¿Quién es el enfermo?


Los responsables de la Policlínica Tibidabo ofrecen a sus pacientes, presuntamente, pastillas y tratamientos psiquiátricos para que dejen de ser gays.

Joaquín Muñoz, psiquiatra que trabaja en la clínica investigada, cree que la homosexualidad es una enfermedad y prescribe fármacos para rebajar el deseo sexual hacia personas del mismo sexo.

(Fuente: ELPAIS.com)

6 comentarios:

Centinel dijo...

Para que luego digan que el hecho de tener un título es garantía de algo... (léase entre líneas homeopatía)

Pearl dijo...

Hola

Es la primera vez que comento en tu blog, aunque soy ya desde hace tiempo una asidua lectora de el.

Me impacto la nota, no entiendo como un profesional de la salud pueda lucrar con la sexualidad de quien acude a él buscando sus servicios por los motivos que sean. Espero que las autoridades de Salud hagan algo más que solo una sanción económica.

Saludos desde México.

Carla dijo...

No debemos olvidarnos que los médicos son personas, y tienen sus creencias, sus valores y sus prejuicios. Asi que cuando acudamos a una consulta debemos en primer lugar sentirnos lo suficientemente seguros como confiar en ellos. Si no estamos seguros debemos cambiar de profesional de forma inmediata. Que hay muchos.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Anónimo dijo...

La libertad de creencia y de expresión de una persona termina cuando para consentir esta interfiere en las libertades de otra.

Este señor tendrá su opinión, los nazis tambien la suya y no por ello se debe dar un poder tal y como tiene un medico, con la credibilidad que su titulo normalmente ostenta.

Ojala le quiten el titulo por un uso irresponsable de él

Hasta los cojones. dijo...

Vergonzoso, y las posteriores declaraciones de Duran i Lleida, más.
Cuanta incultura.

Besos.

Katia dijo...

Sé que existen reconocidas clínicas y centros de "prestigio" en latinoamérica que se jactan de ofrecer el mismo servicio que esta clínica de Barcelona, y desde hace años funcionan, y por desgracia, seguirán funcionando. Lo importante es que cada vez somos más personas las que normalizamos la libre orientación sexual y, con un poco de paciencia, confio en que la ley diseñará nuevas herramientas para evitar que algunos "profesionales" se enriquezcan a costa de personas que están confundidas.

Felicidades por este maravilloso blog.

Katia
Blog Sexualidad