Vino y deseo


Las mujeres que beben entre una y dos copas al día presentan mayores índices de deseo.

Los elementos químicos del vino tinto pueden aumentar las funciones sexuales al orientar el flujo sanguíneo hacia áreas "clave" del cuerpo.

El estudio ha sido desarrollado por la Universidad de Florencia (Italia), y ha sido publicado en el Journal of Sexual Medicine.

(Fuente: 20minutos.es)

Se informa que tras el resultado del estudio realizado por la Universidad de Florencia, durante las primeras fases del proceso de seducción y flirteo se sustituirán las preguntas habituales como "¿estudias o trabajas?" o "¿tienes novio?", por la siguiente pregunta: "Hola, perdona, ¿tú no beberás vino tinto?"

Infidelidad: normas básicas

Norma nº 1: Procura no ser infiel.

Norma nº 2: Si se incumple la norma nº 1, actuar como si no se hubiese incumplido.

Norma nº 3: Si se incumple la norma nº 1 y tu pareja te transmite que tiene sospechas, negarlo rotunda y contundentemente. En caso de ser necesario, proceder a jurar por cosas sagradas, seres queridos o por la propia vida. Nunca reconocer la infidelidad, salvo que se dé el caso que se explica en la norma nº 4.

Norma nº 4: Si tu pareja tiene pruebas delatadoras de la infidelidad, o lo que comúnmente se expresa como "si te han pillao con el carrito de los helaos"... salva lo que puedas. En algunas parejas se salvará casi todo, en otras en cambio, muy poquito...

El tamaño del pene

Cada persona es un mundo y su sexualidad también, así que no se debería generalizar con la sexualidad y la erótica de las personas, y mucho menos con la de las mujeres. Como en muchos aspectos el generalizar es inevitable, puede que en algún momento del post de hoy cometa la "inmoralidad" de hacerlo, por lo que pido disculpas anticipadas. De todas formas, voy a procurar dar datos objetivos, científicos, sin lugar a subjetividades. Y así, vamos a intentar responder la gran pregunta de hoy: ¿El tamaño importa? Y aclaro; hablaremos de si es importante el tamaño del pene para proporcionar placer a las mujeres. Empezamos:

1.- Debemos tener en cuenta que la mayor concentración de terminaciones nerviosas en TODAS las mujeres está en el clítoris, por lo que podríamos concluir que no es que el tamaño del pene no importe, sino que ni siquiera sería importante el mismo pene. En cambio sí que tendría más importancia cualquier otra parte del cuerpo más útil para la estimulación del clítoris: la lengua, los dedos...

2.- Olvidémonos del apartado 1 y centrémonos en la penetración. Si analizamos la vagina, nos daremos cuenta de que la mayor concentración de terminaciones nerviosas en TODAS las mujeres está en la entrada vaginal, por lo que la largura del pene no podría ser importante.

3.- Si nos adentramos en el propio conducto vaginal, debemos saber que la vagina es flexible, pudiéndose agrandar tanto como para llegar a permitir que salga un bebé por ella, y manteniéndose tan "encogida" como para evitar que se mueva o se "escurra" un tampón. Vamos, que la vagina se "adapta" a lo que entra en ella, así que el grosor del pene tampoco sería importante.

4.- POCAS mujeres (30%) son capaces de llegar al orgasmo con el coito, y de éstas, la gran mayoría aseguran que para ellas no es relevante el tamaño del pene para llegar o no. Lógico; el orgasmo alcanzado mediante el coito es debido a la estimulación "indirecta" en el clítoris, en la entrada de la vagina, y en POQUÍSIMO grado en ciertas zonas de la FLEXIBLE vagina. No olvidéis que el interior de la vagina tiene muy poquitas terminaciones nerviosas, en TODAS las mujeres.

Y ya para acabar, deciros que más del 80% de las mujeres que se masturban, nunca o casi nunca lo hacen metiéndose algo por la vagina. Si tan importante fuera el pene y su tamaño, ¿no pensáis que la gran mayoría de las mujeres se meterían enormes objetos por su vagina al masturbarse?

