Y recuerdas...

"¿Podemos quedar esta tarde? Es que me gustaría hablar contigo de una cosa..."

Sabes perfectamente lo que te va a decir. Poner palabras a lo que se está viviendo, a lo que se está sintiendo, a lo que se está sufriendo. Es inevitable. Alargarlo sería absurdo, pero cortarlo se prevé aterrador. Pero no hay otra opción.

Se acaba una etapa. Una etapa llena de buenos momentos, de risas, de lloros, de ilusiones y decepciones. Una etapa de alegrías, de buenas noticias, de proyectos, de esperanzas. Años llenos de logros, de objetivos cumplidos, de dificultades y satisfacciones. Una etapa feliz llega a su fin; la mejor etapa de tu vida.

Ese último encuentro es tan terrible como imaginabas. Un último abrazo que calienta más que nunca, un último beso que sabe mejor que el primero, un último silencio que grita de impotencia.

Pueden pasar meses, incluso años. Recuerdas los buenos momentos, parece que los malos no existieron. Pero, sobre todo, recuerdas ese último día. Recuerdas esas palabras una y otra vez, esa frase entre lágrimas, esas palabras que esperabas, pero que te enterraron vivo. Recuerdas ese último abrazo, ese cuerpo, esas manos, esa incomparable última caricia. Recuerdas ese último beso, dulce y húmedo, por el mar de lágrimas que inundaban vuestros labios. Recuerdas esa imagen, alejándose, ese cuerpo llevándose ese corazón a años luz de distancia del tuyo. Recuerdas esa última mirada, ahogada, iluminada como nunca por una profunda tristeza. Y recuerdas...

(Arka)

Muchas personas se sentirán identificadas con este relato, y recordarán ese fatídico día en el que su pareja dio por finalizada una relación de años. Muchas personas lo recordarán como uno de los peores momentos de su vida. Para muchos será con diferencia el peor día de su existencia. Y desgraciadamente, para mucha gente los recuerdos de ese último día serán imborrables, inolvidables, inaguantables.

Es habitual escuchar que no hay nada más cobarde y ruin que dejar una relación de pareja por teléfono, sms o e-mail. Será cobarde, pero en muchos casos, probablemente mucho menos doloroso para todos. Y sin despedidas agónicas, ni abrazos desgarradores, ni besos punzantes. Sin recuerdos que te pudren...

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya, qué atino... me dispongo a hacer acopio de valor para dejar mañana una relación de 10 años con mi pareja.
Le quiero más que a nadie, y por circunstancias, tenemos que seguir conviviendo un tiempo, pero como pareja tenemos que terminar. Así que de teléfono o email nada... Mañana a apencar y a grabar recuerdos para el futuro. Aunque peor será cuando por fin podamos tirar cada uno para un lado. Eso será lo que se grabe a fuego...
Me encanta tu blog, perdona que no comente, te sigo de hace tiempo y me encanta lo que haces y cómo lo haces.
Gracias.......

Carla dijo...

Duro, pero es la única salida a las vidas moribundas de algunas parejas.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Ileana dijo...

Describes perfectamente lo que se siente en ese momento, con tanta exactitud que con solo leerlo recordé cada segundo vivido! Pero aunque con lágrimas en lo ojos se terminó, también me dió mucha alegría... No podía dejar pasar por alto que darle la libertad a esa persona, era el regalo que nadie nunca le había dado.. Darle la oportunidad de seguir su vida feliz, y por lo mucho que lo ame lo deje ir, para que su vida pueda continuarla de la mejor manera posible, ya que a mi lado lo único que hacía era sostener un episodio de dolor continuo! Hoy día le di una oportunidad y yo me di una oportunidad de ser feliz, y gracias a Dios he encontrado quien me llena de felicidad, amor y paz.... Saludos Sexólogo, como siempre tu blog se distingue por una apreciación exquisita!

RosaM dijo...

Espero no tener que pasar nunca por ese doloroso trance.

