Infidelidades en la pareja

- Hay personas que conciben a su mujer o su marido como un trofeo. Cuanto más se considera al otro como un "objeto", más exclusivo se es en la relación.

- Hay que respetar la necesidad de amistad, de emoción y de cariño "extraconyugales" que pueda tener el cónyuge.

- Las consecuencias de confesar una infidelidad son peligrosamente imprevisibles. Basta de ser "sincero" hasta límites absurdos.

(Dr. Patrick Blachere, psiquiatra y sexólogo)

10 comentarios:

Júlia dijo...

Me gustaría leer este libro, pero el mero hecho de tenerlo podría levantar ciertas susceptibilidades en mi pareja, ¿Cómo se arregla esto?

SEXOLOGO dijo...

Yo veo tres opciones:

1. Puedes leerlo "a escondidas". Si prefieres que tu pareja no sepa que estás leyendo este libro, escóndelo bien y léelo sólo cuando no esté él. Forma parte de tu intimidad y tienes derecho. Pero valora también lo que pasaría si te lo pillase y las posibilidades de que esto suceda...

2. Es un libro muy cortito que se puede leer en un par de días. Si este verano vais a estar separados más de dos días, puedes leértelo durante ese tiempo y luego deshacerte de él.

3. Que se aguante. Tú eres muy libre de leer lo que quieras, y el que leas un libro así no significa nada. Si sospecha algo, allá él; ya se le pasará.

Cual es la mejor opción sólo puedes decidirlo tú; tú eres quien mejor conoce a tu pareja, vuestra relación y a ti misma.

Un saludo.

Amy dijo...

La verdad es que hay gente que se creen que por confesar ya han cumplido y se creen con derecho a que las cosas no cambien porque ellos han demostrado una honestidad que está por encima incluso de aquello que confiesan. Bueno supongo que lo que dice Patrick va dirigido a estas personas.

Lo que me produce mucha curiosidad, observando la realidad que me rodea y la que traspasa los medios de comunicación o incluso la historia, es que el infiel nunca confiesa. La cantidad de gente que confiesa con respecto a la cantidad de gente que vive en la clandestinidad yo creo que simplemente es mínima. Y que, supongo, las intenciones de aquel que confiesa su infidelidad son más bien las de dejar la relación que las de obtener un perdon. Así que sigo sin entender ese repiqueteo que tienes tú y tus colegas sexólogos sobre, no ya la infidelidad, sino sobre la necesidad de no ser sinceros. Creo que lo que hay que hacer es dejar que la gente actúe con libertad tanto a la hora de poner los cuernos, como a la hora de decidir si lo cuenta o no. Y por consiguiente la libertad del que tiene que escuchar la confesión y actúar en consecuencia. Siempre, claro, que esa consecuencia no sean los crímenes pasionales.

chaouen dijo...

Pasamelo ya jooo!!

SEXOLOGO dijo...

Amy, tienes razón; todos somos muy libres de decidir si ser infieles o no, al igual que decidir si contarlo o no. Estoy completamente de acuerdo contigo.

Pero entiende que cuando en terapia ves que los resultados de contar las infidelidades suelen ser desastrosas, y que las razones que suelen impulsar a ello suelen ser infundadas, los sexólogos tendemos a intentar trasmitir cuáles son los errores más habituales que a la larga suelen dinamitar las relaciones de pareja.

Por ejemplo: Alguien decide olvidarse y descuidar por completo todas las amistades, debido a que ha iniciado una relación de pareja absorvente. Es muy libre de hacerlo, y sólo él/ella deberá decidir si eso lo que quiere, pero los sexólogos estamos en la obligación de advertirle que esa decisión suele pasar factura con el tiempo.

jimena dijo...

hrmmm a mí me parece que el "problema de la infidelidad" pasa más bien por una arraigada "educación emocional" que por las verdaderas "emociones" que se puedan sentir al respecto. desde el rechazo social que produce tanto para una como para la otra parte que se vean involucradas en una situación definida como "infidelidad", como las propias percepciones ("ojos que no ven, corazón que no siente"), etc.

a veces seguimos con relaciones inertes y monótonas "a la espera de algún cambio" (sin hablarlo y sin propiciar nada realmente), por comodidad, o porque "no molesta", etc., personalmente me parecen supuestos muy peligrosos y potencialmente hirientes en un futuro. caldo de cultivo total para andar nuevos rumbos...
teniendo en cuenta esto, esa cuasi indiferencia, pero sólo por definición "estado de relación de pareja", provoca que el hecho de una infidelidad "anunciada" sea el detonante para la definitiva separación: pero de una forma totalmente trágica, mientras podría haber sido asumida como una relación muerta desde antes de dicho evento, dolorosa para ambas partes etc. E inútil; si la evidente separación se hubiese producido antes, no habría pone-cuernos ni vikingos, y las razones de finalización de la relación de pareja habrían quedado claras para ambos (cuando habiendo una "infidelidad", puede provocar sospechas innecesarias etc).

creo que si todos fuésemos más sinceros (pero no por ello "sincericidas") y más empáticos en nuestra relación, incluso nos evitaríamos situaciones de infidelidad, ya que los más probable es que se tomaran decisiones respecto a la relación antes de que uno tenga la capacidad emocional para "engancharse" con otra persona...

esa es mi opinión en este supuesto. luego está la cuestión de establecer un tipo de relación con las personas y que sea aceptada por ambos. zzzz.... bueno me dá pereza seguir escribiendo y dudo que interese, pero esa es más o menos parte de mis ideas respecto a este tema.

daniela dijo...

wow jimena, me parece muy buena tu posicion, generalemente son los afectos arraigados con el tiempo lo que impide mover de una relacion "muerta" a otra y se duda de si realmente esta muerta, ese es el mayor problema, saber realmente cuando
te felicito

Anónimo dijo...

Ser infiel y callar... que tortura... o que cinismo. Y los pilares de una relación? El amor, el respeto... el sexo con tu pareja es importante para reforzar la unión de la pareja, por eso defiendo absoluta y totalmente la fidelidad. No me compraré ese libro. Antonio. Las Palmas.

Anónimo dijo...

Yo solo quiero saber una cosa, no tiene mucho que ver con el tema, pero bueno.

¿por qué no se puede querer a más de una persona al mismo tiempo?
Esto me recuerda a eso de "a quién quieres más, a papá o a mamá.

Yo tengo muchos amigos, los quiero a todos por igual, de diferente manera, pero con la misma intensidad.

Tengo varios hermanos, los quiero a todos por igual, de diferente manera, pero con la misma intensidad.

Tengo cuatro abuelos, los quiero a todos por igual.....

¿qué hay de diferente en el amor romántico para que no se pueda querer a dos personas de esa manera?

Quizás la pasión inicial es algo exclusivista. Pero también algo pasajero.

Si admitimos que el amor de pareja no es solo pasión ¿qué razón hay para no poder amar a dos personas a la vez? ¿por qué uno de los dos amores "es falso"?

Solo se me ocurre una razón: la costumbre.

Y lo ideal no es ser infiel, lo ideal es poder tener sexo con quien quieras, porque el sexo no cambia tus sentimientos por tu pareja, y no tener que esconderse.

Esta cultura necesita un lavado de cara.

Bea dijo...

Anónimo,yo tengo la teoría de que la bioquimica cerebral que se desencadena en el enamoramiento es tan fuerte que no puede sostener que dos agentes la estimulen al mismo tiempo xD

Fuera de bromas:yo creo que si se puede amar a dos personas a la vez,y no estar loco;pero la sociedad nos obliga a elegir sólo a una.