El poder de la música

La vida en pareja, la sexualidad o la erótica son algunas de las cosas que nos generan alegrías, importantes preocupaciones y, muchas veces, momentos de profunda tristeza. Hay muchas formas de superar esa tristeza: amigos, terapia, medicación... Pero un remedio efectivo, natural y sin ningún tipo de contraindicación es la música.

Estoy seguro que algunas canciones tienen un poder antidepresivo mucho mayor que las pastillas más potentes. Esta canción es una de ellas. Así que si quieres una buena dosis de alegría, sube el volumen de tu ordenador y disfruta de esta canción de Huecco:



Cuando sientes frío en la mirada,
cuando alguien ha roto tu sonrisa de cristal,
y tu carita de porcelana
se acuerda de su mano, mano de metal.

Es hora de empezar a andar,
se acabaron las lagrimas.
Es hora de empezar a andar,
rompe tu jaula.

Cuatro primaveras calladas,
las rosas se callan, no saben decir ná.
Sientes las espinas que se clavan
pinchando bien adentro, donde duele más.


Es hora de empezar a andar,
se acabaron las lagrimas.
Es hora de empezar a andar,
rompe tu jaula ya.

(¡Mira!)
¡Escapa! Que la vida se acaba,
que los sueños se gastan, los minutos se marchan.
Y ¡salta! Que la calma te abraza,
los momentos se pasan y se te rompe el alma.
Ay el alma...

cuando sientes que nunca lo extrañas,
y la lluvia cae destiñendo la ciudad.
Que las gotas no calan tu alma,
sus barcas en tus ojitos secos, no podrán remar.

De nada vale ya llorar,
se acabaron las lagrimas.
Sientes que ya no hay marcha atrás,
rompe tu jaula ya.

Casarse enamorado

¿Deberíamos estar enamorados de nuestra pareja para casarnos con él/ella? ¿Debería ser condición imprescindible? ¿O en cambio para casarnos deberíamos NO estar enamorados?

Antes de responder estas cuestiones, vamos a intentar definir el término "enamoramiento". ¿Qué es enamorarse?
A) Estado alterado de conciencia. La persona enamorada tiene cambios en la percepción de las cosas de forma importante. (www.entornomedico.org)
B) Patología, trastorno ocasional con tres síntomas característicos: idealización de la otra persona, desaparición de la agresividad y trastornos de la atención. (revista.consumer.es)
C) Continua sucesión de emociones que confunden, producen turbación e inquietud, y se acompañan de angustia, deseo y felicidad. (usuarios.lycos.es)
D) Experiencia afectiva muy intensa, donde todos los pensamientos e ideas que se tienen del otro son positivos, irracionales e idealizados. (www.inteligencia-emocional.org)

¿Quién quiere casarse en un estado patológico en donde su conciencia está alterada y con trastornos de atención? ¿Cómo voy a saber yo si me estoy casando con la persona apropiada si estoy confundido y mis ideas son irracionales y están idealizadas?

Siempre he defendido que no se debe tomar ninguna decisión importante estando enamorado. ¿Y casarse no es una decisión importante? Sin duda. Así que ya sabéis, si estáis enamorados, disfrutad del momento, pero esperad a desenamoraros antes de tomar una decisión de importancia, como por ejemplo, subir al altar.

Ah, y rizando más el rizo, y ya para acabar: Si alguien que lleva con su pareja un tiempo considerable se enamora de una tercera persona, ¿debería dejar a su pareja? Pero... ¿dejar a tu pareja de hace tiempo no es una decisión importante? Para la reflexión...

Por detrás

Así, sin rodeos; hoy hablamos del sexo anal. Para ello, vamos a dividir el post en cinco partes: dificultades comunes, penetración anal a un hombre, penetración anal a una mujer, otras prácticas anales y recomendaciones generales. Vamos allá:

Dificultades comunes:
1.- El ano está fisiológicamente preparado para expulsar heces, y es para lo que lo hemos utilizado y lo utilizaremos toda la vida, por lo que el sentir que "entra algo" en lugar de "salir" puede resultar algo desagradable las primeras veces. Si se disfruta con dicha práctica y se sigue practicando, con el tiempo desaparece esta sensación.
2.- El ano es un conducto más pequeño que la boca o la vagina, no es flexible como la vagina y no tiene lubricación natural, por lo que suele resultar bastante más complicado el introducir algo en él.
3.- Un porcentaje alto de la población tienen hemorroides (externas y/o internas), lo que dificulta o imposibilita la penetración anal sin dolor.

