Decisiones y acuerdos (1)

- Cari, me gustaría hacerme un tatuaje en el omoplato. ¿Qué te parece?
- ¿Que qué me parece? ¡Pues fatal! ¡Ni se te ocurra pintarte ninguna chorrada en la espalda!

- Cari, este fin de semana me voy con mis amigos a una casa rural. Te quedas con los niños ¿vale?
- Vale... (qué remedio...)

Llegar con éxito a diversos acuerdos dentro de la pareja es unas de las condiciones importantes para que una relación conyugal sea satisfactoria, y para que cada uno de sus miembros estén satisfechos con lo que tienen. A lo largo del proceso de evolución y maduración de toda pareja, cada miembro se enfrenta a numerosas diferencias con su cónyuge las cuales se deberán hablar, reflexionar y se alcanzarán acuerdos que posibiliten una convivencia los más satisfactoria posible para ambos.

La vida en pareja aporta numerosos beneficios, pero inevitablemente también conlleva numerosos costes. La relación costes-beneficios dependerá exclusivamente de los miembros de la pareja; sus deseos, sus necesidades, sus objetivos y el tipo de relación que deciden tener. Nunca encontraremos dos parejas iguales. Pero si decides tener una relación de pareja, tienes que asumir que la mayoría de las decisiones que tomes, y que muchos de los objetivos que decidas intentar cumplir, deberán pasar por un "filtro": el filtro de tu pareja.

Este "filtro" va a ejercer su efecto de forma muy diferente dependiendo del tipo de decisión que quieras tomar y de los tipos de acuerdos que tengas con tu pareja. En algunos casos su efecto será importante y frenará por completo la decisión que desearías poder tomar, como por ejemplo, dejar a tus hijos con tu pareja durante todo un finde para poder irte con tus amigos de casa rural. En cambio, en otros casos el filtro no hará prácticamente ningún efecto, con informar a tu pareja será suficiente, como por ejemplo si quieres comprarte un nuevo teléfono móvil con tu dinero ahorrado porque el que tienes te está dando problemas. Incluso en muchos casos ni siquiera será necesario informarle...

¿Qué tipo de propuestas, decisiones y acuerdos surgen dentro de la relación? ¿Cómo se pueden agrupar? ¿Cuáles son adecuados y cuáles no lo son tanto? ¿En cuáles debo ceder yo y en cuáles debería ceder mi pareja? ¿Tengo que informar a mi pareja de todas las decisiones que tomo? ¿Dónde acaba mi libertad de actuación porque empieza la libertad de mi pareja? ¿Hay alguna pauta general de actuación respecto a esto? En el sgte post respondemos a todo esto.

2 comentarios:

jen dijo...

pues tiene muy buena pinta el siguiente post..esperaremos ansiosos!

Kaoki dijo...

No vivo actualmente en pareja (aunque lo he hecho durante once años) pero... cómo puede haber una pauta general en algo que se refiere a algo tan individual como los deseos y necesidades de cada persona?... pocas cosas menos generales que las relaciones de pareja (dos personas-dos individualidades)... pienso...

Esperaré...