El espejismo de San Valentín

Cada 14 de febrero en una especie de gran regresión nacional en la que todo el mundo se lanza al infantilismo de las palabras bellas y tranquilizadoras, se intercambian besos aquellos que se juran ser uno para el otro. Lluvia de ramos de flores, restaurantes a rebosar, anuncios por palabras en una caterva de diarios regionales, a cual menos original, pero todos recargados de afirmaciones de un "amor para siempre" proclamado ante el mundo. Los cónyuges reviven durante 24 horas una luna de miel que les rejuvenece.

Pero habría que estar ciego para dejarse engañar; este San Valentín es un espejismo. Se trata de interpretar el romanticismo durante un día para canalizar lo que no vivimos el resto del tiempo. Durante un día nos sacrificamos al mito del romanticismo para liquidarlo mejor el resto del año. La eclosión de esta demanda social de la fiesta de San Valentín corresponde a una forma de teatralizar una imaginación que sigue haciendo soñar pero que no se corresponde ya con la forma de vida contemporánea.

(Serge Chaumier, El nuevo arte de amar)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no suelo celebrar San Valentín, porque para hacer algo con la pareja se pude hacer en cualquier otra fecha.

Tampoco comprendo muy bien algunas tonterías que se hacen. Ni entiendo a las personas que si no celebran San valentín/aniversario etc, como dicta la costumbre (regalo incluído), se mueren.
Me parece muy absurdo.

Sin embargo, reconozco el valor de hacer cosas diferentes con tu pareja, romper la rutina. Es algo necesario.

¿quieres una excusa para hacerlo?
Ahí tienes San Valentín (o el aniversario).

Es decir, San Valentín me parece un día cojonudo como excusa. Pero que no se dogmatice.
Porque el dogma es la antítesis del sentimiento.

Anónimo dijo...

tienes q hablar del papi de 13 años!!
madre mia!!

La serpiente que pudo ser mujer dijo...

Pues entre tanto cinismo que respiramos (buena parte del cual reconozco que suele salir de mis propios colmillos) a mí me gusta ver que se celebra este día. Y mucho. Yo lo llevo celebrando muchos años y la mayoría (recalco) la mayoría lo he celebrado sin tener pareja.
No sé si alguna vez en la historia hubo más y mejor romanticismo, pero creo que el cinismo y la vergüenza a ser romántico nunca estuvo más alta.
Y ojo, no estoy diciendo que celebrar este día sea puro romanticismo. Sólo digo que asquearse y rechazarlo cada vez está más de moda...hacia este día y hacia el amor en general.

Gato escaldado huye del agua fría.

Ven, gatito ven...

Anónimo dijo...

Qué rarita eres, chica...

aliere dijo...

Yo tampoco celebro san Calentín. Creo que es un día que hace mucho daño a las personas que acaban de perder a su pareja o directamente no lo tiene, situación que fue la mía hasta hace poco más de un año.

Ahora con pareja a ninguno de los dos nos gusta celebrar nuestro amor comprando cosas el día que nos marquen (¿por qué?) sino nuestro aniversario, que tiene mucho más valor sentimental para nosotros. Pero comprendo a la serpiente que pudo ser mujer cuando dice que se respeta más bien poquito a los que sí les gusta tener un detalle romántico ese día. Chica, es como odiar la navidad, que cada vez está más de moda.

Nosotros sí tuvimos nuestro detalle romántico, fuimos a cenar juntos y nos besamos y fuimos del brazo por la calle... pero como cualquier otro día del año en que estamos juntos.

Ileana dijo...

Algunas personas no tenemos problema con san valentín si se celebra o no, no es el punto.... Lo importante como han comentado es la continuidad, la consistencia, se debe demostrar afecto a su pareja todos los días. Pero soy egoista al pensar que no se debe celebrar este día, por que en mi caso en concreto lo celebro todos los días, pero hay parejas que solo demuestran afecto en fechas especiales.... Como les vamos a quitar ese gustito a los que erroneamente aprovechan solo estas fechas para demostrarse afecto?
Al final, cada quien con lo suyo... pero un detalle, un papelito diciendo que te quiero, no es algo tan dificil.
Ahora bien... muchas veces considero que San Valentín es una buena estrategia comercial... por que se ha perdido el sentido del mismo, la gente compra y compra y se les olvida el fin en si mismo.... como la navidad... la gente compra y compra y nadie invita a Jesús a celebrar con la familia su nacimiento! Entonces...