Penetración anal a un hombre: A través del ano del hombre se puede llegar a estimular el llamado "punto G masculino", que hace referencia a la zona prostática; zona con infinidad de terminaciones nerviosas y que puede resultar extremadamente placentera si se estimula correctamente. La única forma de acceder a esta zona es a través del ano, algo que no muchos hombres están dispuestos a probar. Y si puede ser tan estimulante, ¿por qué tantos hombres rechazan probar el sexo anal? Por los enormes prejuicios hacia la homosexualidad que tienen interiorizados. Por un lado sería conveniente ir superando esos prejuicios que una sociedad homófoba nos ha inculcado, y por otro lado deberíamos saber que no tiene absolutamente nada que ver las prácticas anales con la homosexualidad (como explico en ESTE post). Lo que determina tu orientación es hacia qué sexo sientes principalmente atracción erótica (hombres o mujeres), nunca el tipo de prácticas eróticas con las que disfrutas. Vamos, que tu novia juegue con tu ano no tiene nada que ver con que te puedan gustar los hombres; simplemente estáis aprovechando una parte de tu cuerpo que te puede proporcionar mucho placer y que enriquece vuestra vida erótica.

Penetración anal a una mujer: Aunque la mujer no tiene "zona prostática" para estimular, muchas mujeres aseguran disfrutar mucho y tener orgasmos muy placenteros a través del sexo anal, otras en cambio nunca lo practican porque les resulta extremadamente doloroso. Teniendo en cuenta las dificultades expuestas al principio del post, sólo puedo decir que deberías hacer sólo lo que realmente desees, y nunca hacerlo por satisfacer a tu pareja. Y ten en cuenta que como cada mujer es un mundo y su erótica única, nadie puede decirte si te va a gustar o no; sólo el probarlo puede darte la respuesta.

Otras prácticas anales:
1.- Estimular la zona anal por fuera sin llegar a introducir nada. Muy recomendable para ambos sexos; no tiene inconvenientes y suele ser muy placentero.
2.- "Beso negro" (lamer el ano): No muy recomendable salvo que se haga una limpieza exhaustiva con una "pera de limpieza rectal". Suele ser muy placentero, pero el ano alberga restos de heces con numerosas bacterias capaces de provocar numerosas infecciones y enfermedades. Las peras de limpieza rectal se compran en las farmacias y lo limpian completamente, aunque es un poco aparatoso.

Recomendaciones generales:
1.- Siempre que se decida practicar el sexo anal (al igual que con el resto de prácticas), debe ser porque ambos están completamente convencidos de querer realizarlo, y que ambos sienten un auténtico deseo erótico por hacerlo. Y si a alguno no le gusta, se cambia inmediatamente de práctica a otra placentera para ambos y listo.
2.- Como el ano no tiene lubricación natural, es muy importante utilizar mucho lubricante; se puede comprar en cualquier farmacia, muchos hipermercados, sex-shops... La saliva es una buena alternativa si no se dispone de un lubricante a mano.
3.- La penetración anal siempre debe ser progresiva, nunca brusca; se empieza estimulando el ano sin introducir nada, se sigue introduciendo un dedo lenta y suavemente... hasta finalmente introducir el pene o un dildo.
4.- Si decidís introducir un dildo o cualquier otro objeto por el ano es importantísimo que TENGA TOPE, ya que a diferencia de la vagina, si algo entra completamente dentro del ano podría suceder que ya no pudieses "alcanzarlo". Y acabarías siendo el protagonista de la anécdota divertida de la noche para los trabajadores de urgencias del hospital...
5.- Es recomendable una buena limpieza tanto antes como después de las prácticas anales.
6.- Nunca pasar del coito anal al coito vaginal, pueden pasarse bacterias que provoquen una desagradable infección vaginal. Cambiarse el condón o limpiarse escrupulosamente en caso de no utilizar preservativo sería lo suyo antes de pasarse al coito vaginal.


