Intransigencia

Me ha encantado el artículo de hoy de Pablo Rodríguez Palenzuela. Aunque no tenga nada que ver con la temática de mi blog, no puedo resistirme a enlazarlo y a recomendároslo encarecidamente:

Cada vez me parecen más absurdos los argumentos a favor de la tauromaquia, y cada vez siento mayor vergüenza por que parte de los españoles defiendan tal atrocidad. ¿Debería preocuparme por mi mayor intransigencia frente a este tema, o debería enorgullecerme por lo que me provocan mis principios y mis valores éticos y morales?

3 comentarios:

Pétalo dijo...

Enorgullecerte sin duda. La violencia no admite transigir. La crueldad y el dolor no lo admiten. A mi es que directamente no me cabe en la cabeza que pueda haber gente que no lo vea. Que clase de corazón tienen las personas que se regocijan con estas cosas?

JUGLAR NOCTURNO dijo...

la vida de lso gustadores y ejersores del toro da asco, su eprcepción de "arte" ante la tortura del animal, es salvaje y repugnante.

Anónimo dijo...

También somos intransigentes contra el resto de crímenes.

Y a nadie le extraña esa intolerancia hacia el resto de actos violentos.
A nadie se le ocurriría corear a un asesino en serie, por ejemplo.

Yo no me alegro, como dicen otros, cuando el toro pilla a un torero, igual que no estoy a favor tampoco de la pena de muerte. No creo que lo merezcan.
Pero me parece deleznable que se considere arte un acto semejante.

Personalmente no conozco a nadie que guste del toreo, por eso para mi es inexplicable que aún siga manteniendose, e incluso retransmitiendose las matanzas por televisión.

En fin, espero que poco a poco...