Mantener la pasión

Uno de los temas que hoy en día más preocupa a la gente es la calidad y la frecuencia de sus encuentros eróticos. Aunque cuando estamos solteros es algo que suele preocupar más a los hombres que a las mujeres, una vez emparejados preocupa prácticamente por igual, siendo en muchas parejas heterosexuales la mujer quien mayor preocupación presenta.

Teniendo en cuenta esta nueva preocupación de la vida contemporánea, y aprovechando el desconocimiento sexológico y la más que generalizada carencia de una educación sexual de calidad, profesionales de todo tipo han visto un filón y se han lanzado a escribir libros con títulos tan atractivos como "Claves para mantener la pasión en la pareja", "Cómo mantener el interés sexual en la pareja estable", etc. Muchos de estos libros presentan interesantes "ideas" o aportan nuevas posibilidades para enriquecer una vida erótica monotonizada, aunque no creo que ninguno de ellos dé verdaderas "claves"; cada uno de nosotros somos únicos y tremendamente diferentes, y cada relación de pareja también, por lo que nunca podría haber recetas estándar que sean válidas para todos.

Desmarcándome de las grandes ideas que estos libros puedan dar, voy a comentar alguna cosilla respecto a este tema:

- Debemos asumir que el ser humano está biológicamente preparado para insensibilizarse ante el mismo estímulo. Esto ha sido una ventaja evolutiva y por mucho que nos esforcemos, nunca lo podremos cambiar, ya que lo llevamos grabado en nuestros genes. Y como nuestra pareja siempre es la misma, será completamente inevitable que vaya sucediendo cierta insensibilización hacia él/ella.

- Todo lo que conlleve cierta "novedad" en el encuentro erótico, nos ayudará a que esta insensibilización tenga el menor efecto posible: hacerlo en distintos lugares, introducir nuevas prácticas o posturas, introducir juguetes, disfrazarse, cambiar los roles o el ritmo del encuentro, ayudarse de fantasías compartidas o no...

- Fantasear con que estás con otra persona es muy habitual, totalmente respetable, muy enriquecedor y completamente lícito. Otra cosa es contárselo a tu pareja o no... El contarlo, además de que en ocasiones puede provocar a tu pareja un dolor totalmente innecesario, puede que haga desaparecer el morbo que te provocaba la fantasía cuando sólo la conocías tú. En cambio, hay casos en los que compartir una fantasía enriquece aún más el encuentro erótico, haciendo cómplice a nuestro cónyuge de nuestro "escarceo mental" y pudiendo participar ambos en la fantasía erótica. Contarlo porque "yo siempre digo la verdad y cuento todo aunque duela" es egoista, un síntoma de inmadurez y completamente estúpido.

- "¿Pero pensar en otra persona mientras te acuestas con tu pareja, no es serle infiel?" Dependerá del acuerdo de pareja que tengáis; si habéis llegado explícitamente al acuerdo de que no podéis fantasear con otras personas, sí que estarías siendo infiel. Pero mientras no se entere...

- "Pero es absurdo considerar infidelidad una simple fantasía..." Igual de absurdo que considerar infidelidad un simple "polvo". El ser humano no está genéticamente preparado para la monogamia, por lo que cualquier limitación erótica que se acuerde dentro de la relación conyugal estructurada en convenios o costumbres sociales y/o culturales, son igual de absurdas... o de lógicas, según se mire.

Y no os engañéis; el grado de "novedad" que introduciría un nuevo amante nunca lo alcanzará vuestra pareja, NUNCA. Otra cosa es que en muchos casos, los encuentros esporádicos son menos satisfactorios que los encuentros eróticos con una pareja estable, ya que nunca encontrarás a nadie que te conozca tan bien como tu pareja. Salvo que repitas con un@ muchas veces claro...

9 comentarios:

Nemo dijo...

Buenas, es la primera vez que consulto este blog, lo he encontrado por mera casualidad y, aunque disiento en varias cositas, me ha resultado muy currado y muy interesante. Enhorabuena. Con la de chorradas que se publican en la red es de agradecer que también existan páginas coherentes.
Verás, soy un tío bisex de 31 años que mantengo una relación de ya 6 años con otro chico, una relación con altibajos pero sólida y con proyectos de futuro. En cualquier pareja, pero creo que aún más en las parejas homosexuales, se suele hablar con más claridad de temas como el sexo, la falta de deseo o la infidelidad, por lo que nosotros hemos abordado esos aspectos desde el principio. En referencia a este post y a algunos otros que he ojeado, te comento mis impresiones, ok?

-Sobre el espinoso tema de la infidelidad, creo que no se debe ser radical, ni en un sentido ni en otro. Me refiero a que es absurdo afirmar con prepotencia que es INEVITABLE ser infiel, si no te sientes reprimido, es injusto, etc etc etc., igual que es injusto decir que todos los infieles son unos cabrones y que la infidelidad es intolerable.
A este respecto, mi opinión es que es muy difícil mantener una pareja (y eso también es lo bonito), tanto "abierta" como convencional, y que, al inicio de la relación, en los acuerdos, debe primar la sinceridad por lo que no entiendo demasiado cómo se puede defender la infidelidad. Me explico:

a. Si yo desde el principio, libremente, digo que creo en la fidelidad y luego voy poniendo cuernos por ahí a mansalva, pues soy un mentiroso y no estoy respetando a mi pareja, que tiene derecho q elegir, libremente y sabiendo la verdad, si quiere estar con alguien así. Luego en este caso la infidelidad no es defendible. No hay que lapidar nadie, y hay que entender las situaciones, pero no es defendible.

b. Si yo desde el principio dejo claro que no creo en la exclusividad sexual, y mi pareja lo acepta así, entonces puedo tirarme a quien quiera y esto no es censurable en ningún modo(ni sería "infidelidad" stricto sensu).