Y tú, ¿qué eliges? (2)

Bueno, teniendo en todo momento presente el gráfico del post anterior, vamos a hablar de lo que sucede con los amigos comunes tras una ruptura de pareja.

Antes, otra cosita: Además de las posiciones que ya he explicado en las que se pueden situar los amigos respecto a los componentes de una pareja POR SEPARADO, también debemos tener en cuenta que también se pueden crear importantes y estrechos lazos con la pareja COMO UNIDAD. Vamos, que mi pareja y yo, o yo solo, puedo ser muy amigo de "AB" como pareja, y contarles a ambos lo mal que estoy en el trabajo, llamarles cuando necesito un gran favor, o llorar junto a ellos cuando fallece un familiar cercano. Puedo irme de vacaciones con ellos, celebrar juntos todos nuestros cumpleaños, e incluso pedirles dinero si lo necesito. Esto gráficamente, sería así de sencillo:Siendo "AB" la pareja y el punto rosa el amigo, más importante y especial cuanto más cerca esté de la pareja.

Pero ¿qué pasa cuando la pareja se rompe? Pues suceden dos hechos:
- Desaparece la posibilidad que acabamos de explicar; a partir de ahora será imposible estrechar lazos con A y con B "como pareja". A partir de ahora, los acercamientos, lazos y confidencias serán con los individuos por separado SIEMPRE.
- Debido a la emotiva, delicada y dolorosa situación que se genera, la fuerza de atracción que tienen los individuos sobre sus amigos se intensifica. Vamos, que los círculos que rodean los individuos ejercen un efecto de atracción mucho más fuerte. Ahora es importantísimo tener los amigos bien cerca.

Por todo esto, el intentar situarse muy cerca de ambos individuos se hace todavía más difícil y peligroso. El querer ser el punto rojo hace que ninguno de los dos lo sienta como el amigo especial-confidente, y el querer ser el punto azul de ambos es especialmente peligroso; en estas situaciones demandamos amistades exclusivas e incondicionales, y algo así nos despertaría numerosos fantasmas relacionados con la desconfianza y el sentimiento de traición.

Por todo ello, en estas situaciones los terapeutas de pareja dicen (o decimos) que "hay que elegir". Y muchas veces no se elige intencionadamente, ya que solemos ser reacios a tener que elegir entre dos amigos. En esos casos el tiempo suele poner a cada uno en su sitio, y al final los amigos acaban situándose en el punto azul o en el punto verde, pero nunca definitivamente en el rojo. Y al igual que cuando la pareja estaba junta, se puede ser amigos de los dos (punto azul), pero nunca amigo especial-confidente de ambos.

¿Mis recomendaciones? Pues para los miembros de la pareja rota recientemente; respetad los amigos que por sus características o por la circunstancias presentes les corresponda estar cerca de vuestr@ ex, y apoyaros en los que recaen de vuestro lado, seguro que están dispuestos a ayudarte en todo lo que necesites. Y a los amigos de la ex-pareja; asumid que en esta situación y por lo menos durante un buen tiempo no queda mas remedio que elegir. Y si no quieres elegir, que sepas que probablemente con el tiempo serás arrastrad@ junto a uno de ellos. Y podría pasar que no sea el que hubieras elegido voluntariamente...

Y tú, ¿qué eliges?

Contar nuestras dificultades y problemas de pareja es una práctica especialmente difícil. No es fácil hablar de nuestros sentimientos, y menos cuando hacen referencia a nuestra vida conyugal. Además, ver tantos escaparates provoca que inevitablemente nos avergoncemos en cierta medida de nuestra trastienda, dificultando todavía más el hablar de algo tan personal. Y los hombres tenemos la dificultad añadida de ser hombres; que aunque parece que es más por cuestiones culturales que por otra cosa, la realidad es que tenemos una especial dificultad para hablar de nuestros sentimientos.

