El preservativo femenino: más sombras que luces


Me imagino que la Ministra de Sanidad e Igualdad esperará que los sexólogos, al igual que los farmacéuticos, colaboremos dando a conocer y promocionando el uso del preservativo femenino. No sé lo que pensarán el resto de los sexólogos, pero yo sí que voy a intentar dar a conocer este preservativo. Pero mi objetivo no va a ser promocionar su uso, sino presentarlo tal y como es, con todas sus desventajas. Porque no entiendo que se promocione un preservativo que:
- Es mucho más caro que el preservativo masculino, llegando a costar más del triple.
- Es demasiado grande y especialmente aparatoso, tanto al manipularlo como al ponérselo.
- Las parejas que lo han probado suelen rechazarlo porque aseguran que "se pierde sensibilidad" y que durante la práctica coital "hace un ruidito algo desagradable".
- Es mucho más difícil de conseguir que el preservativo masculino. Olvídate de encontrarlo en máquinas expendedoras, supermercados o grandes almacenes, y muchas farmacias tampoco lo tienen.

Y lo de las ventajas es que no las veo:

- "Dota de una mayor autonomía a la mujer en las relaciones sexuales." ¿¿Qué?? ¿Es que acaso las mujeres no tienen autonomía con el preservativo masculino? Es tan sencillo como decir "majete, o te poner el condón, o nada de coito". 100% de autonomía.

- "Es una alternativa para los alérgicos al látex." Una alternativa "mucho más incómoda", añadiría yo. Los alérgicos al látex ya tienen los preservativos de poliuretano, más cómodos y prácticos en todos los aspectos.

- "Tienen mayor lubricación". Si necesitas más lubricación, con un lubricante en base acuosa se arregla. O con abundante saliva sería suficiente. No encuentro lógico el cambiarse al preservativo femenino por falta de lubricación...

- "Puede insertarse hasta ocho horas antes del inicio de la relación sexual." Ah bueno, ésta sí que es una fantástica ventaja... "Hoy, que me voy a cenar por ahí con las amigas, me voy a poner ya un condón femenino por si esta noche pillo." Vamos a ver, ¿quién quiere ponerse un condón 8 horas antes de la relación coital?

- "No es necesario retirarlo inmediatamente después de la eyaculación." Ésta es la mejor; poder dejar el semen ahí dentro unas horitas, a ver qué pasa... ¿Es un inconveniente retirar el preservativo inmediatamente después de eyacular? ¿Por qué?

Para la directora general de Salud Pública, Carmen Amela, el objetivo de esta campaña es "dotar a las mujeres de un instrumento más contra la desigualdad de género potenciando su autonomía en la relación sexual". Para mí en cambio, el objetivo de esta campaña es cargar a la mujer con la responsabilidad de otro método anticonceptivo más (como si tuviera pocos...), pudiendo "liberar" al hombre del preservativo masculino, único método anticonceptivo no quirúrgico en el que la responsabilidad recae principalmente sobre él; aumentando de esta forma la desigualdad en materia anticonceptiva. Además, esta campaña transmite claramente que la mujer no pinta nada en el caso de que el método anticonceptivo sea el preservativo masculino, algo completamente absurdo y terriblemente disparatado. Eso sí, a la empresa distribuidora del preservativo femenino en España le viene que ni pintado...

Amela anima a todas las mujeres "a que se lancen a probarlo", pese a la "sensación inicial desagradable" que provoca. Sra. Amela, no lo entiendo. ¿Probarlo para qué? ¿Para darse cuenta que es un incordio? ¿Que es incómodo? ¿Que no tiene ninguna ventaja?

Señora directora general de Salud Pública; me gustaría informarle de que, dedicando más dinero público a programas de educación sexual que estén dirigidos a todo tipo de colectivos y edades, se consigue entre otras cosas descoitalizar las relaciones eróticas, mejorando la calidad y la satisfacción sexual de la población, y reduciendo considerablemente los casos de embarazos no deseados y de enfermedades de trasmisión genital. Y vendrían mucho mejor que estúpidas campañas para promocionar el uso de un tipo de preservativo en el que todo son desventajas.


