Adicto al sexo

"Bill Clinton está enfermo. Tiene una adicción al sexo. Necesita tratamiento."
(Gerald Ford, ex-presidente de los EEUU)

Esta afirmación es una de las más llamativas de todas las que aparecen en el libro que ha publicado el periodista Thomas DeFrank: "Escríbelo cuando me haya ido: notables conversaciones confidenciales con Gerald Ford". Ford (que en paz descanse) argumentó profunda y coherentemente estas conclusiones:

"Miraba a todas las mujeres bonitas en todos los eventos sociales."

"Se le iban los ojos, te lo aseguro."

"No es muy sutil a la hora de mostrar su interés."

"Hillary lleva los pantalones en el matrimonio; él no puede mantener cerrada la cremallera."

Su viuda Betty Ford, fundadora de un centro de desintoxicación a raíz de sus problemas personales con el alcohol y las drogas, está de acuerdo con el diagnóstico de Gerald. Betty dice que existe tratamiento para este tipo de adicción, pero Bill Clinton nunca ha admitido su problema y no ha podido beneficiarse de los efectivos tratamientos existentes para las compulsiones sexuales.

Bueno, yo sólo quiero decir una cosa al respecto: Si mirar a mujeres bonitas y que se te vayan los ojos son síntomas de ser adicto al sexo: Lo reconozco, soy adicto; yo también necesito tratamiento. ¿Alguien conoce algún sexólogo por ahí? Necesito un tratamiento de esos que son tan efectivos para las compulsiones sexuales...

(Información obtenida del periódico ABC y de La Opinión de Málaga)

Tipos de amor

Encontré por ahí esta pirámide, creada por el psicólogo R. Sternberg, y me gustó. En ella se reflejan los diferentes tipos de amor que podemos sentir, y cuales son las características de cada uno. Como sexólogo puedo asegurar que la pirámide está muy lograda, aunque profesionalmente podríamos matizar algunas cosillas, y sin duda cambiaría algunos nombres.

Puede que algunos casos no entendáis bien el tipo de amor al que se refiere la pirámide, y como no hay mejor explicación que un buen ejemplo, ahí voy:

- Cariño (sólo Intimidad): Lo que sentimos hacia un buen amig@.

- Encaprichamiento (sólo Pasión): Un polvo de una noche. O tener SÓLO SEXO con alguien de vez en cuando. Aunque haya un pre-coito y un post-coito con cierta intimidad, es un mero trámite; la relación se centra en la pasión.

- Amor Consumado (Intimidad + Pasión + Compromiso): Los primeros meses de la relación de una pareja estable y con buenas previsiones de continuidad. La ciencia ha demostrado que la pasión desaparece con el paso del tiempo, o por lo menos disminuye en gran medida, como puedes leer en ESTE post.

- Amor Sociable (Intimidad + Compromiso): El amor que suele quedar en una pareja estable con el paso de los años.

- Amor Romántico (Intimidad + Pasión): Lo que siente por ejemplo una pareja de amantes. ¿Tienes un amante? ¿La relación con él/ella es algo más que sexo? ¿Sois, además de "pareja sexual", amigos? Eso es amor romántico.

- Amor Vacío (sólo Compromiso): Las parejas que se formaban antiguamente por cuestiones territoriales, de descendencia, etc. Hoy en día podría ser una pareja que estén juntos sólo por intereses económicos o patrimoniales. También podría ser una pareja que, a pesar de que ambos están deseando separarse, acuerdan seguir juntos durante unos años para no vivir una separación que podría ser traumática para sus hijos todavía demasiado pequeños.

- Amor Fatuo (Pasión + Compromiso): Éste no lo tengo claro. ¿Podría ser ese rollito que tienes con alguien, que quedáis periódicamente para mantener relaciones eróticas, y que tenéis intenciones de seguir con vuestro "compromiso", pero en dónde sólo hay sexo, sin intimidad? ¿O sería ese compañero de piso con el que te has comprado un piso para poder soportar una hipoteca, y que ya de paso te follas de vez en cuando? ¿Qué os parece?

