Punto G masculino

A diferencia del punto G femenino, parece que la existencia del llamado punto G masculino es incuestionable. Aunque algunos expertos sí que cuestionan si el término utilizado es el adecuado, parece que no hay discusión en que la zona prostática es una zona con infinidad de terminaciones nerviosas y con una espectacular capacidad para que su estimulación produzca placer y orgasmos muy intensos.

La estimulación de la zona prostática es posible exclusivamente a través del ano. A unos cinco centímetros de la entrada del ano, y en la pared anterior (la más cercana al pene) encontraríamos el denominado "punto G masculino", y su estimulación sería posible con un dedo, con un pene e incluso con algún juguete erótico (dildo, vibrador, etc.)
.
Pero parece que pasamos de una represión absoluta respecto a las prácticas anales masculinas, a una "obligación progresista" de disfrutar con dichas prácticas. Antes, el hombre que estimulaba su ano era un "maricón" y un desviado, y ahora quien no lo estimula es un "reprimido retrógrado". No tenemos término medio...
.
Es cierto que la estimulación de este punto puede ser realmente satisfactorio para los hombres y proporcionarles espectaculares orgasmos. Pero esto no significa que todos los hombres puedan ni deban disfrutar de los juegos anales, ya que hay varias razones por las que un hombre puede rechazar dichas prácticas. Y expongo algunas de ellas:
.
- Represión: Es cierto que muchos de los hombres ginerastas que no prueban estimular su ano se debe a que lo relacionan con prácticas homosexuales, y su homofobia (probablemente inconsciente) les impide abrir su mente y probar la estimulación de una parte corporal que puede ser realmente gratificante. A estos hombres les animo a superar sus prejuicios y les recuerdo que disfrutar de una parte de nuestro cuerpo como es el ano, no tiene nada que ver con la orientación, tal y como lo explico en ESTE post.
.
- Dificultades anatómicas: El ano, a diferencia de la vagina, es un orificio pequeño, muy poco flexible y que no segrega lubricación de forma natural. Por ello a veces introducir nada en él puede resultar difícil e incluso doloroso. Sugerencia: mucha mucha lubricación (si no tenéis una crema lubricante a mano, la saliva puede ser una buena alternativa), y suficiente tiempo de estimulación para que el ano se dilate lo suficiente para "soportar" la introducción de algo en él. Ah, y muy poco a poco; se puede empezar introduciendo el dedo meñique muy despacito y con suavidad, e ir aumentando el tamaño de lo que se introduce. Vamos, que nada de meter un vibrador de golpe a las primeras de cambio.
.
- Dificultades "sensoriales": Desde que nacemos, el ano sólo lo utilizamos para una cosa: expulsar las heces. Esto hace que sólo conozcamos una sensación respecto al ano; la sensación de que algo sale por él. Por ello puede que al principio nos resulte desagradable sentir como algo entra por el ano, al igual que nos resultaba desagradable cuando de pequeños nos metían un supositorio. Esta sensación puede ser desagradable, pero si todo va bien y se da un tiempo de margen, puede revertirse y convertirse en una sensación realmente satisfactoria.
.
- Hemorroides: Un porcentaje muy alto de la población tiene hemorroides, y algunos ni siquiera lo saben porque pueden ser internas y que no siempre están "hinchadas". Esto hace que la introducción de cualquier cosa por el ano pueda resultar dolorosa, siendo imposible disfrutar de dicha práctica. Si tienes hemorroides mala suerte, la estimulación anal no es para ti. Puedes probar a estimular la entrada del ano, y si te gusta, genial.
.
Mi sugerencia es que no os obsesionéis con querer estimular el "punto g masculino". Es una pena que los prejuicios y la homofobia os impida probar una práctica que tanto placer da a muchos hombres, tanto homosexuales como heterosexuales; pero si has superado los prejuicios, lo has probado y no te ha gustado, NO PASA NADA. Tienes muchas otras formas de disfrutar de tu sexualidad, así que no te preocupes y disfruta de todo lo que te proporcione placer. Y si con el tiempo vuelves a sentir deseos de probar, adelante.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

interesante... si quieres aprender sobre el punto g femenino te recomiendo el siguiente articulo.

http://www.trespasitos.com/2007/12/27/video-tutorial-subtitulado-instucciones-para-lograr-que-una-mujer-tenga-un-orgasmo/

jen dijo...

muy interesante... además tengo una amiga que le va a hacer mucha ilusión este post.

Anónimo dijo...

pues a mi chico le vuelve loco cuando le como el culo...a mi me encanta como se pone...

Anónimo dijo...

Uish, y a que se debe esa diferencia entre el punto G masculino y el punto G femenino?

Yo confieso que no se lo he encontrado. Mi chico se ha mostrado receptivo, le ha gustado la práctica, pero de orgasmo repentino nada.
No he sabido encontrarselo... o quizás es que es tan subjetivo como el punto g femenino?

De momento paso de sentirme inutil e incapaz. Al menos hemos encontrado un juego más con el que disfrutar juntos.

Por lo demás, paso de puntos (será que no hay anatomía que explorar). Hay uno que no falla nunca y está bien visible: el glande.

Anónimo dijo...

disculpa por no haber puesto un link de tu pagina web, pero no tuve tiempo, pero ya esta alli y si quieres que ponga un acceso mas grande de tu pagina solo manda el codigo y veras, que lo vas a ver en mi pagina web...

posdata: disculpa por el atrevimiento

Anónimo dijo...

yo no soy gay ni nada por el el estilo pero disfruto tanto la estimulacion anal que casi me vuelvo loco.
p.d. mmmmmmmmmmmmmmmmm

Anónimo dijo...

yo soy gay y una vez casi tengo un orgasmo anal con mi pareja, pero the real! no va con eyaculacion ni con masturbacion, lo que si me gustaria saber es como repetirlo, porque no es solo meterlo y mover y ya, creo que es un poco mas complejo, si sabes algunos tips, seria muy bueno saberlo
=) muy bueno lo que escribiste!
saludos