Beyonce obscena

Recogen firmas para retirar la valla publicitaria en donde sale Beyoncé en biquini.

Los vecinos de la localidad estadounidense de Reno (Nevada) califican la imagen de la solista de "pornográfica". "Es una chica desnuda. Todo lo que ella lleva son dos pequeños triángulos que cubren sus pechos. Es obsceno”.

Barrio Sésamo X


- En el primer episodio de Barrio Sésamo, que se emitió en noviembre de 1969, una niña se hacía amiga de un desconocido que la invitaba a su casa a comer leche con galletas. "Vamos a mi casa bonita, que vamos a comer leche con galletas..."

- Hay una escena en la que Epi le pide a Blas que le pase el jabón mientras está en la ducha. ¿Epi y Blas son una pareja gay y por lo tanto peligrosos para los niños? "Oye Blas, se me ha caído la pastilla de jabón, ¿me la puedes coger?" Ay ay ay, ¡¡homosexualidad mala y depravada!!

- En un episodio Triqui fuma en pipa, y después se la come. Tenía que ser realmente fuerte lo que fumaba Triqui; porque para acabar comiéndose la pipa...

- ¿Por qué Óscar revuelve en las basuras? A Pozi le preguntaban lo mismo... (pincha AQUÍ)

- Blas es un cascarrabias, y Óscar un cínico algo depresivo. Y Espinete se ponía pijama para dormir, bañador para ir a la playa/piscina, pero estaba en pelotas por el Barrio. ¡Qué ejemplos para nuestros hijos!

- ¿De que vivía Chema el panadero, si nunca cobraba el pan que entregaba? ¿Ese polvo blanco que siempre tenía sobre el mostrador seguro que era harina? Porque muy contento se le veía siempre, parecía Arguiñano...

- ¿Por qué se permite que Coco esté pluriempleado y explotado? Camarero, profesor, superhéroe... ¿No hay sindicatos en Barrio Sésamo?

Pero menos mal que nuestros amigos los estadounidenses ya están aquí para protegernos de pervertidos y desviados. Desde el 2005 Triqui devora zanahorias en lugar de galletas, y los DVD de Barrio Sésamo ya tienen dos rombos. Y en el videoclub a la sección de adultos claro...

¿Será el Teletubbie Tinky Winky un depravado y desviado homosexual? ¿Incitan los Pitufos al movimiento okupa? ¿Potenciará Marco la inmigración ilegal? ¿Fumaba porros Heidi, cuando cantaba aquello de que iba en una nube y que era muy feliz? ¿Qué hacía Blancanieves viviendo con 7 hombres? ¿Qué hacían Epi y Blas cuando no estaban las cámaras delante? ¿Las zanahorias que comerá Triqui a partir de ahora, no tendrán un peligroso sentido fálico? Dudas y más dudas...

No entiendo...

No entiendo a la persona que llama a un programa de radio para poner a prueba la fidelidad de su pareja. No entiendo cómo puedes desear que una chica con voz sensual llame a tu novio e intente seducirle, mientras media España lo escucha todo. No lo entiendo...

No entiendo al novio que cae en la trampa radiofónica que le ha puesto su novia, y quiere arreglarlo todo justificándose y pidiendo perdón una y otra vez. No entiendo que quieras seguir con esa chica que es capaz de tenderte una trampa realmente malvada y te pone en ridículo en público, en lugar de hablar contigo de las dudas que tiene. No lo entiendo...

No entiendo a las personas que contratan un detective privado para que siga a su pareja y descubrir si es infiel o no. No entiendo que para esa gente lo más importante sea saber si su pareja se lía con otra persona, en lugar de reflexionar sobre el porqué de sus dudas y compartirlas con su pareja con sinceridad y empatía. No entiendo que quieras continuar con tu relación habiendo llegado a ese punto tan triste y lamentable, independientemente de si tu pareja es infiel o no. No lo entiendo...

No entiendo a las parejas que dicen "no tener secretos". No entiendo esas parejas que comparten todo, desde sus cajones y armarios hasta el teléfono móvil. No entiendo que prefieras vivir sin intimidad, o mejor dicho, no me lo creo...

