tengo por una persona empática, esto es, que "visualizando" todas las características y entorno de la otra persona, puedo comprender el acto, es decir, un terrorista cuando comete un atentado es un acto totalmente comprensible y por tanto previsible. Es decir, que entiendo perfectamente lo que hace, ahora bien, esa comprensión de ese acto no significa que el acto en sí sea correcto y legalmente no resulte punible.
Utilizar la empatía como método para justificar y permitir cualquier tipo de acto resulta descabellado.

SEXOLOGO dijo...

¿Dónde he dicho yo que la empatía sirve para justificar y permitir cualquier tipo de acto?

Anónimo dijo...

El último párrafo puede ser tomado como una justificación para cualquier acto.

Eso sucede cuando la empatía se lleva hasta extremos insospechados.

Juer, pareces novato tío, vienes aquí presumiendo de tus conocimientos y dando lecciones, intentas instruir nuestra ignorancia y te lo agradecemos, pero deja tus teorías para ponencias o tesis doctorales, no intentes crearte una panda de adeptos descerebrados que no se cuestionen tus teorías, permite el libre albedrío y que la información fluya en ambas direcciones, ya sabes, no todo es negro o blanco, existen también las tonalidades grises.

SEXOLOGO dijo...

¿Panda de adeptos descerebrados? Eso es respeto y tolerancia, y lo demás son tonterías...

Anónimo dijo...

Creo que me has entendido mal, o puede ser que me haya expresado mal, en todo caso mis disculpas.

Me refería a que no admites opiniones diferentes a la tuya y en cuanto lees algo distinto a tu opinión...pierdes los papeles.

Deberías practicar la tolerancia que preconizas.

SEXOLOGO dijo...

Siento que te parezca que soy intolerante, que no admito opiniones diferentes y que pierdo los papeles, a mi no me lo parece. Que cada cual lea el blog y juzgue por sí misma.