Por todo esto, cuando encontramos a alguien con quien hablar de todo lo que nos remueve y nos preocupa de nuestra relación pareja, esa persona se convierte en alguien muy especial, sobre todo si es algo recíproco. Esa persona es tu confidente, tu apoyo, un gran amig@. Es a quien vas a llamar si estás llorando porque acabas de discutir con tu pareja, es quien va a estar a tu lado cuando estés especialmente deprimid@, es quien cogerá el teléfono a las 2 de la madrugada para que puedas desahogarte en ese momento tan difícil para ti. Es alguien que siempre te comprende, que siempre te ayuda, que sientes que siempre estará ahí. Esa persona, además de tu confidente, se vuelve en tu aliad@. Es de tu bando, de los tuyos. Y me explico...

Aunque una relación de pareja no sea una guerra, sí que existen dos bandos: el tuyo y el de tu pareja. Y las personas que están de tu bando nunca lo estarán del bando de tu pareja. Eso nos da una especial tranquilidad, ya que el apoyo de la gente de tu bando será incondicional, y necesites lo que necesites estarán siempre de tu lado: escucharán tus críticas hacia tu pareja, no te juzgarán, te apoyarán siempre en la decisión que tomes, no harán nada que te perjudique, estarán a tu lado pase lo que pase... Y si tienen que elegir, siempre te elegirán a ti.

Como es lógico, tu pareja también tendrá gente de su bando. Y luego, habrá gente que no esté en ningún bando: gente para salir de fiesta, amigos que veis de vez en cuando con quien os lo pasáis muy bien, gente para ir de cena, esa otra pareja con quien quedáis de vez en cuando para tomar el aperitivo... Pero lo que no es posible es estar en los dos bandos a la vez; se está en uno, en el otro, o en ninguno. O por lo menos, no es posible estar en los dos bandos durante mucho tiempo, inevitablemente acaba explotando: o acabas en uno de los bandos, o puede que en ninguno.

¿Sabes que los abogados matrimonialistas, una vez que aceptan a un cliente que quiere divorciarse, ya no suelen aceptar al otro miembro como cliente? ¿Sería posible en un partido de fútbol defender a favor de ambos equipos? ¿Te imaginas en un juicio, que la misma persona haga de fiscal y de abogado defensor? Pues aquí hablamos de cosas similares. Todo esto, gráficamente sería algo así:
Siendo A y B los miembros de una pareja, los círculos que los rodean la fuerza de atracción de cada un@ (más débil cuanto más lejos), y los puntos de colores las posiciones que podemos tomar. Así, podríamos situarnos donde:
- ...el punto verde: Mi buen amig@ y confidente es "A", y "B" para mí no es nada más que la pareja de mi amig@.
- ...el punto azul: Mi buen amig@ y confidente es "A", pero B también es mi amig@, aunque A siempre tendrá más fuerza.
- ... el punto amarillo: Ambos son mis amigos, por igual, sin que ninguno de los dos tenga un efecto o fuerza especial sobre mí y nuestra amistad. No hay grandes lazos con ninguno, pero ambos son mis amigos.
- ...el punto rojo: Situado en la posición más cercana a ser buen amig@ y confidente de ambos, pero como podéis comprobar, algo IMPOSIBLE de realizar; demasiado lejos de ambos. Además, el efecto y la fuerza de atracción de ambos miembros, que inconscientemente intentarán atraer al punto rojo hacia su bando, puede provocar consecuencias bastante desagradables...

Así que es importante aceptar como algo normal y enriquecedor que siempre habrá gente que esté del bando de tu pareja y que no lo estarán del tuyo. Y también deberíamos asumir que podemos tener un buen trato con ambos miembros de una pareja, e incluso ser amig@ de los dos, pero que no podremos ser confidente y amigo especial de ambos. Y cuidado con intentar jugar a dos bandos...

[Continúa en el post Y tú, ¿qué eliges? (2)]

Soledad (2)

"La soledad es hermosa cuando tienes con quien compartirla."


"La soledad es recordar sin ser recordado..."