A mi ritmo

Hoy me apetecía recordar un artículo que escribí hace tiempo...

Paseando a mi ritmo

- ¿Vamos a dar un paseo?
- Venga hecho, pero vamos corriendo, que yo paseo así, vale?
- No hombre, vamos despacito, dando un paseo...
- No tía, que despacio es aburrido... corriendo es más divertido.
- No no, yo si voy a dar un paseo es para ir despacito, que es como me gusta.
- Bueno, lleguemos a un acuerdo: Vamos haciendo footing, vale?
- Que no hombre, que yo paseo andando, sin correr...
- Joe tía, no seas intransigente, footing es un término medio, ni para ti ni para mí...

Parece evidente que cuando vamos a dar un paseo, hay que ir al ritmo que marca el que va más lento, al ritmo "menos exigente", y si no quieres ir a ese ritmo, pues te vas solo. En las relaciones de pareja hay muchas situciones similares, pero existe la creencia errónea de que lo más adecuado SIEMPRE es el término medio, pero por supuesto que no es así. Unos ejemplos:

Ejemplo 1: Prácticas eróticas. Yo quiero hacer orgías salvajes todas las semanas, pero tu no quieres hacer nada, ni siquiera coito ni sexo oral. ¿Solución? Algo intermedio; sexo oral y coito en pareja fijo, y un trío por lo menos cada 3-4 meses. Y si a ti no te apetece pues te aguantas, que yo también me quedo sin mis orgías semanales. Es que no hay nada como llegar a acuerdos en pareja...

Ejemplo 2: Compromiso conyugal. Yo quiero casarme contigo el mes que viene y tener hijos en menos de un año, y tú sólo quieres que estemos enrollados. ¿Solución? Pues de nuevo algo intermedio; hacemos público que somos novios y vamos planificando la boda para casarnos en dos años como mucho. Lo de los hijos ya lo hablaremos...

Insisto que en muchas situaciones de pareja hay que ir al ritmo del más lento, o mejor dicho al ritmo "menos exigente", y si no te gusta ese ritmo, pues te vas tú solito. Vamos, que en el "ejemplo 1" ella (o él) es muy libre de no querer hacer nada, y no tiene porqué llegar a ningún acuerdo con él. En el "ejemplo 2" él (o ella) está en su pleno derecho a no querer comprometerse más, y tampoco tiene porqué acordar nada. Y, por ejemplo, ¿en el tiempo que se dedica a la relación? ¿Cuánto tiempo deben pasar juntos o cuántas cosas tienen que hacer juntos una pareja, si ellos dos no están de acuerdo? ¿Hay que ir al ritmo "menos exigente", o hay que llegar a acuerdos? ¿No es una situación similar a las anteriores? Para pensar...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustó mucho este artículo en su día, y con los () aún más. ;)

Anónimo dijo...

Obvio: llegar a acuerdos.

Incluso ir al ritmo del mas lento es llegar a un acuerdo.

Lo importante es que ambos quieran hacerlo de esa manera, no que uno empuje u obligue al otro.

Si al que le gusta ir andando le parece buena idea hacer footing ¿qué habría de malo?
Ambos ceden, y si se hace porque creen que es mejor acelerar o retrasar el ritmo que pasear solos, no tiene por qué "joderse".

Anónimo dijo...

y q pasa cuando cedes y cedes........y el ritmo va disminuyendo, y acabas siempre iendo a su ritmo?

Anónimo dijo...

Si cedes y cedes y te cansas de ceder, volveis a repasar el acuerdo, para llegar a uno que beneficie a ambos, o, si no es posible... se rompe todo tipo de trato.

Una relación no es una cárcel. Si no estás agusto, puedes irte de ella.
Si no quieres ceder, no tienes por qué hacerlo.

Uno es libre para hacer lo que quiera. Aunque la libertad entraña hacerse cargo de las consecuencias. En este caso, no estar con tu pareja.

Sopesas los pros y los contras, y decides si te conviene o no. Es que todo es muy sencillo, no se por qué nos complicamos tanto a veces.

Silbido de serpiente dijo...

No conocía este artículo, aunque tampoco hace tanto que serpenteo por aquí, sin embargo el tema me sonaba demasiado cercano y repetitivo. He pasado demasiadas veces por esa especie de "medida" de ritmo para ver quién lleva el paso y quién sigue. Reconozco que no sirvo para seguir el paso de nadie y que cuando me han llevado la contraria y no me han dejado hacer lo que quería he puesto escamas de por medio. No estoy segura...pero quizá esa actitud sea el reflejo de toda una problemática interior frente al compromiso? Dudas que me asaltan a estas alturas y que por desgracia no me acaban de preocupar.

Desvaríoss a parte, silbidoss suavess sexólogo.

bahiahot69 dijo...

Muy buen blog, yo creo que es importante llegar a un acuerdo, porque si reducimos el paso, alguien se va a quedar con ganas de mas y si corremos puede alguien no sentirse bien, hablando especificamente de lo sexual, aunque el tema abarca varios aspectos de las parejas, creo que lo importante es poder vivir una vida sexual plena, donde se puedan compartir deseos, fantasias y creo que es bueno "negociar" de eso se trata.
En mi blog se ve reflejado la importancia que tiene el poder tener una vida sexual plena.
http://animate-a-mas.blogspot.com/
Los espero.
saludos!

Anónimo dijo...

negociar el que????? el que te masturbes tú, con unas imagenes u otras, no me hagas reir, que me micciono.

Caótica dijo...

Yo es que solo paseo con quien pasea al mismo ritmo que yo.