Pildora postcoital

Hoy hemos conocido la buena noticia de que las farmacias venderán sin receta la píldora post-coital. La medida se enmarca en el programa de salud sexual del ministerio de salud, cuyo objetivo es reducir los embarazos no deseados.

Personalmente me parece un acierto quitar obstáculos para acceder a este método anticonceptivo de emergencia. Estoy de acuerdo con que esta medida reducirá el número de embarazos no deseados. Pero hay que tener en cuenta que esta píldora no es la panacea:

- No protege lo más mínimo de las enfermedades de transmisión genital.

- Su fiabilidad es bastante alta, aunque menor que el uso de la píldora anticonceptiva diaria, el parche o el anillo anticonceptivo. Su efectividad se reduce notablemente a partir de las 24 horas desde la práctica coital sin protección, llegando a reducirse al 50% si pasan entre 48 y 72 horas. El uso correcto del preservativo también proporciona mayor seguridad, además de proteger de la transmisión de enfermedades.

- Suele tener "incómodos" efectos secundarios, aunque cierto es que ninguno de ellos grave: Retraso o adelanto de la menstruación, dolor en las mamas, fatiga, dolores de cabeza, mareos, náuseas... Aunque mejor será arriesgarse a tener algunos de estos síntomas, que a un embarazo no deseado...

- Se desaconseja por completo utilizarla en más de una ocasión dentro del mismo periodo menstrual. Y una vez utilizada, es preferible esperar 6 meses antes de volver a tomarla.

Más reflexiones personales:

Me tranquiliza que sea un tratamiento algo caro (cerca de los 20 euros), ya que no creo que a este precio los adolescentes decidan utilizarlo como método anticonceptivo habitual. Otra cosa son los adultos con solvencia económica que mantengan escasos encuentros eróticos...

Creo que va a ser una excusa más para los hombres que no quieren ponerse preservativo en sus prácticas coitales. A cambio, las mujeres que "cedan", deberán tomarse el tratamiento y sufrir sus efectos secundarios. Esto no me gusta nada...

Conclusión: Me parece una buena noticia y un avance; pero creo que es más importante, urgente y efectivo el hacer un verdadero esfuerzo por aumentar y mejorar notablemente los programas de educación sexual, tanto para adolescentes como para la sociedad en general; aunque también más caro... La ministra de Sanidad insiste en que "es un método anticonceptivo de emergencia", y que "no debe convertirse en un anticonceptivo de uso habitual". ¿Cómo va a hacer la ministra para que los adolescentes y hombres reacios al uso del preservativo se conciencien de esto? Me parece que para Trinidad Jiménez eso es lo de menos; mientras se reduzcan los embarazos no deseados...

P.D: Qué raro, ya han salido los del Foro de la Familia a decir sandeces...

5 comentarios:

Jimena dijo...

Sólo quería compartir mi experiencia que, sin ser para nada una conclusión científica, me dá que pensar ya que la píldora podría llegar a tener a mediano/largo plazo más efectos secundarios de los que en principio se suponen.

Usé dos veces la píldora. Una, porque después de una borrachera (he tenido pocas y ésta fue a los 25) no estábamos seguros de lo que había pasado "allí dentro" xD Estábamos seguros de que nada... ¡pero por si acaso..!
Otra fue al año siguiente, y luego de una rotura de condón en toda regla.
Más o menos al siguiente período menstrual después de tomar la segunda píldora, comencé a tener extrañas secreciones en las mamas. No voy a comentar todo el seguimiento, pero el caso fue que mediante RMN detectaron un prolactinoma (tumor hipofisario benigno que se manifiesta claramente con la segregación de leche).
No sé si habrá sido consecuencia de la bomba hormonal de las píldoras del día después o si yo ya estaba predispuesta, pero me pareció mucha coincidencia y nunca había tenido problemas hasta ese momento. Los médicos no supieron explicarlo.
Repito que sólo en base a mi experiencia, quisiera advertir a todas que esto puede traer consecuencias... y un prolactinoma no es broma. Puedes tener problemas de fertilidad, o si crece mucho, pinzarte el nervio óptico, etc...

Circuito Sagrado dijo...

No me parece tan bueno que la venta sea libre.
Por que al tener que pedir receta para comprarla, se puede tener una constancia, de si una chica está pidiendo demasiado la pastilla, y tomar los recaudos de explicarle que está dañando su cuerpo!

Carla Vidal dijo...

Hay que vanalizar el sexo. La utilización del sexo como ideología es lo que impide que toda la sociedad aúne esfuerzos para resolver problemas como los embarazos no deseados.

El sexo es una función más de nuestra biología, y debemos tratarlo con completa naturalidad, aplicando las mismas recetas que se aplican, por ejemplo en la alimentación. Nadie pone en duda que es necesario lavar los alimentos antes de comerlos, o que hay que congelar el pescado por el peligro del dichoso "anisakis". ¿porque aún hay polémica sobre el uso de los anticonceptivos? ¿porque hay tios que se niegan a utilizar el preservativo? ¿porque hay mujeres que lo consienten?

Carla Vidal
Intimissimo Aranda

Jimena dijo...

uh huh...

http://perezhilton.com/2009-05-18-and-the-father-is

Anónimo dijo...

Pues a mi no me parece tan bien esta medida. De hecho, me parece desastrosa que se haya tomado de esta forma.

Mal utilizada tiene serios efectos secundarios. Y está indicada únicamente en caso de emergencia, no como metodo anticonceptivo "porque no me apetecía hacerlo con condón".

Primero habría que facilitar una educación sexual adecuada a estos chicos, que todavía hay nenas que van preguntandose por ahí si pueden quedarse embarazadas si su novio las masturba después de haberse corrido (verídico totalmente).
Y el método Ogino sigue vigente para muchos como anticonceptivo de primera elección.


Si esta medida se tomara contando además con una educación sexual obligatoria en los colegios (más allá de repartir un preservativo y explicar como se pone), entonces apoyaría totalmente la iniciativa.

Pero parece que siempre hacemos las cosas a medias y de la peor forma posible.