Nota: Las relaciones de pareja estables suelen andar entre el Amor Consumado y el Amor Sociable. Los primeros años estarán más cerca del Consumado, pero el paso de los años hace que el amor vaya evolucionando hacia el Sociable.

Sacarle brillo al cetro

Terrorífico

(Cartel electoral del partido ultraderechista suizo UDC)

Hay cosas que me entristecen. Cosas que me abaten, me deprimen, me desaniman. Hay cosas que también me dan miedo, me aterrorizan, me dan pavor.

El partido populista y xenófobo del multimillonario ministro de la Policía, Christoph Blocher, ha ganado las elecciones federales suizas.

Hay cosas que no entiendo. ¿Dónde quedaron los valores universales y compartidos como motor de la convivencia pacífica? ¿Dónde quedó la humanidad, la solidaridad, el respeto, la compasión...? ¿Qué puede tener una persona en su corazón para sentir rechazo y odio hacia otros seres humanos por el color de su piel o por sus valores religiosos? ¿Qué clase de ser humano es alguien que no soporta que personas que se mueren de hambre en su país intenten acceder a otro país en busca de una vida mejor?

Luego claro, si algunos políticos trasmiten esos valores, lógico será que alguno tome como ejemplo el cartel electoral del partido ultraderechista y haga lo propio con una chica ecuatoriana... Para que luego digan que la escuela no debe educar en valores. Mejor será que en el colegio enseñen las conjugaciones verbales y las ecuaciones de segundo grado, y que se olviden de formar ciudadanos respetuosos, solidarios y pacíficos.



(Pido perdón por salirme de la temática del blog. Pero no podía pasar por alto algo así; estoy horrorizado...)

Decir NO

CASO 1:
- ELLA: Cariño, ¿me puedes hacer un favor?
- ÉL: ¿Qué favor?
- ÉLLA: Es que tengo que ir al centro comercial a comprar una cosa, ¿me puedes acercar en coche? Es que coger el autobús me da una pereza...
- ÉL: Bueno...

Esta conversación, que está llena de asertividad, puede parecer que está bien llevada en todos los aspectos. Pero no es así por un pequeño detalle: a él no le apetece una mierda llevar a su pareja al centro comercial. Ella actúa con una perfección absoluta, pidiendo un favor a su pareja con total asertividad, sin ningún tipo de exigencia y explicando claramente sus razones. Pero él se equivoca.

Él, que no le apetece nada hacer dicho favor a su pareja, tiene todo el derecho a decir que NO. Y no sólo tiene el derecho, sino que debería decirlo. Con asertividad y tranquilidad, pero con firmeza y claridad. De esta forma hará un valioso ejercicio de responsabilidad, autenticidad y madurez. Podría ser algo así:
- Jo cari, ya lo siento, pero es que no me apetece nada.

A esta respuesta se puede añadir una explicación más extensa (algo no imprescindible):
- Es que he tenido un día muy duro en el trabajo, y acabo de llegar a casa y me gustaría descansar.

También se puede añadir una propuesta, una alternativa (tampoco imprescindible):
- ¿Qué te parece si vamos mañana? Es que mañana sábado tengo todo el día libre y a así vamos con más tiempo.

El caso está más que claro. Ella no tiene ningún derecho a enfadarse con él, ya que él ha sido sincero y fiel a sus deseos, y ella puede irse solita al centro comercial si tanto le apetece. Mejor eso que llevarla en coche y luego pasarle unas cuantas facturas por ello, ¿no? Además, que él no es taxista de nadie...

CASO 2:
- ELLA: Cari, ¿me podrías hacer un favor?
- ÉL: ¿Qué favor?
- Es que mañana tengo que ir al ginecólogo a hacerme varias pruebas, y me da bastante miedo. ¿Me acompañas?
- ¡Qué dices! Ni de palo; para un día que no trabajo, lo voy a perder acompañándote al ginecólogo...

