¿Desorden moral?

Hoy he leído una carta al director en El Diario Montañés que no tiene desperdicio. Os transcribo parte de la carta, para someterla a la valoración de mis queridos lectores:

(...) Hace unos 30 años, cuando mis hijos eran pequeños y el top-less era una 'moda' incipiente, EL DIARIO MONTAÑÉS me publicó un escrito en el cual solicitaba mi derecho a que mis hijos pudieran estar en la playa en un lugar libre de dicha 'moda'.

La situación moral se ha ido agravando de tal modo que hace unos años, aunque no fuese nada más que por decoro personal, dejé de ir a la playa. Una mujer en esa situación es muy atractiva y objeto de las miradas del género masculino, pero entiendo que ese atractivo se limita a la satisfacción carnal del varón.

Yo me pregunto: ¿Qué hombre que sea normal puede aceptar como esposa para toda la vida a una mujer que muestre sus atractivos femeninos a quien la quiera mirar?

Tengo una preocupación y no pequeña por que tengo nietas. Da pena el ver cómo niñas adolescentes, influidas por el liberalismo imperante, van mostrando sus incipientes atributos femeninos cuando carecen de una experiencia de la vida para tomar una decisión libre y responsablemente.

Entiendo que este camino del feminismo es erróneo. La igualdad y la dignidad del género femenino con el masculino nadie en su sano juicio la negará. Pero este camino degrada a la mujer y todo desorden moral, más bien pronto que tarde, pasará factura. (...)

Una opinión así no sólo me sorprende, sino que incluso me asusta. Sobre todo lo de "¿Qué hombre que sea normal puede aceptar como esposa para toda la vida a una mujer que muestre sus atractivos femeninos a quien la quiera mirar?" Y yo que siempre me he considerado un hombre "normal"... Os invito a volver a leer el post "Desnudos y anormales" que publiqué hace año y medio, para reflexión del personal.

7 comentarios:

Acuarela dijo...

Denigrar no es que ella misma muestre "sus atributos en público" Denigrar a una mujer es pensar que porque muestre sus atributos está provocando a los varones... un pensamiento muy típicamente machista.

Me he tomado la licencia de reproducir el párrafo y añadir unos comentarios de manera sarcástica.

Te leo de vez en cuando, pero creo que nunca te había comentado. Tienes cositas interesantes.

Un saludo

hatshet dijo...

Sí, la frase de "Qué hombre normal..." da miedo. Si le parece tan mal el top less tiene un problema serio porque a día de hoy tanto la tele como los anuncios están llenitos. Parece más bien una componente de la liga moral americana...

Hatshet

teatrera dijo...

No sé si seré capaz de volver a cerrar la boca después de esto.

Anónimo dijo...

la perversión está en los ojos del que mira.

Quizás ese hombre es un perturbado, debió asentir cuando leyó la noticia de que un hombre había sido eximido de su responsabilidad al violar a una mujer porque esta llevaba una falda demasiado corta.

Ver para creer.

Enigmática dijo...

Esa frase "¿Qué hombre que sea normal puede aceptar como esposa para toda la vida a una mujer que muestre sus atractivos femeninos a quien la quiera mirar?" me parece como poco prehistórica... por qué ellos no se tapan el pecho? por qué lo muestran sin pudor? es un pecho al fin y al cabo, no está abultado, vale, pero sigue siendo un pecho, quien escribió eso no conoce el significado de la palabra "libertad", espera que vivamos cohibidos o mejor dicho cohibidas, debe ser el tipo de persona que antepone los derechos y libertades de los hombres a los de las mujeres, cosa que me saca de quicio.

Besos sexólogo,

Enigmática

Anónimo dijo...

La palabra sexualidad no designa solamente las actividades y el placer dependientes del aparato genital, sino toda una serie de excitaciones y actividades existentes desde la infancia, que producen un placer que no puede reducirse a la satisfacción de una necesidad fisiológica fundamental y que se encuentra también a título de componentes en la forma llamada normal del amor sexual.

Viagra samples dijo...

Mucho se debe a la gran cantidad de prostitutas que salen en las novelas, en toda novela salen esas mujeres vestidas como prostitutas, lo que conlleva a niñas a seguir el ejemplo.