17 comentarios:

Anónimo dijo...

me imagino que ni por un momento has pensado que alguna de esas ventajas pueden serlo para las mujeres prostituidas (ay perdón, trabajadoras del sexo)
Autonomía porque no tienen que esperar a que el cerdo proxeneta (perdón, quise decir cliente) decida si quiere ponerse o no preservativo antes de comenzar el acto sexual.
Puede insertarse ocho horas antes... o sea, que el "cliente" no sabe que se lo ha puesto y no puede exigir que se lo quite, por lo mismo es una ventaja lo de que "No es necesario retirarlo inmediatamente después de la eyaculación." lo que lo hace todavía más disimulado.

victor dijo...

son 6 meses... se prueba y si no va bien pues mira... no se va a comprar y ya esta... dinero perdido por el estado?... lo dudo....

Caótica dijo...

Dejando al margen el tema político sobre la conveniencia o no de esta promoción, me gustaría matizar unas cuantas cositas:

- Para hablar de incomodidad a la hora de colocar el preservativo femenino es preciso tener vagina (vamos, eso creo yo). Yo lo probé hace tiempo y no me resultó nada aparatoso para ponérmelo (algo así como la mooncup).


- No soy alérgica al latex, sin embargo, el material del condón femenino no me irritó nada la piel, cosa que si me ocurre muy a menudo con el condón tradicional.

- Personalmente, muchas veces cuando estoy teniendo relaciones sexuales, el tener que parar para colocar el condón me parece un coñazo. Las veces que utilicé preservativo femenino (que una amiga me había dado), me lo coloqué antes de empezar (en mis 23 años de vida sexual menos del 50% de polvos han sido de ligue nocturno, el resto, ambos sabíamos a los que íbamos cuando quedábamos)

-Personalmente, tras el orgasmo, me gusta quedarme un buen rato abrazada a la otra persona, y el tener que retirar el condón rompe ese rato (conozco a muchas más mujeres con el mismo gusto que yo). Las veces que utilicé el preservativo femenino, me gustó especialmente que él se quedara dentro de mi un buen rato, mientras nos besábamos y acariciábamos.

La verdad que, si el precio fuera el mismo que el del condón masculino, yo me pasaba pero ya. Al fin y al cabo, yo llevo toda la vida comprando condones, aunque no sea yo quien me los ponga.

Juan dijo...

Arkaitz, aunque dices que vas a dar tu opinión como sexólogo (profesional), lo que yo he leído es más bien a un usuario (cabreado).

Sin entrar en todas las inexactitudes o errores del artículo (por ejemplo, el preservativo femenino es igual de grueso o menor [0,04-0,06mm] que los preservativos de latex masculinos[0,05-0,07mm], con la diferencia de que el poliuretano transmite mejor el calor), lo que encuentro particularmente problemático desde un punto de vista profesional es que te pongas en situación de observador privilegiado y rechaces cualquier beneficio al preservativo femenino: “¿Probarlo para qué? ¿Para darse cuenta que es un incordio? ¿Que es incómodo? ¿Que no tiene ninguna ventaja?”.

Es decir, que rechaces la peculiar experiencia que cada pareja tendrá al usarlo. De nada sirven los brindis al sol (“cada pareja es un mundo y cada individuo único”) si luego rechazas su vivencia y sobrepones la tuya, o la de tus cuatro conocidos: incómodo, un incordio, etc.

Si lees los estudios de satisfacción de uso del preservativo femenino (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=%22female+condom%22), verás que en general a 1 de cada 4 mujeres les gusta usarlo. Por muy diversas razones. Luego el preservativo femenino es un recurso válido para una cuarta parte de sus posibles usuarias.