Aquí, él sí que sabe decir "no", lo que falla en este chico es que parece que no sabe decir que "sí". Si realmente quieres a tu pareja, ella lo está pasando mal por su cita con el ginecólogo, y te demuestra lo importante que eres para ella pidiendo tu compañía y apoyo en un momento que ella considera que va a ser duro... no entiendo la negativa. Porque si no es en esta ocasión, ¿cuándo vas a decir "sí" a un favor que te pidan?

En muchas ocasiones puede que físicamente no nos apetezca hacer un favor. Puede que estemos cansados, que no nos guste la actividad a realizar, o que simplemente nos de pereza. Pero hay dos razones que pueden motivarnos a decir "sí", que en la mayoría de las ocasiones van unidas:
- Nuestro perjuicio por realizar dicho favor es mucho menor que el perjuicio que sufriría la otra persona con nuestra negativa.
- Es tan importante para mi pareja que le haga el favor, que deseo realmente hacerlo por el simple hecho de verla feliz.

Me parece que en este caso el hecho de ir al ginecólogo es lo suficientemente importante para ella como para que él disfrute haciendo un pequeño esfuerzo, ¿no?

Tenemos que aprender a decir "no" cuando no nos apetezca hacer algo, expresando sinceramente nuestras preferencias y opiniones, valorándonos y teniéndonos en cuenta a nosotros mismos. De esta forma daremos importancia a nuestros deseos, seremos fieles a nosotros mismos y demostraremos a nuestra pareja que nuestras preferencias también son importantes.

Pero antes de decir "no", también es importante un profundo trabajo de empatía y comprensión. Ponte en el lugar del otro, piensa en los perjuicios de tu posible negativa, y valora con la máxima objetividad las consecuencias del decir "no" y del decir "sí". De esta forma diremos "sí" cuando lo consideremos adecuado, pero manteniendo vigente en todo momento la posibilidad de decir "no".

Decir "no" sin sentirnos culpables, y gestionar el "sí" con generosidad tanto para el otro como para uno mismo, son habilidades sociales básicas que todos deberíamos madurar. ¡Ánimo!

¿Científico o bocazas?

"Una mujer debería tener el derecho a abortar si un test le demostrase que efectivamente su futuro hijo va a ser homosexual."

"Hay una relación más que evidente y probada entre la raza negra y el mayor deseo sexual que tienen."

"Existe un deseo natural de que todos los seres humanos deben ser iguales, pero la gente que tiene que tratar con empleados negros sabe que eso no es así. Los blancos son más inteligentes que los negros."

"El cáncer se habrá acabado en dos años."
(declaración realizada en 1998)

James Watson, científico estadounidense y premio Nobel.

(Información obtenida de El Diario Montañés, El Mundo, Heraldo de Aragón y Medicina Buenos Aires)

Siempre fieles

¡Sí! ¡Por fin! ¡¡Estamos de enhorabuena! Dejad de buscar, porque ya habéis encontrado lo que necesitabais!

"Desde el próximo 18 de octubre
la fidelidad se pondrá de moda en Cantabria"

Éste es el eslogan que está utilizando la agrupación "Siempre fieles" para darse a conocer en Cantabria. Entre otras perlas, en su página web podemos encontrar las siguientes afirmaciones:
- Ser fiel constituye la clave para el desarrollo y la evolución de la sociedad contemporánea.
- La infidelidad no está en el sexo necesariamente, sino en el secreto.
- La fidelidad es la ausencia de contradicciones, de secretos.
- Cantabria es una comunidad autónoma especialmente propicia a la práctica generalizada de la fidelidad.

Y entre sus mandamientos, me quedo con estos:
- Sé fiel y no mires a quién.
- Lanza indirectas cuando quieras algo.
- No te dejes llevar por el momento.