No entiendo la gente que no respeta el espacio y la intimidad de su pareja. No entiendo que haya gente que sus celos enfermizos le empujen a leer los sms del móvil de su pareja, investigar sobre las personas que tiene en su agenda, o entrar periódicamente y sin permiso al correo electrónico del otr@ buscando una prueba de una posible infidelidad. No lo entiendo...

Hoy Amanda vuelve a estar grandiosa. En su último post, habla de Ramón, un ex-novio celoso y frívolo, el cual vulneró su intimidad entrando en su cuenta de correo electrónico y leyendo sus mensajes. Amanda expresa así cómo se sintió:

"Me sentí violada, desnuda, desprovista de pronto de mi libertad. Los mails que mandaba a mis amigas, a mi familia, aquellos momentos que sólo me pertenecían, aquellas opiniones que sólo compartía con quien yo había querido elegir, mi elección de decidir qué quiero comunicar y qué no quiero comunicar, la libertad de decidir de qué hablar y con quién… todo, al desnudo, a merced de quien, sin permiso y sin duda con la frivolidad de los celos y la enfermedad del saber por encima de la decisiones del otro, se había permitido invadir el único espacio que no compartía con él.

Él dijo: '¿No crees que merezco saberlo todo?' No. Elegir contar o no contar es una elección que pertenece a quien habla, no a quien escucha. Es algo que forma parte de la libertad más extendida, la de expresar, la de decir, la de callar o la de contarlo todo. No. Nadie “merece” saberlo todo. Sólo pertenece a quien habla la decisión de elegir quién lo sabrá todo, y quién no."

Infieles...

"Los cántabros valoran la fidelidad, pero más del 47 % ha sido infiel a su pareja"

El 47,6 % de los cántabros reconoce haber sido infiel a su pareja, aunque tres de cada cuatro subraye que la fidelidad es importante en sus relaciones. Este rasgo de infidelidad no es notable, aunque lo parezca: en España sólo vascos, gallegos y navarros son más fieles.

Le arranca la lengua


Primero, la mujer discutió acaloradamente con su pareja durante varios minutos, posteriormente pareció calmarse y le pidió al hombre que la besara en señal de reconciliación. El hombre la besó apasionadamente, pero al momento de hacerlo, ésta le mordió la lengua tan fuerte que se la cortó por la mitad.


Productoras de deseo

Si hiciésemos una clasificación de las personas dependiendo de su grado de deseo por el erotismo, podríamos decir que hay tres tipos de personas:

- Rechazadoras: Son las personas que por norma general no suelen tener ningún tipo de deseo por el erotismo. Vamos, que pasan "muy mucho" de las relaciones eróticas que se pueden generar entre las personas, no tienen ningún interés especial por ellas.

- Productoras de deseo: Son las personas que principalmente disfrutan produciendo deseo en otras personas. Son quienes les gusta gustar, quienes disfrutan cuando saben que alguien se interesa por él/ella, para quienes el juego de la seducción o el flirteo es más importante que el posible encuentro erótico en sí. Estas personas tienen como objetivo principal el producir deseo, cuanto más mejor. El "pillar" para ellas es algo secundario.

- Deseantes: Son quienes principalmente disfrutan consiguiendo el encuentro erótico. El determinar qué encuentro erótico quieren conseguir depende de cada deseante; algunos sólo desearán unos besos y otros puede que deseen "cama", con sexo oral y coito incluido. Estas personas tienen como principal objetivo el conseguir el encuentro, y cuanto más fácil y directamente se consiga dicho objetivo, mejor.

