Despechada


Sucedió en Saladas, una pequeña localidad del noreste argentino, de poco más de 20.000 habitantes situada al norte de Buenos Aires.

El escándalo comenzó cuando la novia, también ella maestra, descubrió que su pareja de 35 años tenía en su ordenador fotografías eróticas de sus compañeras de trabajo en la escuela. La muchacha distribuyó las fotografías entre sus conocidos y entre los maridos de sus colegas, apareciendo en Internet las fotos íntimas de las seis maestras rurales -cinco de ellas casadas-, tomadas con el teléfono móvil.

Los padres de los alumnos han urgido que las maestras sean despedidas. No lo van a conseguir; el ministerio de Educación arguye que 'todo' ocurrió fuera del colegio.

2 comentarios:

PRIMAVERITIS dijo...

Y ahora va cuando me subo por las paredes porque alguien pretenda dejar sin su medio de vida a otro ser humano por lo que haga con su piel.
pero es navidad y me niego a cabrearme.
Felices fiestas

Anónimo dijo...

No, si a ellas no las echaran. En todo caso tendrían que echar a la exnovia, porque ¿no es delito lo que ha hecho?
Eso de distribuir fotografías de otras personas no es atentar contra el honor de una persona?

Entiendo la impotencia de la engañada, pero lo único que puede hacer, la venganza más grande que se puede tomar, es dejarlo con su pareja.

Pero esto de las venganzas... en realidad es como revolcarse en la mierda cuando lo que quieres es limpiarte.