Derecho a comer helados

- Mi pareja es diabética, y no puede ni imaginarse que yo en algún momento pudiese comer helados de chocolate y nata, algo que me gustaría poder hacer. ¿Yo estaría actuando mal por comer helados de chocolate y nata?

- No, siempre que tú consideres que estás en tu derecho de comer helados de chocolate y nata. Es tu decisión, que forma parte de tu espacio y libertad personal, y se debe respetar por completo.

- Entonces, ¿no es malo comer helados de chocolate y nata?

- No, siempre que no lo hagas delante de tu pareja, y siempre que tengas la precaución necesaria para que no se entere.

- ¿Ni siquiera es malo hacer algo así teniendo una pareja diabética? Es que si mi pareja se enterase sería un auténtico desastre...

- No, claro que no es malo. Lo que haría daño a tu pareja es saber que tú lo haces, no el hacerlo en si. Por eso es deseable que tu pareja no se entere que lo haces, para evitar consecuencias dolorosas e indeseables.

- Entonces, lo que estaría mal es que mi pareja se enterase, no el que yo lo haga, ¿verdad?

- Sí, así es.
------------------------------

¿Estás de acuerdo con lo que dicen? Pues ahora haz una cosa; sustituye todas las palabras "diabética" por la palabra "celosa", y todas las frases "comer helados de chocolate y nata" por la frase "tener relaciones eróticas con otras personas". ¿Ya? Quedaría exactamente así:

- Mi pareja es celosa, y no puede ni imaginarse que yo en algún momento pudiese tener relaciones erotícas con otras personas, algo que me gustaría poder hacer. ¿Yo estaría actuando mal por tener relaciones erotícas con otras personas?

- No, siempre que tú consideres que estás en tu derecho de tener relaciones erotícas con otras personas. Es tu decisión, que forma parte de tu espacio y libertad personal, y se debe respetar por completo.

- Entonces, ¿no es malo tener relaciones erotícas con otras personas?

- No, siempre que no lo hagas delante de tu pareja, y siempre que tengas la precaución necesaria para que no se entere.

- ¿Ni siquiera es malo hacer algo así teniendo una pareja celosa? Es que si mi pareja se enterase sería un auténtico desastre...

- No, claro que no es malo. Lo que haría daño a tu pareja es saber que tú lo haces, no el hacerlo en si. Por eso es deseable que tu pareja no se entere que lo haces, para evitar consecuencias dolorosas e indeseables.

- Entonces, lo que estaría mal es que mi pareja se enterase, no el que yo lo haga, ¿verdad?

- Sí, así es.
------------------------------------

¿Y ahora, estás de acuerdo?

18 comentarios:

Caótica dijo...

Si tu pareja diabética no quiere tener una relación con alguien que come helados de chocolate con nata tiene todo el derecho tambien.

Wildberry dijo...

En cualquier caso, el diabético NO PUEDE comer helados de chocolate con nata, porque le puede dar un jamacuco. Y es bastante egoísta pretender que porque él no pueda, su pareja, sana, se prive del helado.

Pero no veo el paralelismo con los celos y el sexo con otros... El celoso NO QUIERE que su pareja se coma a otras personas - o que tenga sexo con ellas, que lo mismo es :) - Aunque a lo mejor él sí que se las come...

No sé, que habría que buscar un ejemplo que se aproximara más al tema, que el del diabético.

En cualquier caso: si no quieres romper con tu pareja, o al menos una buena bronca, NO LE DIGAS QUE TE COMES HELADOS DE CHOCOLATE a sus espaldas!!

Lila dijo...

Me parece que el ejemplo no es del todo acertado, porque no creo que a un diabético le hiciera "daño" saber que su pareja come dulces. En todo caso sentiría envidia porque él no puede comerlos, pero no creo que se sintiera traicionado, ya que no están en igualdad de condiciones.

En cambio, el celoso sí que puede elegir "comer dulces" o no, por lo que está al mismo nivel que su pareja en ese sentido. Ése es su error: pensar que puede obligar a su pareja a hacer lo que él hace.

En mi opinión, si en vez de un diabético hubieras utilizado a alguien que está a dieta, quizá se entendería mejor.

Saludos

Anónimo dijo...

¿Qué tal si sustituímos "diabético" por "pedófilo",por ejemplo, y "comer helados de chocolate y nata" por "mantener relaciones sexuales con niños"?
¿Queda justificado algo con estas sustituciones?

Albert dijo...

Anónimo, si mi pareja es el pedófilo, ¿por qué coño quiero mantener yo relaciones sexuales con niños?

Pobre Anónimo, que es un trabao bueno...

Ruth dijo...

Creo que a la mayoría de personas no les gusta que su pareja coma helado de chocolate a escondidas.

Si te gusta hacerlo, tendrás que tener suerte de que a la otra persona tb le guste hacer lo mismo.

Ahi viene el problema. ¿Cuánta gente piensa realmente así?

susana erotomana dijo...

Depende.

No hay absolutismos en las relaciones personales, depende.

Carla Vidal dijo...

Me parece que esto tiene truco. No es lo mismo comer helado de chocolate que tener relaciones eróticas con otra persona que no sea tu pareja.

Pero si vale todo ahí os dejo otra opción:

- Mi pareja es dependiete de su madre, y no puede ni imaginarse que yo en algún momento pudiese matar a mi suegra, algo que me gustaría poder hacer. ¿Yo estaría actuando mal por matar a mi suegra?

- No, siempre que tú consideres que estás en tu derecho de matar a tu suegra. Es tu decisión, que forma parte de tu espacio y libertad personal, y se debe respetar por completo.

- Entonces, ¿no es malo matar a mi suegra?

- No, siempre que no lo hagas delante de tu pareja, y siempre que tengas la precaución necesaria para que no se entere.