Esta clasificación no es estanca; habrá personas que estén entre las rechazadoras y las productoras de deseo, otras estarán entre las productoras y las deseantes... Pero cometiendo la inmoralidad de generalizar, podríamos decir que:

A) La mayoría de las mujeres son productoras de deseo. Se ponen guapas, se pintan, se prueban mil camisetas, se miran al espejo una y otra vez... Todo para conseguir su principal objetivo: producir deseo. Si se pilla cacho o no será algo secundario, que dependerá de cómo vaya la noche, pero no es algo que deseen principalmente. "Ya se verá", dirían la mayoría de ellas. Una mujer que no haya acabado la noche con un encuentro erótico, pero que le "hayan entrado" en infinidad de ocasiones a lo largo de la noche, podría irse a casa feliz y sintiendo que se lo ha pasado genial.

B) La mayoría de los hombres son, no deseantes, sino HIPER-deseantes. Para los hombres su mayor satisfacción sería "pillar", y cuanto más rápido y sencillo, mejor. Sí, muy divertido eso del flirteo, pero si viene una mujer guapa y tras presentarse nos dice "me muero de ganas de pasar una noche loca contigo, ¿nos vamos a mi casa?", mejor que mejor. ¡Esfuerzo que nos ahorramos! Un hombre que haya dormido acompañado ya "ha triunfado"; da igual cómo haya ido el resto de la noche. Y si es una chica guapa no te digo nada... Qué mas da que haya estado 4 horas deprimido y muerto del asco por las esquinas, ¡ha sido una noche perfecta porque ha pillado con una tía tremenda! Si no "pilla", la valoración de la noche dependerá de otros factores, entre los cuales será poco o nada importante el que haya producido deseo o no. El nivel de borrachera, las "locuras" realizadas o la hora de llegada a casa sí que suelen ser factores determinantes para poder decir que la noche ha estado "de puta madre".

Un ejemplo muy claro lo podemos observar dentro de las propias parejas. Cuando un chico y una chica son novios, no dejan de arreglarse y "ponerse guapos", aunque sólo vayan a ir a tomar algo juntos. Ella se pone lo más guapa posible, porque quiere seguir sintiéndose deseada por su pareja estable (y por el resto de hombres con quien se cruce). Él se pone lo más guapo posible, para ver si anima a su novia y esa noche toca sexo...

- ¡Joder Sonia, qué guapa estás hoy!
- ¿Sí? Que va, no es para tanto... (que me lo repita por favor, que me lo repita...)
- Joder que no, estás tremenda cari...

- Miguel, hoy estás muy guapo.
- ¿A que sí? Pues si me quitas la ropa lo estoy más... ¿Vamos a la habitación y te lo demuestro?
- Ay cari, tú siempre igual...

Terapia de pareja (2)

Ya ha empezado el programa "Terapia de Pareja" de La Sexta. No quiero valorar todavía el formato del programa; me parece muy pronto para ver si el formato es el adecuado y si los resultados pueden ser más o menos positivos y duraderos, quiero ver algún programa más. Sólo voy a informaros de quienes son Arantxa Coca y Mariano Betes, los integrantes de ese equipo de "prestigiosos psicoterapeutas" que la cadena de televisión prometía para el programa.

Arantxa Coca: Licenciada en Psicopedagogía. Experta en Ansiedad Infantil. Libros publicados: "Hijos manipulados tras la separación" y "El crecimiento emocional del niño".

Mariano Betes: Doctor y Licenciado en Medicina, Doctor y Licenciado en Farmacia. Profesor del Departamento de Farmacología de la Universidad de Alcalá. Experto en Biomedicina y Musicoterapia.

Y yo me pregunto, ¿qué criterios han seguido los dirigentes de La Sexta para elegir ese "equipo de expertos en terapia de pareja"? Yo me imagino esa reunión, llena de peces gordos, para determinar los criterios de selección:
- A ver, un poco de silencio por favor, que vamos a decidir cómo vamos a elegir a los dos expertos que se encargarán de resolver los problemas de las parejas...
- Yo creo que deberíamos coger un par de sexólogos, que son expertos en terapia sexual y terapia de pareja.
- ¡Jajaja! ¡Qué tonterías dice, sr. Jiménez! Cogemos mejor un experto en musicoterapia y una experta en ansiedad infantil. Mucho mejor, dónde va a parar...
- ¿Y en qué van a ser licenciados, los dos en psicología?
- ¡Pero que tonto está hoy, sr. Jiménez! ¿Cómo vamos a contratar a dos psicólogos? Lo mejor es coger... uuummmhhh... un Licenciado en Farmacia... y... por ejemplo... ¡una Psicopedagoga!
- ¡Perfecto! Bueno, otro tema zanjado. Ahora pase el porro, que se lo está calzando usted solo...

