Entrevista en educasexo

El otro día los de la página web educasexo contactaron conmigo porque estaban interesados en hacerme una entrevista. Ayer martes la publicaron en su página web. Y la verdad es que no ha quedado nada mal...

La entrevista, AQUÍ.

12 comentarios:

Dianit dijo...

Lo que mas me gustó, los consejos.
Saludos!

El Txus dijo...

Está muy bien, pero la foto... esperaba una desnudo, que menos... jajaja

Carla Vidal dijo...

Buenas respuestas, para una entrevista quizás demasiado "estándar".

Carla
www.lasbolaschinas.com

Juan dijo...

Arkaitz, proponer como "clave para disfrutar plenamente" el DAR placer es primar una vía erótica frente a otra (RECIBIR placer). Es decir, que tu consejo -horrible palabrita- se deja en la cuneta a toda un sector y presupone que dar placer es algo muy gratificante. Quedan así claras tus preferencias, pero desatendidas ciertas eróticas.
Saludos!

Sexologo dijo...

Juan, ya sabes que cualquier comentario de alguien como tú siempre es bienvenido, gracias por tu intervención. Pero un par de matizaciones respecto a tu comentario:

- No doy como "clave" (horrible palabrita, pero no fue idea mía...) el dar placer, sino el aprender a DISFRUTAR proporcionando placer, matización que creo que cambia mucho el sentido del "consejo". Efectivamente creo que ambas partes de la erótica (dar y recibir) son importantes, pero considero muy enriquecedor aprender a disfrutar "dando", ya que también es una forma "generosa" de proporcionarnos placer a nosotros mismos. Y sí que creo que es muy enriquecedor desarrollar esta habilidad erótica, algo que está al alcance de todos. No olvidemos que si ambos disfrutamos dando, al final ambos disfrutaremos recibiendo...

- Por otro lado, como bien dices, sí que creo que quedan claras mis preferencias. Pero quién no se ha dejado llevar por sus preferencias al responder una entrevista informal y de "andar por casa" como esta... Y lo que dices de lo desatendidas que quedan ciertas eróticas es algo inevitable en una entrevista muy mediática, estandar y con poco contenido sexológico profesionalmente hablando. Y así de cortita claro...

- Y lo horrible de la palabra "consejo" es algo que en cierta medida comparto, aunque hay que tener en cuenta que en ocasiones debemos dejar la corrección sexológica a un lado por el propio bien del "enriquecimiento sexual". Y por desgracia, y como puedes comprobar en la propia entrevista, la gente está demasiado acostumbrada a pedir "consejos", en lugar de "propuestas" o "posibilidades". Y mejor será un buen "consejo", con la aclaración de que no hay una clave (ni dos ni tres), que una mala "receta", o una buena "solución" universal... No debemos olvidar nunca en que medio nos movemos, y esto es un blog, no una clase del INCISEX...

adis dijo...

Me gusto la entrevista en general, Enhorabuena, no es facil que se fijen en nostros a nos ser que tu blog sea bueno,ahi lo tienes

Un abrazo

Adis

Juan dijo...

Vaya, me he hecho un lío con tu respuesta. Por un lado, escribes que la entrevista “no ha quedado nada mal” y por el otro que era “muy mediática, estandar y con poco contenido sexológico”. Por un lado que no estás en clase de sexología (como si hubieses dicho algo distinto en esa circunstancia) y por el otro mantienes tus tesis. Hombre, yo creo que una cosa u otra...

Como resultado lógico de la sexuación, todos somos distintos. Esto está claro, ¿no? Pues de ahí se sigue que entonces nos gustan necesariamente cosas distintas. Por eso proponer como ideal un gusto (que todos aprendan a disfrutar dando) no respeta la sexuación peculiar de cada uno y nos mete de rondón -todo lo suavemente que quieras- en el territorio de las prescripciones. Y de paso, en el de las buenas intenciones poco realistas. Es como si un cura dijese: “Si la gente se amase, ¡cuánto mejor nos iría! Se acabarían las guerras.” Pues esto que dices va por ahí: si todos disfrutasen dando, nos iría fenomenal. Vale, pero admitámoslo: ni todos disfrutan dando, ni quieren aprender, ni -esto es más gordo- pueden, ni aunque pudieran es cosa nuestra decirle a la gente qué tendría que gustarle... (¿O de veras piensas que se puede aprender a disfrutar con cualquier cosa, como si fuéramos palomas skinnerianas? Ay, ay...)