Muy bueno el blog, nunca he comentado, pero te tengo en favoritos.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, nunca he comentado nada pero siempre leo los articulos son muy interesantes. Necesito que me ayudes en algo: Hace unos dias le dije a mi novia que no voy a comprometerme ni a casarme y le desgarró el corazón, el problema es que la quiero profundamente como jamas quise a nadie y me siento como un perro y lo peor de todo es que lo dije por que hay una mujer que no puedo sacar de la cabeza con la cual nunca fui novio ni amante ni nada pero jamas la olvidé y no quiero vivir un matrimonio donde tenga n mi mente a otra que no sea mi novia actual, he decidido busca a la mujer de mi cabeza para saber que hubiera pasado si hubiera andado con ella. aconsejame por favor estoy al limite de mi tristeza por no poder amar al 100% a la chica de mis sueños por culpa de la persona de mi cabeza que no se como sacarla. nnovato86@hotmail.com

Dayana dijo...

Muy bueno tu blog, describes con tanta presición aquel sentimiento que uno tiene al despedirse.

Felicitaciones por tu blog

Caótica dijo...

Romper una relación de años por un sms o un e-mail es como cagarse en lo que esa relación ha significado, es una falta de respeto total y absoluta a la otra persona. Y me vas a perdonar pero eso de "probablemente mucho menos doloroso para todos" es una de las gilipolleces más gigantescas que he leido en toda mi vida, y he leido muchas gilipolleces. ¿Eres de la clase de persona que rompe sus relaciones por un e-mail? Pues siento decirte que NO ES MENOS DOLOROSO, ES COMO SI ADEMÁS DE DESGARRARTE POR LA AUSENCIA, SE RIERAN DE TUS SENTIMIENTOS! De verdad, alucino como se pueden escribir semejantes sandeces y quedarse tan ancho, hay que joderse!

SEXOLOGO dijo...

Lo más razonable es pensar que "probablemente (sin asegurarlo) en muchos casos (sin ser todos, ni la mayoría, sólo digo que muchos) es mucho menos doloroso". Lo que sí es una sandez es pensar que nuestra opinión es una verdad absoluta y aplicable a todas las personas y casos. Y quedarse tan ancha...

PACOHENDRIX dijo...

Esta entrada me suena a algo que me paso a mi.
saludos

Deep Blue dijo...

Wow! por casualidad llegué aquí y me encantó!

Tengo un par de preguntas pero las haré en su momento y a tu correo!

Lo otro... que dolor cuando esto sucede... el tema es que fui yo la que puso fin a esa relación de años... y duele tanto como le puede haber dolido a la contraparte.

Saludos y e seguiré leyendo...

María dijo...

Bueno, en parte estoy de acuerdo con Caótica, creo que romper una relación por teléfono, sms o email es una falta de respeto total y absoluta, no creo que sea menos doloroso terminar una relación sin poder dar lugar a que la otra persona pueda decir nada. Creo que es egoísta, pero claro, es mi humilde opinión. Sería capaz de enfadarme muchísimo con la persona que me hiciera eso. Es cierto que una ruptura puede ser casi una agonía, pero también hay que ser lo suficientemente maduro como para aceptarla, no es bueno evitar los malos momentos, de ellos también aprendemos.

A dijo...

Qué vamos a aprender... De esos momentos no se aprende una mierda.

Flower dijo...

Hola!, otra vez estoy de acuerdo contigo, no en todos los casos es la forma ideal de romper con una relación... pero en determinadas ocasiones creo que hasta se podría agradecer, en una ocasión que a mi fue a quien mandaron al cuerno, y encima de todo, no pude contener el llanto, entonces, tampoco hubiera querido que ¿me consolara?, fue horrible, en dado caso, si es necesario hablar al respecto, hacerlo despues, ya que las cosas estan un poco mas digeridas y no aventarse el show ahi en frente del tipo, no?

Gracias!!

Maica dijo...

Que forma tan bonita de expresarlo, cuantos momentos pasados, tan explícito,,,,,simplemente precioso.
Un beso

jimena dijo...

quien haya leido este blog con regularidad, no le sorprende para nada el comentario final...

LudiQ dijo...

QUIEN ES ARKA? Me interesa mucho leerl@ un poco más.

Arka dijo...

arka20192@gmail.com