Pero lo mejor son algunas de las preguntas de su "test de la fidelidad". En él podrás encontrar preguntas como éstas:
- ¿En los últimos 5 años, cuántas veces has cambiado de desodorante?
- ¿Quién, de los siguientes personajes, te parece que personaliza mejor la fidelidad: Bugs Bunny, Papa Noel o La perra Laica?

Y tras la gran noticia de que "Siempre fieles" se ha instalado en Cantabria, yo me pregunto:

* ¿Cómo es posible que una agrupación de personas te ayude a ser fiel? ¿Cuáles son sus métodos?

* ¿Por qué no aclaran prácticamente nada en su página web? ¿Por qué es una página con tantas "sombras"?

* ¿Por qué habrán elegido Santander para fijar su sede en España? ¿Será porque es una ciudad que se caracteriza por su progresismo y su carácter innovador?

* ¿Cómo consiguen el dinero para mantener su página web, hacer los anuncios, publicar y distribuir su boletín y, sobre todo, publicitarse masivamente en periódicos como El Diario Montañes o el Alerta?

* ¿Qué va a pasar el 18 de octubre?

* Y la más importante: ¿Tengo que ser fiel a mi desodorante? Es que llevo unos meses que me irrita la piel...

Facturas

Imagina que tienes una cuenta común con tu pareja. Él decide comprar un coche nuevo con vuestro dinero común, sin contar contigo y sin que para ti hubiese una necesidad apremiante. A ti no te ha gustado la decisión lo más mínimo. Estás molesta y resentida. Decisión que tomas: De vez en cuando te permites el capricho de irte de compras y pagar con la tarjeta de la cuenta común. Y vas pasándole las facturas a tu pareja; un día unos pantalones, otro día unas camisetas, otro día un vibrador...

Algo similar sucede muchas veces en las relaciones de pareja, pero no con un tema tan concreto y claro, sino de forma más simbólica y etérea. Yo hago algo que a mi pareja le molesta especialmente, y ella está un tiempo limitado pasándome pequeñas facturas. Ejemplos:

1.- Viernes noche, tengo cena con los amigos, "sólo chicos". Mi novia se queda en casa aburrida porque no tiene plan. Llego a las 6 de la mañana, con una borrachera interesante, y debido a mi lamentable estado despierto a mi novia al irme a la cama. A mi novia todo esto no le ha gustado un pelo. Resultado: El día siguiente toca sufrir las facturas. Música a tope por la mañana, cara de muy pocos amigos, un triste y seco "pico" de buenos días, un "hueles a alcohol que echas para atrás" acompañado de un empujón bastante desagradable... Nada chico, no te esfuerces; no hay nada que hacer, la vas a tener de morros hasta media tarde. Y no esperes que te explique nada, su respuesta va a ser: "A mi no me pasa nada". Dale tiempo; está resentida.

2.- Tienes una aventurilla con una compañera de la oficina. Mientras tu pareja no se entere, tu "canita al aire" no tendrá ningún efecto negativo en tu relación, no trascenderá lo más mínimo. Pero tu escasa discreción hace que una amiga de tu novia os vea en el parque comiéndoos los morros, y como hay algunas personas que no entienden eso de "no debemos meternos en relación ajena", y tienen complejo de "vengador justiciero", acaba por decírselo a tu novia y hacerle el favor de su vida: destrozar su relación y su bienestar emocional. Si después de hablar con tu pareja conseguís superarlo, puede que esa crisis sea beneficiosa a largo plazo, puede que llegue a ser incluso enriquecedora. Pero prepárate para el porrón de facturas que tu novia te va a pasar. Para empezar olvídate del sexo en los próximos meses, luego asume que tu pareja va a tomar el papel de víctima y a ti te tocará el de verdugo durante un tiempo considerable, y para acabar prepárate para la buena dosis de reproches y ataques que te va a tocar aguantar. Y no te quejes, que la culpa es tuya; si hubieras sido más discreto...