Vivir juntos

Casi todos cuando nos emparejamos deseamos acabar viviendo con nuestra pareja. También casi todos (por no decir todos) acabamos compartiendo habitación, y con ello cama, armario, estanterías, equipo de música, ordenador...

El vivir con tu pareja tiene grandes beneficios. Una de los principales es el económico, ya que soportar un alquiler o una hipoteca tú solo es muy difícil, para muchos imposible. Otra ventaja importante es el compartir con la persona que más quieres y con quien mejor te entiendes las satisfacciones y las dificultades que te da el día a día: Contarle tu mal día en el trabajo, pedirle consejo respecto a esa decisión tan importante, hablar mal de ese amigo común, daros unos mimitos... Hay otras ventajas: Se divide entre dos las tareas domésticas, la cama estará calentita si tu pareja se va antes que tú a dormir, los gastos de luz y de agua también se reducen...

El vivir juntos también tiene desventajas. Para empezar suelen aumentar las discusiones; los hombres y las mujeres somos muy diferentes y con la convivencia esas diferencias se magnifican. Otra desventaja es que la pasión disminuye; los seres humanos estamos programados para insensibilizarnos ante un estímulo permanente, por lo que el estímulo de ver a tu pareja todos los días hace que éste pierda fuerza. Hay otras desventajas: No poder masturbarte siempre que te apetezca (o tener que hacerlo en el baño), tener que esconder tus objetos "secretos", tener que explicar (o por lo menos informar) diariamente de tus planes a otra persona...

Por todo ello la conveniencia de vivir con tu pareja es muy relativa; dependerá de cada pareja, de la relación que tengan y de las necesidades de cada uno. Pero eso de irse a vivir juntos "por inercia" o porque "ya es hora", malo. Ahora se está empezando a poner de moda las parejas que deciden vivir cada uno en su casa. Olé por ellos, y sobre todo por su solvente economía.

Si cuestiono la conveniencia "universal" de vivir en pareja, más cuestiono la conveniencia de compartir cuarto. Pierdes tu espacio de intimidad, tenéis que entenderos con la decoración, aguantar que tu pareja sea más desordenada que tú, aguantar que tu pareja sea más maniática que tú, compartir tu armario, esconder bien las cosas que no quieres que vea tu pareja... Y si te apetece estar un rato sol@ en tu cuarto, o hacer en él "lo que te apetezca", tendrás que pedir permiso a tu pareja. Permiso para estar sol@ en TU cuarto... pero es que a tu pareja puede que también le apetezca, y entonces a ver que hacéis.

¿Y por la noche? Sí sí, es muy bonito eso de dormir abrazado a tu pareja, daros mimitos antes de dormir, un buen polvo todas las noches... ¿Cuánto tiempo tardan en desaparecer esas buenas costumbres? Con el tiempo, uno se va a la cama antes que el otro, al primero le molesta cuando el segundo se va a la cama porque lo despierta, el segundo se molesta por no poder verse una peli en SU cuarto porque el primero está durmiendo, el primero se molesta porque se levanta antes y no puede encender la luz a la mañana siguiente y vestirse tranquilamente en SU cuarto, el segundo se molesta porque el despertador del primero lo despierta y lo desvela... Ah, y claro, hay que dormir en cama de matrimonio, eso de dormir en camas separadas sería un sacrilegio. Con lo bonito que es eso de "devuélveme mi almohada", "vete más pa'llá", "no me empujes", "quita esa pierna", "qué calor, pareces una estufa", "no tires de la manta que me destapas"... "¡¡¡Despierta jabalí, que me estás roncando al oídooo!!!"