Tu media naranja

"Mi pareja y yo nos complementamos perfectamente, es genial". Me parece muy peligroso pensar que el complementarse es algo "genial". ¿Qué es una relación complementaria? ¿Qué alternativa hay? Allá vamos...

La relación complementaria es una unidad compuesta por dos personas, en donde carencias que tiene cada individuo las complementa con virtudes del otro. Esto puede ser muy atractivo, pero no es tan beneficioso como puede parecer. Cuando una carencia propia se oculta tras una virtud de otra persona, no sientes la necesidad de intentar "superar" dicha carencia, y pierdes una oportunidad de mejorar. Tu evolución se ve frenada, y se reducen las posibilidades de aprender y avanzar gracias a las oportunidades que te van a ofrecer diferentes situaciones a lo largo de tu vida. Además, inicias inevitablemente una relación de dependencia hacia tu pareja, que a la larga puede desgastar mucho la relación. E incluso, como dijo Centinel con brillantez; "el 'virtuoso' en algo puede llegar a repudiar la 'incompetencia' de su pareja en lo mismo, por mucho que admire su virtuosismo en otra cosa, y el 'incompetente' puede acabar repudiando el 'virtuosismo' del otro y verlo como algo negativo: perfeccionismo, prepotencia..."

Y os preguntaréis, ¿cuál es la alternativa? Pues sin duda alguna las relaciones coordinadas. En estas relaciones, a diferencia que en las complementarias, la unidad no es la pareja, sino que hay dos unidades que son los individuos que componen la pareja. Vamos, que las complementarias son un "2", y las coordinadas en cambio son un "1+1". Es la diferencia de ver a tu pareja como "tu media naranja", o ver a ambos miembros como dos naranjas enteras e independientes.

Estoy convencido de que tu pareja tiene que ser un elemento de tu vida que te enriquezca; que te sirva para evolucionar, para mejorar, y para ser más feliz. Cuando tienes una necesidad o una dificultad en la vida, y ésta te destapa una carencia en tu potencial como persona, entras en un proceso activo en donde el objetivo es superar dicha carencia y tener más recursos y herramientas para enfrentarse a las diferentes dificultades que vamos a vivir. Cuando esta necesidad o dificultad te las solventa una virtud de tu pareja, tu actitud "pasiva" hace que no aproveches esa oportunidad para evolucionar como persona.

La vida compartida debería ser una oportunidad para crecer, no una oportunidad para limitarnos. Además, cuando estás con tu pareja sólo por necesidad, suele ser a la larga algo poco satisfactorio; si ambos estáis con el otro porque lo deseáis y no porque lo necesitéis, auguro un futuro mucho más enriquecedor, satisfactorio y feliz.

Encuesta (2)

Bueno, ya hemos cerrado la encuesta, y ante la pregunta de "¿Qué harías si pillases a tu pareja en la cama con otr@?", los resultados han sido los siguientes:


Algunas reflexiones personales al respecto:

- Yo me marcharía en estado de shock, sin ninguna duda, pero no esperaba que el 50% de la gente en una situación así haría lo mismo que yo... Me ha sorprendido gratamente.

- También me ha sorprendido que A PRIORI haya tan poca gente que prevea tener respuestas violentas ante una situación tan delicada; "sólo" el 19% violencia física, y menos del 8% violencia verbal.

- Me gustaría saber cómo haría ese 22% de la gente que pediría al otr@ que se pire para hablar con su pareja... ¿Hablarían con su pareja en ese mismo momento? ¿Mientras se viste? No sé, un poco complicado ¿no? Estaría todo tan reciente, y los sentimientos tan a flor de piel...

- No entiendo ese 12% que "partiría la cara" al otr@ (3,3% + 8,6%). ¿Qué culpa tiene el otr@ en todo esto?

- Me da que en caliente habría más gente que "montaría el pollo" (sin violencia física) en ese momento; el 8% me parece muy poquito...

Encuesta

¿Qué harías si sorprendieses a tu pareja con otr@ en la cama, manteniendo relaciones eróticas?

Responded a la pregunta en la encuesta que he abierto; la tenéis en la barra lateral. Y si queréis comentar algo sobre el tema, en este post, aquí abajo. ¡¡Gracias por participar!!

Cuernos

Si es que el tema de los cuernos es mejor tomárselo con humor...



"Los cuernos son como los dientes; que al salir te duelen, pero después te ayudan."
(Mis cuenno - Mojinos Escozios)

Tragar o no tragar

Hay gente que considera la coliflor, el brócoli o las judías su comida preferida. Hay personas que incluso disfruta comiendo callos. Hay gente que nunca ha probado estos platos, y cuando los prueba, les gusta. Hay gente que no quiere ni probarlos. Por otro lado también hay gente que no le gusta el chocolate. Todas estas personas son igual de normales, y ninguno de ellos hace nada raro comiendo sus platos preferidos.

Con el semen sucede igual. Hay personas que les gusta tragar el semen de su pareja, otras ni siquiera les gusta que eyaculen en su boca, y otras en cambio nunca lo han probado. Entre los que nunca lo han probado hay gente que lo probará, y gente que prefiere ni probarlo.

Ninguna de estas circunstancias se sale de lo normal. Aún así, varias anotaciones respecto a este tema:

1.- Es lógico que tu chico quiera eyacular en tu boca. Si él disfruta cuando le practicas una felación, querrá llegar al orgasmo con esa práctica que tanto placer le proporciona. Sus deseos son normales y no tienen nada de malo, y tampoco tiene nada de malo que te lo plantee.

2.- No está bien presionar a tu pareja para que te deje eyacular en su boca. Una cosa es pedírselo o proponérselo, y otra muy diferente insistir o presionar. Quien tiene la última palabra siempre tiene que ser tu pareja, y tú deberás respetarlo escrupulosamente.

3.- Sólo tú debes decidir si quieres que él eyacule en tu boca. Hay gente que se traga el semen y les excita, gente que no le importa que eyaculen en su boca pero luego escupe el semen, y gente que no quiere ni sentir el semen dentro de su boca. También hay gente que ni siquiera lo han probado. En este último caso puedes probar y luego decidir si quieres seguir haciéndolo o no, pero si te desagrada sólo pensar en el simple hecho de probarlo, no lo hagas.

4.- Hay personas que no es que les guste sentir como eyaculan en su boca, pero tampoco les desagrada. Vamos, que hay gente que "ni fu ni fa". Muchas de estas personas deciden seguir con la felación hasta que él eyacule porque les gusta ver cómo él disfruta, o por el simple hecho de dar más placer a su pareja. Es una decisión tan respetable como el no hacerlo.

5.- Si no te gusta que eyaculen en tu boca o hay ocasiones que te gusta y otras que no, podéis comprar preservativos de sabores. Los podéis comprar en cualquier sex-shop y en algunas farmacias o grandes supermercados. Muchas parejas practican el sexo oral hasta justo antes de la eyaculación, que es cuando se ponen un preservativo de estos.

(Nota: Este post no sólo está dirigido a las parejas heterosexuales. Si volvéis a leer el post, os daréis cuenta que sirve tanto para chica+chico como para chico+chico.)