Hay muchas otras situaciones en las que pasamos facturas a nuestra pareja. Si te toca sufrirlas, ten paciencia y vete recogiéndolas con resignación; el enfrentamiento con él/ella puede que tenga peores consecuencias. Si te ha molestado algo que ha hecho tu pareja y le estás pasando unas facturillas, ten piedad; seguro que no ha sido para tanto. Y si eres la amiga bocazas que quiere hacer "un favor" a su amiga diciéndole algo que le va a destrozar: preocúpate de tus asuntos bonita, y deja que cada pareja y cada persona gestione sus asuntos como crea conveniente.

Una mujer normal

Tengo 36 años. Soy una mujer atractiva, y estoy felizmente casada desde hace 10 años. Tengo dos hijos; uno de 8 años y otro de 3. Tengo un buen marido; inteligente, trabajador, buen amigo y un gran padre. Nuestra vida de casados es una vida normal; vivimos en un piso normal, ambos tenemos trabajos normales, con una vida en común normal y con los amigos que normalmente se tienen.

Soy una mujer satisfecha con mi vida. Mi marido es una gran persona, tenemos una relación tranquila y enriquecedora. Ambos tenemos buenos trabajos y estables. Nuestros hijos son dos tesoros. Tengo una buena relación con la familia de mi marido, al igual que él con la mía.

El otro día he sentido algo que hacía años que no sentía. Un hombre de mi trabajo se interesó por mí; me invitó a tomar una cerveza, hablamos, flirteamos, nos reímos, nos seducimos. Me volví a sentir deseada, volví a sentirme viva.

Hace años que no sentía algo así. Mi marido es genial, pero es mi marido desde hace ya 10 años. Son muchos años de convivencia, muchos años viéndonos todos los días. Hace años que no flirteamos, que no nos seducimos con la mirada, que no nos deseamos como nos deseábamos los primeros años.

Yo también sentí interés por mi compañero de trabajo. Quedamos para cenar. Me sentí como una adolescente; los nervios por tener una cita, ese nudo en el estómago que hacía tanto que no sentía. Me preparé como hacía años no lo hacia. Me puse mi mejor vestido, me pinté, me depilé, fui a la peluquería. Me sentía atractiva, me gustaba a mí misma.

Esa noche fue genial. Sentí de nuevo la alegría de vivir. Sentí el cuerpo de un hombre diferente, su calor. Sentía su deseo en cada caricia, en cada beso, sentía mi deseo por todo mi cuerpo. Todo era diferente, todo era nuevo, todo era especial. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto, hacía mucho que no sentía tanto placer.

Mi vida, como la de la mayoría de vosotros, está llena de momentos "normales". Son momentos que no te sientes mal, ni te sientes desgraciada, pero tampoco te sientes especialmente feliz. No estás triste, pero tampoco estás contenta. Simplemente estás "bien", "ni fu ni fa", no lloras pero tampoco te ríes. Simplemente vives, te dejas llevar. Sientes que tu vida va pasando, que no para, esa vida monótona, normal, estable. ¿Esa es la vida ideal? ¿Nos tenemos que conformar con tener una vida "estándar"?

He descubierto una forma de sentirme más feliz. He aprovechado la oportunidad de escapar de mi vida "normal", y permitirme algo diferente. Después de varios años dedicados a mi marido, a mis hijos, a mi casa, a mi trabajo... he sentido la necesidad de dedicarme unas horas a mí misma. Después de varios años de no sentir el interés y el deseo de un hombre por mí, después de pasar días enteros junto a mi marido con poco de qué hablar, después de sentirme atada a mi estructurada vida, he sentido la necesidad de liberarme y disfrutar de las buenos momentos que te ofrece la vida.

Soy una mujer feliz. Estoy satisfecha de la vida que tengo, estoy orgullosa de mi familia, estoy orgullosa de mi marido y mis hijos. Mi marido no sabría vivir sin mí, le aporto todo lo que necesita, es feliz a mi lado. Mi marido y mis hijos me proporcionan una gran estabilidad y casi todo lo que necesito como mujer. Pero no todo.

