Facturas

Imagina que tienes una cuenta común con tu pareja. Él decide comprar un coche nuevo con vuestro dinero común, sin contar contigo y sin que para ti hubiese una necesidad apremiante. A ti no te ha gustado la decisión lo más mínimo. Estás molesta y resentida. Decisión que tomas: De vez en cuando te permites el capricho de irte de compras y pagar con la tarjeta de la cuenta común. Y vas pasándole las facturas a tu pareja; un día unos pantalones, otro día unas camisetas, otro día un vibrador...

Algo similar sucede muchas veces en las relaciones de pareja, pero no con un tema tan concreto y claro, sino de forma más simbólica y etérea. Yo hago algo que a mi pareja le molesta especialmente, y ella está un tiempo limitado pasándome pequeñas facturas. Ejemplos:

1.- Viernes noche, tengo cena con los amigos, "sólo chicos". Mi novia se queda en casa aburrida porque no tiene plan. Llego a las 6 de la mañana, con una borrachera interesante, y debido a mi lamentable estado despierto a mi novia al irme a la cama. A mi novia todo esto no le ha gustado un pelo. Resultado: El día siguiente toca sufrir las facturas. Música a tope por la mañana, cara de muy pocos amigos, un triste y seco "pico" de buenos días, un "hueles a alcohol que echas para atrás" acompañado de un empujón bastante desagradable... Nada chico, no te esfuerces; no hay nada que hacer, la vas a tener de morros hasta media tarde. Y no esperes que te explique nada, su respuesta va a ser: "A mi no me pasa nada". Dale tiempo; está resentida.

2.- Tienes una aventurilla con una compañera de la oficina. Mientras tu pareja no se entere, tu "canita al aire" no tendrá ningún efecto negativo en tu relación, no trascenderá lo más mínimo. Pero tu escasa discreción hace que una amiga de tu novia os vea en el parque comiéndoos los morros, y como hay algunas personas que no entienden eso de "no debemos meternos en relación ajena", y tienen complejo de "vengador justiciero", acaba por decírselo a tu novia y hacerle el favor de su vida: destrozar su relación y su bienestar emocional. Si después de hablar con tu pareja conseguís superarlo, puede que esa crisis sea beneficiosa a largo plazo, puede que llegue a ser incluso enriquecedora. Pero prepárate para el porrón de facturas que tu novia te va a pasar. Para empezar olvídate del sexo en los próximos meses, luego asume que tu pareja va a tomar el papel de víctima y a ti te tocará el de verdugo durante un tiempo considerable, y para acabar prepárate para la buena dosis de reproches y ataques que te va a tocar aguantar. Y no te quejes, que la culpa es tuya; si hubieras sido más discreto...

Hay muchas otras situaciones en las que pasamos facturas a nuestra pareja. Si te toca sufrirlas, ten paciencia y vete recogiéndolas con resignación; el enfrentamiento con él/ella puede que tenga peores consecuencias. Si te ha molestado algo que ha hecho tu pareja y le estás pasando unas facturillas, ten piedad; seguro que no ha sido para tanto. Y si eres la amiga bocazas que quiere hacer "un favor" a su amiga diciéndole algo que le va a destrozar: preocúpate de tus asuntos bonita, y deja que cada pareja y cada persona gestione sus asuntos como crea conveniente.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

ja,
parece ser q en la vida de pareja se pasan muchas facturas,
algo q en esta historia no estoy de acuerdo es en esa "canita al aire",me parece q es mejor si quieres tener varias parejas decirlo seguramente encontraras algunas, pero no es gusto querer engañar a la otra persona,
y la amiga sólo fue eso amiga,
quien le destroso la vida?? ella no,
je solo es un comentario

Anónimo dijo...

Si la amiga no se lo hubiera contado, no tendría por qué haberse enterado. Soy mala amiga si evito contarle algo que le va a joder???

Sayuri dijo...

Lo de las facturas esta a la orden del día.
Pero podías haber puesto ejemplos en que son ellos los que nos pasan facturas, que también los hay.
Yo reconozco haber pasado factura y haber tenido que soportarlas. Ha sido mutuo. Pero ahora pienso que eso era solo un amor mal entendido, una falta de libertad y un falso sentimiento de posesión.
Pero de todo se aprende.
Sobre esas amistades “tan majas” la verdad, que se miren a ellas, que seguro que tendrían muchas cosas que ver o hacer.
Meterse en el mundo de una pareja es meterse donde no le llaman, que sabrán de sus intimidades y sus “pactos”, acuerdos o sentimientos respecto a la monogamia o el sexo.
Pero hay gente que se aburre, no tiene nada más que hacer.
Creo que sienten cierto “placer” al hacerlo, al inmiscuirse en la vida ajena.

Un beso

jimena dijo...

lo de las "facturas" está "bien" hasta cierto punto... una cosa es estar enfadado por algo y hacerlo notar, pero me parece totalmente inmaduro el "pasar facturas" de forma plenamente consciente y calculadora. mejor arreglar las cosas, para el lado que sean, ¿no? creo que nadie que REALMENTE quiere a otra persona le hace daño adrede, o le "castiga" para que "se joda"...

Anónimo dijo...

Y lo que llegan a condicionar las facturas...