¿Quién es el enfermo?


Los responsables de la Policlínica Tibidabo ofrecen a sus pacientes, presuntamente, pastillas y tratamientos psiquiátricos para que dejen de ser gays.

Joaquín Muñoz, psiquiatra que trabaja en la clínica investigada, cree que la homosexualidad es una enfermedad y prescribe fármacos para rebajar el deseo sexual hacia personas del mismo sexo.

(Fuente: ELPAIS.com)