Siempre hay trastiendas...

Hoy toca recordar un post cortito y muy interesante:


Escaparates y trastiendas

¿Sois dueños de una tienda? ¿Trabajáis en una? Entonces sabréis los quebraderos de cabeza que provocan las trastiendas: ropa fuera de temporada, pasada de moda, con desperfectos... alimentos caducados, cajas y cajas apiladas de botellas de coca-cola, productos para devolver... palés, cajas vacías por si acaso... ropa olvidada, paraguas, objetos varios... Y todo imposible de ordenar; por mucho que te empeñes, nunca tendrás tu trastienda completamente ordenada y colocada.

¿Y cómo tienen sus tiendas los demás? Mira esa tienda de ropa, qué escaparate más bonito, qué ordenado, qué vistoso... ¿Y el interior de la tienda? Pues tampoco está mal, no está tan bonito como el escaparate, pero está bastante bien, todo ordenadito y listo para ser visto. Con lo desastre que es mi trastienda...

¿Compararías tu trastienda con el escaparate de otra tienda? ¿No verdad? Pues esto es lo que hacemos en infinidad de ocasiones con nuestra relación de pareja. Qué bien están los demás, que relación más buena, qué bien se entienden, qué de viajes hacen, qué felices son. Y yo con el gandul éste, todo el día discutiendo, que no hay manera de levantarle del sofá...

Lo que vemos de las demás parejas sólo es un escaparate, sólo vemos una pequeña parte de esas relaciones: la bonita. Si conocemos bien a esa pareja, además de su escaparate conoceremos también el interior de la tienda, la parte pública, pero nunca conoceremos su trastienda. Algo excepcional será si somos muy amigos de alguno de sus miembros y nos cuenta sus penas conyugales, teniendo de esta forma la suerte de conocer algo de esa trastienda, una pequeña parte. Pero la trastienda por completo sólo la conocerán los propios miembros de la relación, y de la mayoría de las parejas sólo conoceremos el escaparate, y poco más.

Así que en este caso, las comparaciones sí que son odiosas. Cuida la relación que tengas con tu pareja, madurad y evolucionad como pareja, pero sin compararos con nadie. De todo y de todos se aprende, pero sin comparaciones inadecuadas. Y recordad: no existe el príncipe azul, ni la princesa rosa, ni la pareja perfectísima. Todas las parejas tienen malentendidos, discusiones, pasan crisis, se desenamoran, aparecen los celos, la monotonía, hay dificultades, costes, sacrificios... aunque no lo veamos.


8 comentarios:

Ruth dijo...

Qué razón tienes.

perdida en la red dijo...

sí... y bien ???

CarlaVidal dijo...

Hoy parece que te has levantado con mal pie. Si das la vuelta a tu argumento también podrías afirmar que todas las parejas también pasan buenos ratos, en algún momento han estado realmente enamoradas, han compartido momentos de su vida con sinceridad, han disfrutado del sexo, se han reído juntos, ...

!!!Vamos que estamos en plena primavera y tenemos el veranito a las puertas¡¡¡

Carla Vidal
Intimissimo Aranda

LADY_BLUE dijo...

ENCANTADA CON TU BLOG PERO COMO CARLA DICE NO TODO ES MALO Y SI PONES ATENCION NUESTRA VIDA ES N ESCAPARTE DONDE DIARIAMENTE ENCONTRAMOS DISTINTAS TENDENCIAS YA SEA CULTURALES DE MODA DE ENFOQUES ETC UN PLACER VISITARTE

Heike dijo...

Cuánta razón tienes...

y lo del enfoque negativo que comentan yo lo veo más bien realista.

Y este post como un recordatorio para cuando me pongo en plan tontolhaba a pensar en escaparates...

Anónimo dijo...

La misma metáfora es aplicable a las personas. No siempre corresponde el escaparate con lo que realmente tiene la tienda...

Federico dijo...

Hola,

El review de tu blog ya ha sido publicado en BlogsNuevos.com. Nos
interesa mucho tu blog, y nos gustaría que le mostraras el review a
todos tus lectores. Como haces esto? Bueno, una buena forma es
colocando uno de los banners de BlogsNuevos.com en tu sitio. Ve a
http://www.blogsnuevos.com/banner/ y encuentra el banner que mas te
gusta. De esta forma, podrás hacer que tus lectores vean el review y
nos ayudaras a crecer.

Gracias,

BlogsNuevos.com

susanamoo dijo...

A mí me interesa muchísimo la trastienda erótica que todos tenemos, como pareja, pero sobre todo individualmente.
Ah! Esos secretillos y perversiones, esa doble moral vigilada ferreamente por un escaparate impóluto de dignidad y buenas costumbres!