El Vaticano y sus prioridades


El reverendo Lawrence Murphy trabajó durante más de 20 años en una escuela para niños sordos de Wisconsin, donde presuntamente se produjeron los abusos.

El entonces cardenal Ratzinger (ahora Papa Benedicto XVI) estaba informado, pero optó por encubrir al sacerdote estadounidense y dar mayor prioridad a la protección de la Iglesia del escándalo, según unos documentos obtenidos y revelados por The New York Times.

El entonces cardenal Tarsicio Bertone, actualmente secretario de Estado del Vaticano, ordenó a los obispos de Wisconsin iniciar un juicio canónigo secreto. Murphy nunca fue juzgado por la Iglesia; el propio Bertone paró el proceso después de que Murphy escribiese personalmente a Ratzinger diciéndole que ya se había arrepentido y que estaba enfermo.

(Fuente: El Diario Montañés)

1 comentario:

Carla dijo...

Espero que la justicia actúe en este caso y en cualquier otro en el que alguien sea capaz de encubrir delitos tan graves.

Carla
www.lasbolaschinas.com