Preocupaciones y deseo

Los hombres y las mujeres somos diferentes en muchas cosas. Y no sólo en cuestiones físicas, como dicen algunos movimientos feministas, sino también en muchas cuestiones psicológicas. Algunas de estas diferencias psicológicas y comportamentales se determinan por cuestiones genético-hormonales, y otras en cambio por cuestiones socioculturales. Pero lo importante es que, en definitiva, somos muy diferentes, algo que hay que considerar muy interesante y enriquecedor, a la vez de complejo. Esta complejidad hace que muchas veces las diferencias sean la causa de conflictos de pareja, algo que puede superarse con mucha empatía y la lectura de libros como ÉSTE.
.
Hoy voy a hablar de cómo los hombres y las mujeres vivimos de forma tan diferente la relación que se genera entre las preocupaciones cotidianas, laborales, relacionales, emocionales... y los encuentros eróticos.
.
Las mujeres EN GENERAL tienen menor deseo erótico que los hombres. Esto es una realidad, y quien no quiera verlo, que no lo vea. Aún así, las parejas suelen encontrar un punto cómodo para ambos en el que viven su erótica de forma gratificante y satisfactoria. Aunque muchos hombres aseguren que les gustaría tener más encuentros eróticos, más o menos los dos miembros de la pareja pueden estar satisfechos con su vida erótica.
.
Algunos desencuentros llegan cuando uno o ambos tienen algún tipo de preocupación, aunque sea externo a la relación: problemas en el trabajo, discusiones con su mejor amigo, problemas familiares, dificultades económicas... A las mujeres, cualquier tipo de problema considerable les suele influir directamente en el grado de deseo erótico, por lo que es probable que hasta que no arregle su/s problema/s, no sienta el suficiente deseo erótico como para querer y ser capaz de disfrutar plenamente de un encuentro con su pareja. "¿Cómo me voy a excitar, si no puedo quitarme de la cabeza la que ha liado el Jonathan hoy en el instituto?" "¿Un polvo ahora? Estoy yo para polvos, que no sé cómo vamos a hacer para llegar a fin de mes..."
.
Los hombres en ese sentido somos diferentes. Gracias entre otras cosas al alto nivel de deseo erótico que solemos tener, las preocupaciones no suelen hacer que disminuya el deseo de forma considerable. Es más, suele suceder todo lo contrario; los hombres vemos en el sexo una válvula de escape para poder evadirnos de nuestros problemas y hacer una pausa agradable y gratificante en nuestra estresante vida. Nuestra erótica, ya sea en pareja o en solitario, es un recurso para relativizar los problemas y sentir que se puede disfrutar de la vida a pesar de los malos momentos.
.
Esto lo vemos reflejado en un ejemplo muy delatador: cuando una persona acaba de romper una relación larga y tiene la oportunidad de un encuentro erótico. Si esa persona es mujer, probablemente la oiremos decir la mítica frase de "Es que acabo de romper con mi novio y no es el mejor momento..." Si en cambio nuestro protagonista es hombre, oiremos algo así: "A ver si esta noche follo, que desde que rompí con mi novia estoy a dos velas", o cualquier frase similar.
.
Así que ya sabes; si tu pareja (hombre) quiere tener relaciones a pesar de tener a su madre enferma, no juzgues negativamente sus deseos y su comportamiento, sólo le pasa una cosa: que es hombre. Y si tu pareja (mujer) no quiere tener relaciones porque está viviendo un momento tremendamente estresante en el trabajo, no quieras "animarla" con un buen polvo; probablemente no le apetezca. Mejor será que escuches sus preocupaciones, ofrécele apoyo incondicional, no quieras resolver sus problemas por ella, compréndela, no infravalores sus preocupaciones...
.
Nota: Quisiera aclarar algo que en este tipo de artículos siempre digo, pero que me parece indispensable recordar: ESTO ES UNA GENERALIZACIÓN, para muchos indeseable, para mí interesante y útil para mejorar las relaciones hombre-mujer. Por un lado, quiero aclarar que hablo de cómo actúan los hombres y cómo lo hacen las mujeres EN LA MAYORÍA DE LOS CASOS, no siempre. Y por otro lado, decir que no TODOS los hombres ni TODAS las mujeres suelen responder así; cada uno de nosotros es ÚNICO, y la unicidad de cada uno es lo que nos hace especiales. Y por ello habrá muchas mujeres que se suelan evadir de sus graves problemas con un buen polvo, e infinidad de hombres que no follarían ni con Elsa Pataky porque su jefe le está haciendo la vida imposible. Bueno, esto último no lo creo, jeje...

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya me has matado, Sexólogo ¿cómo que es un hecho?

Yo soy una mujer y tengo más deseo sexual que mi pareja. Y con mis otras parejas, la verdad es que me he acoplado bastante bien. He llegado a pensar que lo mio era ninfomanía XDD

Como bien dice el libro que has recomendado, eso son parámetros generales, lo que no quiere decir que una persona determinada no tenga cualidades que se atribuyen a distinto género (cuadraditos azules o rosas ;) ).

Esta vez, me ha tocado a mi ser quien lleve la batuta en los encuentros sexuales, y a él ser quien se preocupa de que la puerta tenga el pestillo echado, que suene el teléfono, o que la hora sea la adecuada para no llegar tarde al día siguiente.