Comprendo que es difícil dar respuestas inteligentes a preguntas tontas. Como estabas contento por la entrevista supuse que habías superado esa trampa (¿qué fue de la regla de oro amezuana de “no responder a las preguntas” (tontas)? ;-). Por cierto, imagino que no debe de ser lo mismo intentar poner los puntos sobre las íes en una entrevista que te hagan en ABC o en Telecinco, a si te la hace un blog que se dedica... a la educación sexual. Dejarse llevar por las preferencias personales es renunciar a la profesionalidad sexológica -¡todas las eróticas son válidas!- y convertirse en un usuario. Creo que no era esa tu intención y por eso te hice el comentario anterior; por si no habías caído en la cuenta.

Sexologo dijo...

Ok Juan, gracias por tus críticas y tu interés. Y ya siento que para ti, como dices, haya "caido en la trampa", y "haber renunciado a la profesionalidad sexológica". Y de todas formas, algunos pensamos que renunciar en cierta medida a la profesionalidad facilita llegar más (aunque no mejor) a la gente. El punto de equilibrio ideal depende de los criterios y valoraciones de cada uno de nosotros, porque ¿de qué serviría una profesionalidad sexológica inmaculada, si no llega absolutamente a nadie? ¿Dónde está su efecto sexológico positivo?

Y para acabar permíteme recomendarte un artículo: El Método Sanwich. Creo que te puede resultar interesante y enriquecedor...

Un saludo y gracias de nuevo.

Juan dijo...

Arkaitz, ¿y cuál es el efecto sexológico positivo si lo que se dice ya no es sexológico? ¿Por qué ese interés en llegar a más gente si en el camino pierde uno lo que quería llevarles? Ya hay gente con formación sexológica llegando a mucha gente. Lo que echo en falta es que ahora digan cosas sexológicas. Tampoco pido tanto. De hecho, en general, es lo que sueles hacer. Por eso solo te he criticado un par de veces, cuando te he visto desfallecer sexológicamente, y con ánimo de que no te despistes. (Lo cual no quiere decir que yo no me pierda de vez en cuando, claro ;-)
¿Técnica del sandwich? Gracias, prefiero las lentejas. Me parecen más honradas que envolver en miga blanduzca lo que realmente quieres comer. ¡Cuestión de gustos! ;D

Un saludo y hasta la próxima.

P.D. Como estamos en el mismo barco sexológico, disculpa si intento que rememos en la misma dirección ^^

Sexologo dijo...

Gracias de nuevo por tus críticas constructivas Juan. Y creo que como bien nos enseñó Amezua, todo en esta vida depende de los matices. Y creo que la educación sexual no es ni blanco ni negro, como puede parecer que sucede leyendo nuestros comentarios, sino que hay infinidad de tonalidades de grises. Por eso no creo que haya una educación sexual inmaculada sexológicamente hablando que no llegue a nadie (mi suposición era simplemente una exageración irreal), ni tampoco una educación sexual tan poco profesional que no transmita nada positivo (siempre que sea realmente educación sexual, claro).

Ah, y me ha gustado más tu último comentario; creo que has entendido que aunque a ti te guste más comer algo sin miga blanduzca, a veces esa miga ayuda a ciertas personas a comer algunos ingredientes que en ocasiones se atragantan un poco... ;-)

¡Un saludo!

Juan dijo...

Efectivamente, no hay que ponerse tremendos. Solo quise extraer las consecuencias de una frase de tu entrevista; no estamos discutiendo el (inexistente) borrador del currículum estatal de los planes de educación sexual... ;D

¡Saludos!

Anónimo dijo...

Claro, gracias a esa entrevista yo lleué a tu sitio. Gracias