En fin, te dejo una recomendación para Semana Santa: “Por tu propio bien. 150 años de consejos expertos a mujeres”.
http://www.capitanswinglibros.com/catalogo.php/por-tu-propio-bien-150-anos-de-consejos-expertos-a-las-mujeres
Va sobre hombres expertos que les dicen a las mujeres qué es lo que les conviene. Pobrecitas, no tienen ni idea.

Saludos


http://heroedesillon.wordpress.com/

SEXOLOGO dijo...

Hola Juan. Varias anotaciones respecto a tu comentario:

- Ya he corregido el error que cometí en relación al grosor del preservativo femenino. Gracias por tu corrección.

- Parece que no te gusta que escriba un artículo con cierta carga subjetiva, pero tú haces un juicio de mis intenciones; dices que escribo una "opinión como usuario cabreado" y que me considero un "observador privilegiado", cuando es totalmente falso. No me gusta que sentencies mi estado de ánimo al escribir mis artículos, o lo que yo me considero. Así que te pido por favor que no lo vuelvas a hacer.

- Consideras que, dado el tono y el contenido de mis artículos, "de nada sirve" que considere y que explicite que “cada pareja es un mundo y cada individuo único”. Es una opinión muy personal con la que no estoy para nada de acuerdo.

- Tu enlace no habla directamente del grado de satisfacción del uso del preservativo femenino, sino que son 365 resultados de estudios en los que "se habla" sobre el preservativo femenino. ¿Te has leído los 365 estudios? ¿Podrías decirme en cuáles de ellos concluyen el grado de satisfacción que tú comentas?

- Yo no rechazo "la peculiar experiencia que cada pareja tendrá al usar" el preservativo femenino, rechazo que se intente promocionar el uso de un método anticonceptivo el cual poquísimas parejas elegirían porque su uso sea "el más satisfactorio". Dudo mucho que un cuarto de las usuarias del preservativo femenino estén satisfechas con el uso de este método anticonceptivo. Pero aunque los resultados fueran ciertos, ¿prefieren este método anticonceptivo a cualquier otro? A ver cuántas mujeres que hayan probado todos los métodos anticonceptivos a su alcance, eligen el preservativo femenino.

- Puede que alguna mujer esté plenamente satisfecha habiendo sacrificado todas sus amigas y sus hobbies debido a un novio celoso y a una relación absorbente. Eso no quita que en la mayoría de los casos el tomar una decisión así es contraproducente y perjudicial a la larga para la mayoría de las personas, por lo que me siento en la obligación de advertirlo. Creo que tú no lo harías, porque lo considerarías una "receta universal" y no se tendría en cuenta la "vivencia personal" de cada individuo, y me parece genial tu forma de actuar, pero no la comparto. ¿Tienes la empatía suficiente para comprender esto?

- Me gustaría saber si tu frase "Pobrecitas, no tienen ni idea" es una frase que pones en mi boca. He escrito infinidad de artículos en donde resalto la necesidad de que cada mujer (y hombre) tome con absoluta libertad sus propias decisiones, por lo que me parece injusto que insinúes que yo puedo pensar una idea tan estúpida. Si no pretendías eso, creo que deberías aclararlo.

- Para ir acabando, decirte que el tono y las formas de tu comentario vuelven a ser bastante inadecuadas, y no sólo me lo ha parecido a mí. Si tu prioridad era hacerme pensar, lo que has conseguido principalmente es enfadarme. Porque en vez de completar mi artículo, te dedicas a cuestionarlo y a desacreditarlo, con muy poca o nada de asertividad, todo sea dicho. Tus conocimientos sexológicos son inmensamente superiores a los míos, pero me gustaría saber si lo que tú haces por la red como sexólogo repercute en mayor medida en la mejora de la satisfacción sexual y personal de los individuos que lo que yo hago. ¿Tienes algún estudio disponible de esto último?

