Buscando al culpable

Hoy quería recordar un post que escribí hace tiempo y pasó desapercibido:

¿Buscar culpables o soluciones?

Cuando tenemos un malentendido, un conflicto, una discusión o cualquier tipo de problema relacional-convivencial, tendemos a buscar primero al culpable. Una vez que hemos determinado quién es el culpable y quién el inocente, ya nos ponemos a trabajar en la búsqueda de posibles soluciones. ¿Es esto lo más conveniente? No soy muy partidario de esta forma de actuación, ya que muchas veces nos atascamos en el primer paso, siendo realmente difícil determinar quién es el culpable.

Lo veremos más fácil en un ejemplo: Una pareja que convive hace años, tiene un pequeño conflicto con el tema de las tareas domésticas. Él, a quien le tocaba limpiar la cocina, realiza la tarea en poco más de media hora. Ella, que entra en la cocina poco después de su limpieza, ve varias cosas sin limpiar y no le gusta nada. El conflicto que se genera es poco productivo porque la búsqueda del culpable no llega a fraguarse correctamente; para ella el culpable es él porque no limpia como debería, y para él la culpable es ella porque tiene una novia obsesionada con la limpieza. Podéis imaginaros como acaba la discusión...

La búsqueda de culpables suele ser muy poco productivo porque no aporta grandes beneficios y en cambio suele dificultar la solución del conflicto. Más que nada porque es necesario que alguien asuma su "culpabilidad", algo difícil de conseguir por las diferentes visiones de la realidad que tenemos. Vamos, que en el ejemplo anterior ninguno de los dos son culpables, y los dos lo son al mismo tiempo. La diferencia es la diferente perspectiva con la que se ve el problema, las "gafas" de la visión de ella por un lado, y las "gafas" de la visión de él por otro. Y ninguno de los dos está equivocado...

Mi recomendación es saltarse el primer paso y centrarse siempre y desde el primer momento en la búsqueda de soluciones. Vamos, que si a mí me molesta algo de mi pareja, es más que conveniente que afrontemos la solución del problema, pero sin intentar determinar ningún culpable. En el ejemplo anterior: deben hablar de cómo consideran que se debe limpiar la cocina, cuáles son lo mínimos, cuales son limpiezas "extras" consideradas opcionales, y acordar las pautas para evitar reproches y malas caras. Y recordad; siempre con mucha asertividad y empatía...

Ahora pensad en los últimos conflictos cotidianos que hayais tenido... ¿Cómo los resolvisteis? ¿Buscasteis al culpable, o la solución?

5 comentarios:

depilacion laser dijo...

Increible lo claro en que explicas como afrontar de la mejor manera las crisis de pareja. Es real lo que dices que cuando nos detenemos a buscar al culpable del malentendido o del enojo siempre nos quedamos bloqueados en una idea de la cual es muy dificil despues salir...se hace una pelota indominable despues.
Me ha parecido genial el consejo e intentare ponerlo en practica en mi vida en pareja
saludos

jimena dijo...

ay ay ay... de "un tiempo a esta parte", aunque cueste un poquito a veces, veo que me resulta más beneficioso intentar pensar con objetividad primero, esto es intentando mirar las soluciones globales más que "cómo me afecta".
De hecho ayer tuve una situación que me puso bastante a prueba y estoy orgullosa de no haberme dejado llevar por la "animosidad" sin que ello supusiese represión: simplemente, fue entender la situación del otro y los objetivos (aunque me "atacase"), y todo fue mucho más sencillo y bueno para todos.

Posts como éstos, también la relación "mandarina" (o era naranja??), el reciente posts de las nuevas parejas y "es mi opinión" entre otros, debo decir, como dije en su momento, que han contribuido a mi crecimiento personal; no por brainwashing como alguien podría llegar a pensar, sino porque hacen reflexionar y creo que si uno quiere, puede ir cincelando incluso las formas más definidas hacia una mejorada versión.

Anónimo dijo...

Buen post, aunque a veces nos resulte dificil ponerlo a prueba por la velocidad de los acontecimientos y nuestros instintos primarios.

hermes dijo...

Está muy bien la idea de buscar soluciones sin hacer lo propio con culpables, pero es innato en nosotros el cargarle las culpas a alguien para asi liberarnos de la carga de habernos equivocado...además de las circunstancias que rodean el entuerto, me explico: llegas a casa después de un turno de hospital, que empalmas con una noche de guardia y una baja en un centro de salud (uso este ejemplo sanitario como podria usar el de cualquier otro empleo), es decir quizás hasta 24 horas seguidas sin dormir o descansando muy poquito...en esos momentos la cabeza no te da para estar pensando de forma racional y empezar a dar unos pasos como el de "Venga, primero solucionemos la causa con asertividad y empatia sin echarnos pestes a la cara"...el minimo conflicto te genera irritación...por eso, muchos de tus consejos necesitan de un entrenamiento mental si no eres de los que viven de forma relajada (cuidado, que no te estoy metiendo a ti en estos, eh)

De todas formas, un buen consejo es aquel que se sigue...a mi no me gusta dar consejos, porque normalmente te suelen interpelar asi, con el "Y tú lo harias?"...es bueno encontrar personas como tú que buscan soluciones a estos conflictos y ahorrarnos quebraderos de cabeza...pero de verdad que sigues todos los consejos que das? (dentro de poco te acercarias a la perfección como ser humano...)

Viagra Online dijo...

Yo creo que buscar culpables no es la mejor manera de solucionar las cosas, yo creo que lo mejor es buscar el diálogo para poder enfrentar las cosas que no nos parecen correctas.