Deseo, erotismo y placer

Así se llama el novedoso y más que interesante curso que podemos encontrar este año entre el largo listado de cursos de verano que ofrece la Universidad de Cantabria. Las ponencias de este curso serán variadas y seguro que muy entretenidas. Se hablará, entre otras cosas, sobre:
- Placer y erotismo.
- Antropología y diversidad sexual.
- Orientación del deseo.
- Métodos anticonceptivos.
- Sexo y violencia.
- Amor y desamor; vínculos sexuales y afectivos.

El profesorado es de lo mejorcito, a ver qué os parece:
- María Jesús Agudo: Antropóloga y Enfermera. Profesora de la Universidad de Cantabria.
- Azucena Aja: Sexóloga y Psicóloga.
- Joserra Landarroitajauregi: Sexólogo, Psicólogo y Pedagogo. Director del Centro de Atención a la Pareja Biko Arloak (Bilbao).
- Félix López: Catedrático de Psicología de la Sexualidad, Universidad de Salamanca. Autor de numerosos libros sobre sexualidad.
- Silberio Sáez: Sexólogo y Psicólogo. Director del Instituto de Sexología y Psicoterapia Amaltea (Zaragoza).
- Lourdes Sevilla: Antropóloga y Enfermera. Profesora de la Universidad de Cantabria.
- ...y yo: Sexólogo, maestro, y profesor honorífico de la Universidad de Cantabria. Y autor de este blog claro... :-)

Fechas: Del 9 al 13 de agosto.

Lugar de impartición: Escuela Oficial de Idiomas de Laredo. Para los que no sois de Cantabria, informaros que Laredo es un precioso pueblo costero, con la playa más larga de toda Cantabria, a media hora de Santander y a otra media hora de Bilbao. Vamos, un lugar ideal para combinar formación con unos días de sol y playita, visitas...

Precio: 30 euros para los mayores de 65 años y 50 euros para el resto, siempre que se formalice la matrícula antes del 18 de junio. A partir del 19 de junio, el precio será 75 euros (reducida) o 120 euros (ordinaria).

Para los que sois maestros, profesores u opositores, atentos: La Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria establece que será homologado el curso de forma automática a efectos del reconocimiento de cumplimiento del complemento de formación. Y para los estudiantes universitarios, que sepáis que se reconocerán como créditos de libre elección los 2 créditos obtenidos por asistir a este curso.

Si queréis más información, AQUÍ la página web NO oficial del curso, sencillita pero bastante mona, y AQUÍ la página web oficial.

El curso está dirigido a cualquier persona interesada en el tema, y os lo recomiendo encarecidamente; estoy seguro que no os va a decepcionar. Yo allí estaré...

¡Animaos!

Y recuerdas...

"¿Podemos quedar esta tarde? Es que me gustaría hablar contigo de una cosa..."

Sabes perfectamente lo que te va a decir. Poner palabras a lo que se está viviendo, a lo que se está sintiendo, a lo que se está sufriendo. Es inevitable. Alargarlo sería absurdo, pero cortarlo se prevé aterrador. Pero no hay otra opción.

Se acaba una etapa. Una etapa llena de buenos momentos, de risas, de lloros, de ilusiones y decepciones. Una etapa de alegrías, de buenas noticias, de proyectos, de esperanzas. Años llenos de logros, de objetivos cumplidos, de dificultades y satisfacciones. Una etapa feliz llega a su fin; la mejor etapa de tu vida.

Ese último encuentro es tan terrible como imaginabas. Un último abrazo que calienta más que nunca, un último beso que sabe mejor que el primero, un último silencio que grita de impotencia.

Pueden pasar meses, incluso años. Recuerdas los buenos momentos, parece que los malos no existieron. Pero, sobre todo, recuerdas ese último día. Recuerdas esas palabras una y otra vez, esa frase entre lágrimas, esas palabras que esperabas, pero que te enterraron vivo. Recuerdas ese último abrazo, ese cuerpo, esas manos, esa incomparable última caricia. Recuerdas ese último beso, dulce y húmedo, por el mar de lágrimas que inundaban vuestros labios. Recuerdas esa imagen, alejándose, ese cuerpo llevándose ese corazón a años luz de distancia del tuyo. Recuerdas esa última mirada, ahogada, iluminada como nunca por una profunda tristeza. Y recuerdas...

(Arka)

Muchas personas se sentirán identificadas con este relato, y recordarán ese fatídico día en el que su pareja dio por finalizada una relación de años. Muchas personas lo recordarán como uno de los peores momentos de su vida. Para muchos será con diferencia el peor día de su existencia. Y desgraciadamente, para mucha gente los recuerdos de ese último día serán imborrables, inolvidables, inaguantables.

Es habitual escuchar que no hay nada más cobarde y ruin que dejar una relación de pareja por teléfono, sms o e-mail. Será cobarde, pero en muchos casos, probablemente mucho menos doloroso para todos. Y sin despedidas agónicas, ni abrazos desgarradores, ni besos punzantes. Sin recuerdos que te pudren...

Capicúa



(Gracias Ele...)