- Con las toneladas de basura informativa que hay por la red relacionada con la sexualidad, echarnos mierda los sexólogos entre nosotros por pequeños matices o diferentes perspectivas, me parece algo tremendamente obsceno y muy poco ético, además de contraproducente. Y me da mucha pena...

Caótica dijo...

Pues yo creo que Juan tiene mucha razón, y que en ningún momento te ha faltado al respeto.

Creo que en el principio del post, dices bien claro que vas a dar tu opinión como sexólogo: "Me imagino que la Ministra de Sanidad e Igualdad esperará que los sexólogos, al igual que los farmacéuticos, colaboremos dando a conocer y promocionando el uso del preservativo femenino. No sé lo que pensarán el resto de los sexólogos, pero yo sí que voy a intentar dar a conocer este preservativo." En mi opinión, una opinión amparada en un status profesional, debería estar libre de tanta carga subjetiva.

SEXOLOGO dijo...

Tienes razón Caótica; cómo se me ocurre escribir un blog lleno de subjetividades y de opiniones personales siendo sexólogo... ¡Qué barbaridad! Estoy violando gravemente la "ética sexo-bloguera" (ética periodística de los blogs de sexo), siendo la objetividad una norma básica, al igual que en la prensa escrita.
Me voy a leer "La Razón" a ver si aprendo algo...

Juan dijo...

¡Hola Arkaitz!

Según marca de la casa, te dedicas a coger el rábano por las hojas y respondes con la estrategia habitual: 1) diciendo que no dices lo que dices; 2) diciendo que digo lo que no digo; 3) cambiando de tema.

Deshacer todas las tergiversaciones de tu comentario sería extenso. Prefiero ir a la cuestión central, por si no he sido claro antes.

Un profesional no puede abogar (ni a favor ni en contra) por un recurso anticonceptivo. Su labor es ofrecer la mejor información disponible y dejar que sea el usuario el que elija aquella que más le convenga en función de sus circunstancias y su biografía. Esa elección es suya, y no siempre va a elegir el método más eficaz, ni el más barato, ni el más cómodo, ni el más accesible. Elegirá el método que pueda y quiera usar, con sus porcentajes estimados de fallo y sus costes.

Para hacer esto no es preciso saber mucha sexología (de hecho, esto no tiene nada que ver con la sexología sino con la praxis profesional). Es suficiente con saber la diferencia entre un profesional y un usuario.

Cuando dices que el preservativo femenino y su campaña de promoción son (calificativos tuyos): absurdo, disparatado, carente de lógica, estúpido, y sin ninguna ventaja, has dejado ya muy lejos tu objetivo de “presentarlo tal y como es” (modo profesional) para “presentarlo tal y como lo veo” (modo usuario).

Ahora bien: si sostienes que este artículo lo has escrito sereno y con la mayor objetividad posible hasta donde llegan tus conocimientos, entonces apaga y vámonos. Porque lo que afirmo es que no puedes sostener una postura profesional tomando partido. No sé si entiendes este punto, y es fundamental. Si alguien, por razones religiosas, decide usar solo métodos de anticoncepción naturales, como el Ogino-Knaus, podemos y debemos informar de su tasa de fallos, así como informarle de otros métodos naturales: Billings, temperatura basal corporal, moco cervical... Pero en modo alguno podemos decir que no tiene “ninguna ventaja”. Si deciden usarlo es justamente porque tiene ventajas para ellos. Por ejemplo, es acorde a sus creencias religiosas.

Cuando te preguntas para qué hay que probar el preservativo femenino si es un incordio, estás negando la posibilidad de que alguien lo pruebe y no le parezca un incordio. ¿Dónde queda entonces eso de que “cada pareja es un mundo y cada individuo único”? En la declaración de buenas intenciones (olvidadas), y punto.

Lo que estoy defendiendo, por tanto, es una ética profesional. Eso que tú interpretas como:
”echarnos mierda los sexólogos entre nosotros por pequeños matices o diferentes perspectivas, me parece algo tremendamente obsceno y muy poco ético, además de contraproducente” .