Entonces, ¿dónde esta la duda? Está claro que mentir y faltar a un acuerdo al cual nadie te ha obligado es injusto para la otra persona. ¿Quién puede defender esto? ¿Me responde alguien?

Todo lo cual no quita, que yo, pese a que valoro la exclusividasd sexual (matizada, pues a veces hacemos tríos es nuestro acuerdo) y aunque critico la infidelidad, no digo que esto sea lo más importante. Dicho de otro modo, yo valoro la fidelidad, y mucho, pero hay cosas más importantes en una pareja: el AMOR, el respeto, la empatía, la preocupacíon por uno mismo y por el otro, el proyecto en común.

Además, tampoco todas las infidelidades son iguales: no es lo mismo un polvo de una noche con una borrachera (que me dolería, o a él, pero no me moriría, vamos)que que te pongan los cuernos de forma premeditada, con engaños o en tus narices, si n tacto, humillándote. En todo hay que considar las circunstancias. Saludos.

Nemo dijo...

Perdón, ya por último (prometo ser más breve en mis subsiguientes comentarios, es que llevaba tela atrasado, jeje), con el tema que hoy te ocupa estoy de acuerdo en que está de arte ser imaginativos y creativos en el sexo para darele "vidilla", pero con respecto a tu comentario "Debemos asumir que el ser humano está biológicamente preparado para insensibilizarse ante el mismo estímulo", siento no estar de acuerdo en que eso sea una verdad axiomática, ni de coña. Y ya que, cuando conviene, se recurre tanto a nuestra condición de animales para justificar la poligamia, etc. recurramos también en este caso. No creo que el perro de Paulov, por ejemplo, acabara en su vida insensibilizado al estímulo de la campanilla. Yo mismo llevo tres décadas comiendome las espinacas con garbanzos de mi madre, y me sigo pegando unos atracones que estoy manchando el teclado de las babas que estoy soltando en este momento al acordarme (y eso que estoy de resaca y tengo mal cuerpo). Y también, yo mismo, después de 6 años (he leído por ahí estudios "científicos" que cifra en 2 o 3 los años de "furia" sexual)me paso todo el día intentando darle a mi novio por todos lados cmo el primer día, y el tema no muestra señales de que vaya a remitir. En fin, que habrá su parte de influencia biológica, pero yo creo que la pérdidad de la pasión va tembién ligada a 1. no currárselo (las relaciones son un trabajo, el más bonito que hay) y 2. a dejar de valorar lo que uno tiene "seguro", algo muy común que entronca con una serie de temas piscoloógicos en los que me pierdo.
Muchas gracias por todo, y me quito ya del teclado definitivamente socio, porque después de pensar en las espinacas de mi mama y en el culo de mi novio no dejo de gotear, y no solo baba por la boca. Saludos. ;)
(España 1- Holanda 0)Viva España!

Anónimo dijo...

Si quieres romper con la rutina puedes realizar una reunión tuppersex. En Atiende Sex (tu programa de sexo en la red) hemos estado en una de ellas para mostrarte todos los entresijos en juguetes eróticos:

Aquí tienes el resultado:
http://www.atiende.tv/video/146/deseo-sexual-y-reuniones-tupper-sex/

Anónimo dijo...

Así que lo que te gusta es "totalmente respetable, muy enriquecedor y completamente lícito" y lo que no es "egoista, un síntoma de inmadurez y completamente estúpido". ¡Menudo listo! ;D

svpam dijo...

¡Felicidades por el blog!
Yo no creo en la pareja monógama. En mi forma de entender una pareja, obligarla a mantener una exclusividad sexual es egoísta. Cuando se quiere de verdad no se pretende monopolizar al/la otro/a, sino querer su felicidad por encima de todo, no ese sentimiento de pertenencia que aliena al otro, y que surge no del amor, sino de la voluntad de posesión.

Anónimo dijo...

Yo creo que hay una parte de la intimidad de cada uno a la que no se renuncia incluso teniendo pareja. Y no me parece que responda usted ni nadie como profesional de la sexología que el hecho de pensar en otros cuando se hace el amor será infedelidad o no depende de qué se acuerde con la pareja.

Creo que cuando alguien hace ese tipo de pregunta a un profesional es más por cuestiones morales, ya que la infidelidad no deja de ser precisamente una cuestión moral y que la respuesta correcta de terapeuta debe estar desprovista de cualquier moral que pueda hacerse sentir culpable al que se atiende y mucho más porque aunque la iglesia siga sancionando los pecados de pensamiento, estaría bueno que los profesionales contribuyeran a ello. Pensar hasta en la pintura o telarañas del techo si ocurriese el caso, no es cuestión que deba considerarse traición por la pareja y así se debe dejar claro. Pensar en otra persona mientras estás con tu pareja forma parte de tus fantasías que ni siquiera tienes obligación de comunicárselas, y por supuesto no necesitas consentimiento alguno para tenerlas.

Ras dijo...

El tema que planteas da para mucho pensar. Y luego frustrarse inmensamente si unx esta emparejadx ;).

Acabo de llegar a tu blog y me esta gustando.

JuegoErotico | Juego erotico online dijo...

Para mantener la pasión en pareja provad este nuevo juego erotico online y gratuito para parejas. Espero que te guste

Juego erotico online

Rodrigo dijo...

Mantener el fuego en la pareja es algo que a medida que pasan los años es más difícil. Por ello no tenemos que cerrarnos en banda a posibles complementos que puedan ayudar a endulzar nuestra vida sexual. Fleshlight nos puede ayudar en este sentido. Puedes ver todo lo que ofrecen en wwww.fleshlight.com/?link=847093