¿Justicia? (caso 1)

J.S; médico, colaborador de radio y TV y miembro de Médicos sin Fronteras, recibió una llamada de teléfono. Era una mujer: "Te llamo de la comisaría de la calle Rubio Gali. Tienes una denuncia por malos tratos y queremos charlar contigo, pura formalidad. ¿Puedes pasarte por aquí?". Semanas antes había entrado en vigor la Ley Integral contra la Violencia de Género.
.
Nada más presentarse en comisaría e identificarse, sin leerle sus derechos ni informarle de qué se le acusaba, un grupo de agentes procedió a tomarle las huellas dactilares y a hacerle fotos de frente y de perfil. Luego le colocaron unas esposas para conducirle a los calabozos.
.
"Ya que me van a enchironar quiero que vean esto", planteó mientras entregaba un DVD a una de las mujeres policías. La agente lo cogió con desgana y le echó un vistazo. Pero la escena que le devolvió el ordenador puso los pelos de punta a todos. Una mujer, blandiendo un enorme cuchillo de cocina, corría tras J.S, le acorralaba y le apuñalaba.
.
La policía reconoció en las imágenes a la mujer que había puesto la denuncia contra el médico. Pero no se conmovió. Si duras fueron las lesiones de arma blanca causadas por su mujer, más dolorosa fue la respuesta que escuchó de los labios de la agente: "¡Qué le habrá hecho usted a su mujer para que le clave un cuchillo!". Estudioso de la violencia familiar, J. S. no pudo contenerse: "¿Insinúa que soy culpable de que mi mujer haya querido matarme?". La policía contestó: "Una mujer no hace eso si no se le provoca".
.
Para reafirmar su tesis de hombre maltratado, J. S. entregó a la agente una treintena de partes de lesiones de distintos centros de salud de Madrid. La agente no supo qué hacer y elevó el caso a sus superiores.
.
"Las pruebas están a su favor y es probable que condenen a su esposa por intento de asesinato, pero yo tengo una denuncia por malos tratos contra usted. Esta noche tendrá que dormir en el calabozo", le dijo un superior. El médico creía estar viviendo en un país de locos la peor pesadilla de su vida; su mujer había querido matarle, había presentado las pruebas a la policía, y le "condenaban" a él.

[Texto extraído del libro "El varón castrado" (Ed. Planeta).]

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto es sólo una novela¿¿??. Pues vaya y yo que me creía que era el primer caso de violencia doméstica que se estaba cursando en España. La verdad es que es patético que se tengan que escribir novelas con situaciones hipotéticas en donde los hombres son las víctimas. Y precisamente ese trato que le da la policía a este señor es el mismo trato que le ha dado la policia durante muchos años, ahí tenemos todo el siglo XX, a la mujer cuando iba a denunciar un caso de estos por muchas pruebas que llevara en la piel, no ya en dvds ni en partes médicos, que como se puede comprobar en la novela una denuncia la pone cualquiera, un parte médico lo hace cualquiera, pero las secuelas que te dejan en el cuerpo y en el alma a la mujer que vive una situación así no te las escribe cualquiera para convencer a nadie.

De todas formas las leyes no atienden a género, si es verdad que existen casos de malos tratos donde el hombre es la víctima, la mujer le ha favorecido con su lucha, porque no hay que olvidar que nosotras nos enfrentamos al problema sin la ley de nuestra parte, tuvimos que luchar primero por la concienciación social, después por la creación de una legislación y ahora sólo tenemos que exigir que se cumplan. Si los hombres necesitan de asistencia legal en este aspecto ya tienen todo el camino hecho, el más duro, ahora si en vez de unir su fuerza a la nuestra para resolver un problema social lo único que quieren demostrar es que ellos son también maltratados y que la injusticia de la situación es peor para ellos pues me sigue pareciendo patético.

SEXOLOGO dijo...

Contesto a "Anónimo": El post no está extraído de una novela, es un caso real de los descritos en el libro "El varón castrado" (ya puse el enlace al final del post). Respondiendo a tus frases:

- "ese trato que le da la policía a este señor es el mismo trato que le ha dado la policía durante muchos años a la mujer". ¿Te refieres a que por ello está justificado?

- "un parte médico lo hace cualquiera". ¿Sí? Vaya, no sé que pensarán los médicos de este comentario...

- "las secuelas que te dejan en el cuerpo y en el alma a la mujer que vive una situación así". ¿Sólo a la mujer? ¿O a cualquiera que sufre malos tratos?

- "De todas formas las leyes no atienden a género", "nosotras nos enfrentamos al problema sin la ley de nuestra parte", "si los hombres necesitan de asistencia legal, en este aspecto ya tienen todo el camino hecho". Simplemente es mentira. Léete la Ley Integral contra la Violencia de Género y verás lo equivocada que estás. Sobre ella hablo en ESTE artículo.

Y para que luego no haya interpretaciones erróneas: ME REPUGNA LA VIOLENCIA, Y RECHAZO CUALQUIER TIPO DE AGRESIÓN FÍSICA Y PSICOLÓGICA. Pero también estoy en contra del discurso de la violencia de género, y de la INJUSTA Ley Integral aprobada hace no mucho. Más información:

- Estudio sobre la violencia contra las mujeres.

- Una visión diferente y polémica sobre el tema.

Pilar dijo...

Mi madre siempre decía que no había que dar publicidad a según que noticias, porque la gente medio-loca las copiaba....cada vez se le da más publicidad a estos asesinatos y cada vez hay más.
Nadie duda que haya hombres que sufren de violencia doméstica, pero tendrás que reconocer que hay un % más elevado de mujeres que padecen esta situación; esto no implica que en cualquiera de estos casos este mal esta situación.

Bárbara dijo...

No he leido la ley integral contra la violencia de genero, pero no creo que sea tan injusta, el trato a las mujeres ha sido horrrible a través de la historia sobre todo en la inquisicion, tanto medieval como la española, ahora en Chile ya vamos en el caso 43 de femicidio y seguimos subiendo, el hombre se excusa diciendo "la maté porque era mia" o "fue justo porque me engañó con otro hombre"

Siempre hay excepciones, pero no hay que generalizar. Si hay una ley contra este tipo de violencia debe ser por algo, o no?