Lo que critico no son matices sino errores de documentación; lo que planteo no es una perspectiva diferente, sino una defensa epistemológica de la objetividad profesional. Y esto, entiendo yo, es sumamente ético. Lo contraproducente (y muy poco ético) sería dejar que los millones de lectores de tu blog ávidos de divulgación rigurosa creyeran que un sexólogo puede decir que no merece la pena que prueben un recurso anticonceptivo y, por tanto, que no decidan por sí mismos lo que les resulta útil.

Lo que me da mucha pena, por usar tus términos, es que en este artículo, con tus mejores intenciones, a qué dudarlo, tires por la borda dos de los grandes objetivos del asesoramiento: fomentar la autonomía del usuario (¡no uses preservativo femenino!) y aceptar su diversidad (¡te va a resultar incómodo!).

Espero haber sido más claro en este comentario.

Saludos,

Juan

SEXOLOGO dijo...

Mira Juan, parece que a ti te entretiene y divierte esta situación ("viva el debate" me dices en un mensaje privado), pero a mí no; me incomoda, me desanima y me entristece. Y como no escribo el blog para sentirme así, no pienso seguir con este debate.

No sé si te importará, pero quiero que sepas que al leer tus comentarios se me quitan las ganas de volver a escribir. Y te puedo asegurar que no es por el contenido de los mismos, sino por el continente. Me han cuestionado mil veces lo que he escrito en el blog, y casi siempre me ha encantado el debate. Pero tus palabras me sientan como auténticas puñaladas donde más duele, inutilizándome casi por completo para poder responderte.

Me alegro que haya profesionales de la sexología tan formados y coherentes como tú, con una ética profesional tan impoluta. Espero que tu trabajo tenga los resultados tan buenos que pretendes.

Gracias por tu participación.

Caótica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El listillo dijo...

Para Caótica: Curso de graduado en ESO

Madre mía, "besugos" con V, "inútil" sin tilde... ¡Qué joyita! :-D

Caótica dijo...

Listillo, yo es que soy de la LGE, así que el Graduado en Eso, ni lo tengo ni lo voy a tener.

De todos modos, escribe comentarios más largos y estoy segura de que alguna falta ortográfica se te podrá escapar.

De todos modos, gracias por la corrección.

Caótica dijo...

Puedes ahorrarte el intento de ironía, porque no tiene ningún sentido.

No he dicho que me parezca mal que escribas artículos llenos de subjetividades y opiniones personales siendo sexólogo. Digo que no creo que debieras escribir artículos llenos de subjetividades y opiniones personales AMPARÁNDOTE en que eres sexólogo. ¿Entiendes el matiz? Si no lo entiendes, mejor ni contestes, porque esto se convertiría en un diálogo de besugos inútil y absurdo.

sex shop dijo...

Creo que lo que es molesto o incomodo para una no lo es para otra.entiendo que cuantas mas posibilidades de protección sexual haya en el mercado ,mejor.Se prueba y si a una no le gusta con volver a preservativo masculino, listosexshop
bolas chinas
sex shop madrid
vibrador
sex shoping
kamasutra

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hoy lo he probado y me parece mentira que seas sexologo! Me ha ido super bien si lo hubiera conocido antes te digo yo que cuando era promiscua me lo hubiera puesto antes de salir de fiesta y ahorrarme disgustos. Yo me lo encontré en la calle i voy a intentar conseguir más (gratis si puedo. A mi pareja también le ha gustado mucho pq él a veces cuando se pone el condón se le baja el pepino...y esta vez no! Además me lo he puesto en un plis plas! más rápido que el condón vamos.... DIVINITY

Condones baratos dijo...

Pues a decir verdad y pese a la polémica, el tiempo le ha dado la razón y el uso del preservativo femenino no se ha popularizado.

Los preservativos baratos siguen siendo los de toda la vida y cada vez más rebajados de precio mientras que los preservativos femeninos han mantenido su costo.