Decirle algo a mi marido sería el peor error que podría cometer. Todo lo que hemos construido durante todos estos años se vendría abajo. Nuestras vidas pasarían a ser desgraciadas, seríamos infelices, todo se llenaría de problemas y sufrimientos.

Me he tomado la libertad de disfrutar de mi tiempo, de mi espacio, de mi cuerpo. He decidido hacer lo que he deseado con algo que considero que me pertenece. Y me he tomado la libertad de poder decidir no decírselo a mi marido. He tomado una decisión, y creo que es la más acertada. Y comprendo que haya gente que no lo comparta, pero no comprendo que haya gente que no lo respete.

Antinatural

La fidelidad es algo antinatural
y conlleva renunciar a muchas cosas.
No favorece a las parejas.

(Nuria Roca, en la presentación de su libro Sexualmente)

Encuesta

Gracias al contador de visitas de Miarroba.com y a las herramientas para webmasters de Google, tengo amplia información sobre las visitas que recibe mi página:

- Media de visitas diarias: 230.
- Hora del día con más visitas: De 21:00 a 23:00.
- País desde el cual más me visitan: España (51%).
- Buscador más utilizado para acceder a mi página: Google (90%).
- Lo que buscan antes de acceder a mi página: "erotismo", "sexólogo", "sexualidad"...
- Navegador más utilizado: Internet Explorer (79%).
- Sistema operativo más utilizado: Windows (97%).
- Artículos más leídos: "Orgasmo femenino" y "La primera vez".
- Páginas que me tienen enlazado. (ver los posts "Interesante" e "Interesante (2)")

Pero me falta algo que considero importante: Me gustaría saber el sexo y la edad de la gente que suele visitar mi página. Por ello he habilitado durante unos días una encuesta; la podéis encontrar más abajo, en la columna lateral.

¡Gracias por participar!

De dificultad a problemón

Estaba leyendo un artículo por internet, muy interesante por cierto, y he querido compartir con vosotros un fragmento del mismo. Allá va:

Las parejas que se quieren pueden cometer grandes errores. Uno de ellos, y de los más graves, es que creen que con quererse es suficiente y que, en cualquier caso, será el paso del tiempo quien se encargue de pulir los detalles. Si algo no funciona, piensan que con dejar pasar el tiempo se conseguirá el remedio. Lo dicho, gran error. Por el contrario, los días pueden acabar convirtiendo en problema lo que apenas era una dificultad, un pequeño contratiempo por prisas, nervios, inexperiencia o exceso de pasión.

La solución hubiera sido sencilla, se trataba sólo de decir algo el primer día. No dejar la situación rodeada de silencio. Que luego los silencios crecen. Y, como todos se supone que sabemos, es más fácil hablar de lo sencillo que de lo complejo.

No era necesario esperar para poder permitirnos decir las cosas que consideramos mejorables. En realidad, casi siempre, esos primeros reproches si sabemos afrontarlos en vez de evitarlos, se convierten en una vacuna. A partir de ahí sólo queda mejorar.

(Carlos de la Cruz, psicólogo y sexólogo)

Terapia de pareja

Éste va a ser el título del nuevo programa que pronto va a estrenar La Sexta. Por el anuncio, parece que va a ser un programa del estilo a "Super Nanny", tipo "coaching" los llaman ahora, con parejas con dificultades o problemas de convivencia.

"Un equipo de expertos en terapia familiar se pone a tu disposición", dice la cadena de televisión. Habrá que ver el formato, el tipo de parejas, las dificultades que tienen y cómo es ese "equipo de expertos", pero el programa por lo menos parece que va a ser interesante. Respecto a las previsiones de la calidad del programa todavía no quiero mojarme, pero dependerá mucho de los profesionales que asesoren a las parejas. Ni que decir tiene que espero que tengan formación sexológica, algo básico e indispensable sin ninguna duda.

Qué curiosidad... Ya tengo ganas de que empiece. Si quieres más información sobre el programa, pincha AQUÍ.