De hecho, a mi nunca me ha pasado lo que le pasaba a mi pareja anterior, que si sonaba el timbre (aunque fuera un vendedor o una encuesta) había que parar y se cortaba el rollo totalmente.

A mi no me importa si en el cuarto de al lado está el compañero de piso jugando al ordenador, no se oye nada. O que la puerta esté sin pestillo.
Follar es algo natural, si nos oye, no se va a asustar. Si entra sin permiso en la habitación, que se disculpe y cierre.
Si llaman por teléfono, ya tendré tiempo de mirar quién llamaba, y si es demasiado tarde y mañana hay que madrugar, soy consciente de que nadie se ha muerto por ir de empalme a trabajar.

Y si no tuviera obligaciones (por ejemplo un sabado) me pasaría el día metida entre las sabanas. Solo saldría para comer (y no te digo yo que no prefiriera untarle de nata).

Pero no se deja!! XDD

De todas formas, estoy bien como estoy. Compensa con todo lo demás.

Caótica dijo...

Muy acertada la nota final. El resto del artículo, a mí, no me sirve de nada.

Una pregunta sexólogo, ¿las parejas homosexuales no tienen problemas sexuales?

Según lo que yo he conocido, tienen los mismos problemas que he tenido, tengo o puedo tener yo como persona heterosexual.

Claudine dijo...

Saludos, sexólogo.

Mi caso también escapa a la norma, puesto que tengo más deseo sexual que mi pareja. De hecho, el otro día me decía que no tomaba más la iniciativa en ese sentido porque siempre me adelanto yo.

La pregunta que se me plantea es si ese mayor deseo sexual puede tener que ver con mi dificultad para alcanzar el orgasmo durante nuestras relaciones sexuales. Para llegar a él necesito muchísima estimulación clitoriana, fundamentalmente a través del sexo oral, durante un laaaargo periodo de tiempo. De lo contrario disfruto del sexo, sí, pero me quedo más caliente que el palo de un churrero, y por las mismas no me importa nada repetir al cabo de un momento, o del día, según se tercie.

Quizás lo que esté diciendo sea una tontería, pero tengo la sensación de que como mi pareja alcanza el orgasmo queda más satisfecho con el encuentro sexual y tiene menos intención de repetirlo, mientras que a mí me ocurre todo lo contrario. Me pregunto qué ocurriría si fuera al revés, si los hombres tendríais tanto interés en el sexo si sólo pudiérais calentaros y no llegar al clímax casi nunca.

roci dijo...

Desde el primer momento ha dicho que es una mera GENERALIZACIÓN.

Estoy de acuerdo contigo, sexologo. Aunque también te cuento que al principio de mi enamoramiento era una loba jaja.
Considero el sexo como parte de la pasión del enamoramiento totalmente.

Un saludo!

Amanda. dijo...

Pues yo me apunto al "en mi caso ni de coña" (y ya van cuatro de cinco... quizás la norma general sea otra.) A parte de que te tengo un deseo erótico superior al de mi chico, si alguna vez pierdo la líbido no es precisamente por preocupaciones ni problemas, sino porque él no está lo suficientemente receptivo, y en lo que sí hay una gran diferencia, es en que las mujeres desistimos con tremenda facilidad, mientras que los hombres estáis dispuesto a perseguirnos hasta conseguir el polvo anhelado.

Si Luis, por ejemplo, no tiene una erección en mi primera insinuación, es posible que me sienta contrariada y no exista una segunda insinuación.

En cambio, tras dos convivencias, puedo garantizarte que un problema en el trabajo hace que a un hombre no se le levante.

Caótica dijo...

Cuatro de cinco... quizás las estadísitcas están cambiando.

Una ex-compañera de trabajo se quejaba de la poca actividad sexual en su pareja, él tenía preocupaciones personales.

Una conocida hace poco se quejaba de que su chico solo quería sexo el fin de semana, el resto de la semana el trabajo y las preocupaciones le enulaban el apetito sexual.

Una buena amiga estaba cansada de tener que tomar la iniciativa siempre con su chico, por que él estaba apático.

Podría seguir, pero no es plan de describir la sexualidad de todas mis amigas y conocidas.

Generalizar, es normal, aunque no siempre está bien. La generalidad va cambiando, y a veces... no estaría mal revisarla.

criscarmona dijo...

la verdad es que discrepo totalmente.
Yo tb soy mas sexual que mi pareja...
y con mis anteriores parejas digamos que la activa siempre o casi siempre he sido yo.
Precisamente al hombre le afectan más las cosas cuando hablamos de deseo sexual...
es decir estoy estresado, no tengo apetito sexual...
estoy cansado... lo mismo
etc etc etc

Caótica dijo...

Mira otra... toma realidades!

Anónimo dijo...

hola, soy virgen y tengo 16 años. Ultimamnete con mi novio las cosas se han estado poniendo "calientes" pero lo que yo no entiendo es por qué no me excito! me parece riquísimo y super comodo pero aun asi no llego a excitarme. Tampoco son problemas ni nada. Quisiera que me ayudes porque de verdad que me parece rarísimo que él pueda estar tan excitado y yo no.