Peras y mandarinas

Hoy os voy a dar un truco para sufrir menos con las rupturas y con los efectos negativos que suelen provocar las inevitables dificultades que existen en las relaciones de pareja. El planteamiento es el siguiente: Hay dos formas de vivir las relaciones de pareja: las relaciones "pera" y las relaciones "mandarina". Si la tuya es "mandarina", sufrirás mucho menos ante una posible crisis o ruptura de tu relación. Y me explico...

La fruta simboliza la vida de una persona, y como bien sabemos, nuestra relación de pareja es una parte de ella. Si mi relación es "pera", cuando mi estabilidad conyugal se tambalee, deteriore, e incluso se acabe, esto afectará al resto de la "fruta". Vamos, que si tenemos importantes problemas conyugales, estos se extenderán peligrosamente a nuestra vida en general, pudiendo provocar que nos sintamos profundamente deprimidos, solos, desgraciados, sin ganas de hacer nada, abandonados... y, dependiendo de la persona, teniendo graves efectos irreversibles en nuestra vida.

Si en cambio mi relación de pareja es "mandarina", cada gajo simbolizará un "apartado" de mi vida: amigos, familia, trabajo, hobbies, pareja... De esta forma, mi relación de pareja será sólo un "gajo", independiente, sin que su estado pueda influir al resto de los gajos que componen la fruta, y en este caso, mi vida. Cuando el gajo conyugal se vea afectado, se deteriore, e incluso falte, el resto de los gajos estarán intactos. Siempre se sufrirá por la falta de unos de los gajos, pero la fruta no se descompondrá; faltará un gajo importante pero la mayor parte de la mandarina seguirá intacta.

Esto, que parece sencillo en la teoría, hay que trabajarlo mucho en la práctica. Es importante estar muy convencido de ello y no dejarse llevar por las pautas tradicionales de relación, en donde parece inevitable ir perdiendo "gajos" en tu vida a favor de una relación absorbente y que excluye muchas de las cosas que antes de iniciar la relación eran enriquecedoras para los individuos.

Por todo esto, un grito a favor de las mandarinas. ¡PERAS NO, MANDARINAS SÍ!

2 comentarios:

danigrafic dijo...

¡Claro! de ahi la expresión ¡vamos a partir peras!. En cambio tu eres mi media mandarina, es muy bonito, además ahora podriamos decir ya ¡tu eres un gajo de mi mandarina! cariño, aunke es mas recomendable déjame ke te de un mordisco en esas dos preciosas mandarinas que dios te ha dao

Heike dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo...

Me ennnncanta leerte!