Poco duradero

Si dos personas que son desconocidas la una para la otra, como lo somos todos, dejan caer de pronto la barrera que las separa, y se sienten cercanas, ese momento constituye uno de los más estimulantes y excitantes de la vida. Y resulta aún más maravilloso y milagroso para aquellas personas que han vivido encerradas, aisladas, sin amor. Ese milagro de súbita intimidad suele verse facilitado si se combina o inicia con la atracción sexual y su consumación.

Sin embargo, tal tipo de amor es, por su misma naturaleza, poco duradero. Las dos personas llegan a conocerse bien, su intimidad pierde cada vez más su carácter milagroso, hasta que su antagonismo, sus desilusiones, su aburrimiento mutuo, terminan por matar lo que pueda quedar de la excitación inicial.

No obstante, al comienzo no saben todo esto: en realidad, consideran la intensidad del apasionamiento, ese estar 'locos' el uno por el otro, como una prueba de la intensidad de su amor, cuando sólo muestra el grado de su soledad anterior.

Prácticamente no existe ninguna otra actividad o empresa que se inicie con tan tremendas esperanzas y expectaciones, y que, no obstante, fracase tan a menudo como el amor.

(Erich Fromm, El arte de amar)

3 comentarios:

Daniel dijo...

Bonita reflexión.

http://lasbolaschinas.wordpress.com dijo...

En ambas situaciones, el inicio y el final, se describen situaciones en las que los participantes se dejan llevar sin apenas intervenir. Es la propia situación la que los supera. Al principio por crearse ese momento especial que ninguno ha buscado, y al final por dejar que el tiempo descubra la falta de compromiso, la inactividad, el descuido.

¿No será que estas situaciones ocurren por el tipo de personas que las componen?

Carla
www.lasbolaschinas.com

Jimena dijo...

Es que el amor es un invento de los ingleses, jajaja...

En mi opinión, el amor de pareja no es necesario para la supervivencia, ni siquiera para la procreación... el amor de pareja es ocio puro y duro, otro pasatiempo más; y a veces, una forma de estabilidad (dependiente, claro).
Es mi opinión, o más bien, mi forma de vivir y pensar lo que significa para MÍ el amor de pareja ahora mismo (que nadie venga aquí a decir que no es así, o esto o lo otro).

Como decía Calamaro (y eso que no me gusta), "no se puede vivir del amor", jaja...!