- ¿Ni siquiera es malo hacer algo así teniendo una pareja dependiete de su madre? Es que si mi pareja se enterase sería un auténtico desastre...

- No, claro que no es malo. Lo que haría daño a tu pareja es saber que tú lo haces, no el hacerlo en si. Por eso es deseable que tu pareja no se entere que lo haces, para evitar consecuencias dolorosas e indeseables.

- Entonces, lo que estaría mal es que mi pareja se enterase, no el que yo lo haga, ¿verdad?

- Sí, así es.

www.lasbolaschinas.com
Carla

Anónimo dijo...

Por dios q bueno el comentario del "chico dependiente de la madre" xDD
No es lo mismo comer helados que comerte a una persona, ahí queda...

barbara dijo...

me parece que la comparacion no es valida, xq me parece bastante mal que si mi pareja no puede comer helados xq es diabetica, no me permita a mi comer helados, y que encima se sienta traicionada. en cuanto a lo otro no estoy para nada de acuerdo con la infidelidad, no la acepto para mi, y por eso tengo un compromiso con mi pareja. las parejas que quieran tener sexo con otras personas pueden hacerlo, siempre que sea algo aceptado por los dos. de otra manera es un engaño, una traicion, y el hecho de que la otra persona no se entere me parece irrelevante.

Caótica dijo...

Dejando claro que la comparación en cuestión es totalmente ilógica, rozando la demagogia (comparar comer un helado, con echar un polvo, es como decir que ser sexólogo es comparable a ser heladero) seguiré con dicha comparación para expresar lo que pienso. Si al empezar con tu pareja diabética ella te expresa que no puede ni imaginarse que su pareja coma helados, y tu le contestas que si, que estás de acuerdo, que no piensas comer helados mientras estés con ella, y luego comes helados porque consideras que estás en tu derecho, está mal, porque has establecido con tu pareja libremente un pacto que no estás cumpliendo.

Vamos, que si me echo un novio diabético y me dice que si quiero estar con él no puedo comer helaldos de chocolate, ahi se queda, hacer lo contrario demuestra cobardía y poca integridad.

Anónimo dijo...

Pues es que yo no estoy de acuerdo don la primera parte.

Para empezar, la pareja, por muy diabética que fuera no tiene derecho a coartarme.
Comer helados esta bien, lo que está mal no es hacerlo, tampoco que se entere, lo que está mal es ocultarselo.

Si tu pareja no entiende que tu quieres comer helados de chocolate y nata, o te buscas una pareja que no sea diabética, o te buscas a una pareja que, aún siendo diabética, comprenda que tu no lo eres.

Así de sencillo. Lo otro es engañar. Que tendrá menos importancia de la que se da, de acuerdo, pero eso no significa que esté bien.

Caótica dijo...

Joer sexólogo... manifiéstate no?

SEXOLOGO dijo...

Jeje... Gracias por tu interés Caótica; ha sido una semana especialmente agobiante, pero he seguido con gran interés vuestros comentarios.

Ya sabéis que yo pongo estas cosas para crear un poquito de polémica, que el tema de las infidelidades y la exclusividad erótica siempre levanta muchos fantasmas y genera revuelo...

Efectivamente no tiene nada que ver el comer helados con el tener sexo con personas q no sean tu pareja, pero a veces comparaciones como ésta te hacen reflexionar sobre el valor de la fidelidad.

Yo lo tengo claro; mi cuerpo es mío y hago con él lo que me da la gana. Y ni mi pareja ni nadie tiene que decirme lo que puedo y no puedo hacer con él. Y, por supuesto, yo tampoco soy nadie para decirle a nadie lo que debe hacer o dejar de hacer con el suyo...

Para mí, el comer helados o no comerlos es una decisión exclusivamente individual; quien quiera comerlos, que los coma.

Caótica dijo...

Pero no me negaras que, a la hora de tener una relación sentimental con alguien, esa persona tiene todo el derecho del mundo a saber cuáles son tus ideas al respecto.

El problema es que el tema de la exclusividad erótica es que se da por supuesta, y ni siquiera se habla del tema.

Te voy a hacer una pregunta personal: Suponiendo que estás en pareja, y enamorado, ¿Te haría daño saber que la otra persona ha tenido sexo con otro?

Ssserpiente dijo...

No sé cuántas veces has defendido tu postura de sí a tener releaciones eróticas con otras personas y no a la necesidad de ser fiel. Pero sinceramente y realmente ¿crees que es lo mismo comerse un helado de nata a escondidas que hacerle una felación, meterle la lengua hasta atrás, susurrarle cosas al oído o gemírselas directamente y acabar follando y corriéndose uno/a a escondidas?
Ya sé que la respuesta es NO, que lo 2º es mucho mejor PERO vuelvo a preguntar sincera y realmente crees que tienen la misma importancia?

Yo defiendo absolutamente la fidelidad por eso no entiendo el símil.

Besines y silbidosss...

La Meretriz dijo...

A ver si entiendo, como sexólogo, la individualidad entonces cobra relevancia frente a la relación de pareja?
Entiendo el símil desde la perspectiva de ocultar para no dañar, pero desgraciadamente a la larga todo sale a relucir de una forma u otra, qué puede pasar? que la relación acabe, si es una relación mabndarina se superará pero si es pera, entonces para qué se pone a comer helados de chocolate con nata???
Punto intermedio, helados de fructosa para ambos, apuesto por el equilibrio, la igualdad; si ambos son sanos, a tener claros los términos de la relación.
En democracia, los derechos de uno acaban donde empiezan los del otro.

Anónimo dijo...

Partiendo de la base de que un diabético sí que puede comerse un helado de nata y chocolate, el ejemplo se desmorona solo.