Cartas de amor (1)

Ya he comentado en infinidad de ocasiones que las diferencias y los malentendidos de pareja son algo completamente normal y muy habitual, y que si los afrontamos con madurez pueden ser positivos y muy constructivos. Además, en ESTE post di ciertas pautas y sugerencias para manejar los conflictos de la manera más satisfactoria posible. Consciente de la dificultad que tiene actuar de forma adecuada en esos momentos tan tensos, también expliqué la técnica del "Tiempo-fuera", muy útil para cuando el enfado y los nervios nos impiden actuar de forma constructiva. Hoy voy a hablar de otra técnica: Las Cartas de Amor.

Tenemos la idea de que las cosas importantes nunca se pueden decir ni por teléfono, ni por e-mail, ni por carta. Cuantas veces hemos menospreciado a alguien que ha roto una relación por teléfono, a alguien que se ha declarado por carta... Yo no estoy de acuerdo con esta idea; yo creo que hay ocasiones en las que es preferible decir algo sin estar cara a cara. Cada momento y situación requerirá un recurso concreto, dependiendo de diversos factores, muy complejos y específicos de cada situación. Y no podemos decir que NUNCA debemos decir algo importante por teléfono o por carta, al igual que no debemos sentenciar que decir las cosas a la cara SIEMPRE es adecuado, o que ser completamente sincero SIEMPRE es lo ideal.

La Carta de Amor es simplemente un escrito en donde expondremos lo que consideramos necesario comunicar a nuestra pareja para que el conflicto conyugal se solucione, para aprender de él, y para evitar que en el futuro puedan aparecer nuevos conflictos motivados por las mismas causas. Puede ser el siguiente paso a un "Tiempo-fuera"; cuando hemos utilizado ese recurso para detener una discusión por ser poco constructiva, necesitaremos un periodo de reflexión en solitario que puede propiciar la escritura de una carta de amor. Pero también puede utilizarse en cualquier otro momento; siempre que queramos transmitir a nuestra pareja algo que consideramos importante, podemos plantearnos la conveniencia de utilizar este recurso. Y tampoco tiene porqué haber habido un conflicto; puede estar motivado simplemente por un cúmulo de situaciones incómodas o desagradables.

Es cierto que en ciertas situaciones es mejor hablar las cosas cara a cara. Pero también es cierto que en muchas otras lo mejor es transmitir las cosas por carta. Y para que lo comprobéis y podáis valorar si es preferible una carta o una conversación en persona, os expongo a continuación las ventajas de la carta de amor:

- Para escribir la carta de amor vamos a necesitar un tiempo considerable. Vamos a poder pensar bien las palabras que utilizaremos, las expresiones que queremos plasmar... Vamos, que no estamos presionados por la mirada atenta de nuestra pareja esperando una explicación verbal inmediata, por lo que la reflexión va a ser más profunda y pausada, y el mensaje más concreto y ajustado. Además, mientras la pensamos y la redactamos, nos iremos calmando, viendo las cosas de otra manera y propiciando reflexiones más comprensivas y empáticas.

- Podremos corregir, borrar, añadir... lo que nos dé la gana. ¿Cuantas veces has dicho algo de lo que luego te has arrepentido? ¿Cuántas veces has tenido que recular diciendo "no quería decir eso" o "no me he explicado bien"? Con las cartas de amor no pasará eso; si algo que pones puede tener doble sentido o puede no entenderse como tú quieres, lo borras y listo.

- Al no obtener al momento respuestas agresivas (ni de ningún tipo), nuestra forma de comunicarnos va a ser mucho más asertiva. La agresividad genera más agresividad, y mientras escribes no vas obtener ningún tipo de respuesta, así que transmitirás de forma mucho más adecuada.

- Si el mensaje puede ser duro para tu pareja, y puede ofenderse o enfadarse, vas a darle un tiempo para que lo asimile y lo gestione en solitario. No va a tenerte enfrente para poder volcar sobre ti su ira, y evitarás que pueda decirte cosas de las que luego pueda arrepentirse. Tendrá tiempo para enfadarse, para luego calmarse, y más tarde para pensarlo, asimilarlo y sacar conclusiones.

En el próximo post más y mejor; en él explicaré las importantes pautas para escribir una buena carta de amor.

[Continúa en el post Cartas de amor (2)]